El inventor de mente abierta y la diva de corazón ermitaño Seguir historia

j
jose antonio mayta guerrero


Akira Omiya es estudiante de la academia preparatoria Hamada. Es un inventor en su clase pero no muy respetado por muchos al ser, según los rumores, el perro de la chica más popular Izumi Miyanomori. Para arreglar su vida crea el Brain changer, dos cascos que cambian de mentes a los que los usan pero algo sale mal y en vez de sus mentes se cambian sus personalidades haciéndolos medio excéntricos y confundidos, pero Akira decide aprovechar este error para intentar mejorar su vida escolar de la que estaba harto.


Ficción adolescente No para niños menores de 13. © Solo el autor
0
327 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Volviendo a nacer, en un hospital.


Lunes. 2015/04/06. La brisa de la primavera del 16 avo día de preparatoria se podía sentir en el vecindario. ¿Cómo me es fácil saber cuantos días voy yendo a la academia de preparatoria Hamada? No lo sé y no me interesa saberlo.


Solo sé que, desde hace 15 días escolares, o sea desde hace tres ‘lunes a viernes’ he estado teniendo días difíciles desde los rumores que se extendieron hace un año.

Los rumores de que estoy saliendo con alguien popular de la academia.

Muchos estaban envidiosos de mí, y otros me llamaban afortunado. Yo me diría, que estoy envidiosos de los demás. Al menos ellos no tienen que soportar a la chica de la que he estado huyendo esta mañana cuando me desperté. Ahora estoy corriendo a toda prisa para llegar con vida antes de que ella me atrape.


Empiezo a acelerar el paso pero no logro aumentar mi velocidad. Debía de haber hecho ejercicio.


A pesar de todo, no me rendiré fácilmente. Como oí en los mangas de un chico que conozco ¡La voluntad rompe los límites!


*PUM*


No me fijé mientras corría y tropecé con alguien.


Aproveché para levantarme, pero estaba un poco adolorido y toqué algo inusual al intentarlo.


Cuando estaba de pie, me disculpé con la persona que tiré y me iba a ir cuando... de repente algo me agarró del brazo.


La fuerza y presión que sentían eran casi inhumanos, podría decir que eran los de un animal. Y no de cualquier animal, hablo de uno con la fuerza para desgarrar mi brazo si la molestara. O sea un tigre.


Cuando recordé ese palabra 'tigre' rápidamente vi pero, no a los ojos de la persona dueña de la garra de tigre que me atrapó y de repente sentí una presión que casi me ahoga del susto.


Kurenai Haruka. Una de las 5 chicas más populares de la academia Hamada y la más aterradora para muchos chicos que se le confesaron. Irradiaba el aura de un tigre y me puso al instante la cara en el suelo con una maniobra de lucha libre, pero con su fuerza era casi peor que la de un luchador profesional.


"Y dime ¿Qué te parece esto?"


Me puso en su espalda y me estaba partiendo casi la columna por agacharse mientras me tenía con sus manos de tigre.


"¿Eh? ¡Espera, lo siento!"


De repente se disculpó y por poco muero de nuevo.


Lo bueno era que Haruka-san era una buena persona a pesar de ser conocida como una chica que daba miedo. ¿La razón?

Por su fuerza y la afinidad de su mirada intimidaba a veces en la escuela con observar a los chicos que molestaban a los demás. Por ende la llamaban Tora-me (ojos de tigre).


Pero por dentro era como la actual Haruka-san de ahora.


Debía ser ruda para disciplinar a los demás que rompían las normas de la academia al ser la presidenta del club de ética de la escuela.


Tras disculparme ella y yo, me dijo que iba a encargarse de mantener controlada a la chica que me perseguía y me dirigí la preparatoria.


Pero en la entrada, no sabía lo que vino cuando llegué allá.


La chica de quien estaba huyendo me esperó aquí hasta que llegara. Esa era la más popular de las 5 más populares. Miyanomori Izumi.


Intenté detener mi paso y al frenar mientras corría la fricción con el suelo me hizo tropezar y me caí en los brazos de Izumi-san. Me abrazó con tal fuerza que no podía zafarme de su abrazo. ¡NO me estaba gustando, me estaba incomodando! y la falta de aire que sentía cuando ella me abrazaba me estaba asfixiando más que la fuerza de tigre de Haruka-san. Ya me parecía... que el cielo... se acercaba a la tierra para llevarme.


En eso, una persona de cabello blanco y bien arreglado junto a luna chica con su cabello amarrado en coleta se aparece en la entrada liberándome del abrazo de la muerte de Izumi-san.


