EL HOMBRE QUE LO DEJÓ TODO POR SUS HUEVOS Seguir historia

andy-vc1556843809 Andy VC

Cuando las cosas van mal, lo más seguro es que empeoren. Roberto no sabía por qué tenía un dolor en uno de sus testículos, y decidió ir al médico. Lo que no esperaba era que las cosas salieran aún peor.


Humor Humor negro Todo público.
0
678 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El paciente

Extendió las piernas mientras estaba sentado y se