"Oh vaya, pero si no es la vicepresidenta del consejo estudiantil y la presidenta del club de ética ¿verdad?"


Haruka-san y la vicepresidenta del consejo, Shirogane Renren-senpai se presentaron a verme. Ambas se llevaron a Izumi-san a la sala del consejo a sermonear de nuevo a ella de 'no actuar como pareja junto con su perro en la academia' como las veces cuando comencé hoy el nuevo año escolar en la escuela.


Mientras recuperaba el aire perdido antes de ingresar a la academia, algo llamó mi atención.


Una hermosa chica de cabello azulado suelto que se apareció cerca de la entrada y me miró con una mirada que hizo mi corazón latir con fuerza y me puso un poco nervioso que me sonrojé.


Otra de las 5 más populares, Tsukimura Saori-san. Y además, mi amor platónico.


Aunque mis días de mi vida escolar sean pesados o difíciles, ella de laguna forma que la lógica o la ciencia no responde me quita esa carga haciéndome sentir más libre y mejor en este lugar.


"Oigan ¿No es ese el perro de Miyanomori-san?"


Me sentí bien hasta que repentinamente, otros estudiantes mencionaron algo que quise evitar hoy.


"Si si es, eso creo."


"¿Por qué ese cachorro-kun no estará con su dueña?"


"¿Será que ya terminaron?"


"Pobrecito."


"NO lo creo, tal vez sea solo el club de ética que se la quitó por romper las reglas."


" Son más aterradores esos del club que el consejo estudiantil."


Fue Izumi-san quien plantó estos rumores por tratarme como un perro diariamente en la escuela, con el platillo de perro propio para mi, mi correa y collar, y las orejas y cola de perro que me puso esta mañana y que olvidé quitarme cuando me estaba escapando de ella hoy.


Muchos pensaban que tenía un fetiche de ser tratado como un perro por una ama. Y esa ama sería Izumi-san.


Fueron esos rumores que transformaron mi vida escolar en los días pesados de mí, un estudiante inventor.



..........................................................................................



Al comienzo de la clase y en su final todo fue tranquilo, hasta que el profesor se fue y comenzaron los rumores diarios en este salón.


Elegí mejor quedarme sentado esperando al profesor de la siguiente clase pues nada ni nadie me interesaba más que la ciencia y los inventos que a veces creaba en casa en mi tiempo libre.


Cuando inició la hora del almuerzo decidí primero aprovechar para probar el nuevo invento que hice, el Soul-Changer.


Un reloj que programaba a dos cascos especiales para cambiar de mentes a los usuarios. ¿Por qué crearía algo así? Para arreglar mi vida.


¿Cómo? Empezando por desquitarme con la chica que volvió pesada mi vida. Izumi-san.


El tomar su cuerpo me dará una ventaja especial en la vida. Muchos chicos y chicas la admiran y casi siempre hacen lo que ella les pide. Posee una gran cantidad de amigas por lo que puede tener mucha influencia en la academia. Y, recibe el mejor Bento que le hacen en su mansión pues, Izumi pertenece a una familia privilegiada de Japón. Por desagracia, nadie sabe quien. Su apellido Miyanomori es de su madre. El de su padre es un misterio, ¡Y yo voy a resolver ese misterio cuando cambie de mentes con ella! Luego ¡Podría divertirme cambiando de mentes con las demás personas y ver el mundo con los ojos que tienen ellos! Un nuevo tipo de mundo se está abriendo a mis ojos y una nueva ciencia va a surgir de esto, ¡La ciencia escolar!


Ya me estaba yendo al lugar donde Izumi-san usualmente iba a comer cuando estaba en los días de su regla. Normalmente iba a la cafetería con sus amigas, pero en esos días ella iba a su lugar privado en solitario. La fuente de la academia escondida entre los jardines de Hamada.


Allí nadie me verá usando el Dreamtime Spray que hice para dormirla y así ponerle más fácilmente los cascos y cambiar en su lugar.


Una vez allí con los cascos y el reloj en mi muñeca, me quedé espiando entre los matorrales viendo la fuente que soltaba agua de la estatua de ave que la adornaba.


Mientras hacía eso iba moviéndome entre las ramas de los arbustos sin hacer ruido y estaba detrás de la fuente donde me acerqué a espaldas de Izumi-san y al momento en que iba a rociarla con el Dreamtime Spray ...


*Quick*


Tronó sus dedos y escuché personas saliendo de los arbustos y se abalanzaron sobre mí.


Cuando me voltee para verles la cara ya supe quienes eran. El club de fans de la Señorita Izumi.


Un grupo de chicos liderados por Kumasato Hibiki, el super fan de Izumi-san que se formó como el grupo de guardaespaldas de Izumi-san para protegerla en caso de necesidad.


"Vaya vaya, no me esperaba que hubiera un pervertido que iba a dormir a nuestra señorita para manchar con sudor y su esencia la pureza de su cuerpo."


Kumasato habló mientras puso su pie encima de mi espalda y yo me quedé echado escuchando las tonterías que decían de mí.


"Es literalmente increíble que se atreviera a hace eso."


"Si si, y sobretodo su perro."


"Que desleal. Si yo fuera el perro de Izumi-sama no le haría estas cosas a ellas, solamente las fantasearía para divertirme sin perjudicarla."


"Yo haría lo mismo. Para admirar la pureza de algo no debes mancharle su ser, solamente debes fantasear en lo que podría ser y hacer si fuera posible."


"Así es. Tienes razón."


Lo que sea que ellos piensen de si mismos o de mí no es mi problema. De todas formas, como en la mañana al saber la cantidad de días que estaba ingresando, no me importa ni me interesa.


"Chicos, cálmense. Hibiki-kun ¿Puedes quitar tu pie de la cabeza de mi cachorro-kun?"


"Claro. Lo que sea por usted, Izumi-sama."


Kumaguro quitó su pie de mí.


"Pido ahora, que disciplines a mi perro antes de que se salga de control y me haga algo lascivo."


"Sí, como ordene."


A esa orden, todos sacaron espadas de madera y me empezaron a pegar por todas partes hasta dejarme inconsciente, por la sonrisa tranquila que vi en el rostro de Izumi-san obviamente estaba disfrutando de esto. De veras que le devolveré todas las que me hizo cuando tome su cuerpo y arregle mi vida después de que llegue a ella.



*ZZZZZZZ*


*ZZZZZZZ*


*ZZZZZZZ*



Mmp, uhh. He despertado raro. Vi un techo blanco y camas de hospital con cortinas. Creo que estoy en la enfermería. Bueno, estoy acostumbrado a estar aquí de todas formas. No me acostumbré a recibir las jugadas de Haruka-san para incomodarme al estar aquí después de todo.


Pero hoy me sentía un poco raro, sentía el aliento de alguien cerca de mi cara.


Siempre estoy aquí solo. Así que esto es nuevo. Intenté voltearme para acomodarme y volver a dormir cuando alguien me despertó. Ese alguien estaba durmiendo conmigo aquí. No me impresionó por un momento pero luego por poco me hace soltar un grito si no me hubiera tapado la boca.


Por el peinado en dos coletas cortas y su cabello rubio suelto, vi que...


era Izumi-san. Ella se quedó dormida conmigo aquí.


En serio, ¡Si gritaba y la despertaba me vendría otra tunda!


*Suspiro* Ahora estoy mejor.


No sé que haré ahora. Aprovecho la oportunidad que me dio el destino o me quedo sin hacer nada.


Mejor aprovecho, no me gusta no hacer nada.


  1. Puse los cascos, uno para Izumi-san y otro para mí.
  2. Enchufé los cascos al tomo de la pared.
  3. Preparaba el reloj de comando.
  4. Cerré la puerta con llave y me preparé mentalmente para calmarme cuando use el cuerpo de una chica.
  5. Activé el modo Cambio y las antenas de los cascos soltaron electro chispas que llenaron de rayos la enfermería.

Desde aquí los cascos harán el resto.


Ahora solo debo esperar a que el proceso termine. Pronto la vida de la que me he hartado estará ahora en mis manos, igual que la vida de los demás.


¡Nuevo mundo, allá voy!



........................................................................................



Agradecimientos.


Creo que hasta aquí está bien. Hola, me llamo Okazaki Reita, pero prefiero como apodo Josán por mi nombre real, Anthon José.


Es mi primera vez siendo escritor y espero que mi historia les haya gustado. Si fue demasiado corta entenderé eso. Trataré de hacer más largo el próximo capítulo si así lo desean.


En fin, quiero un apoyo de ustedes si leen esto pues quiero volverme un escritor de grande. Si me equivoqué en algo al escribir esto, trataré de no volverlo a hacer.


Como sea, hasta el próximo capítulo. Bye-bye

20 de Mayo de 2019 a las 16:42 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Ojos de tigre es la primera en llegar.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión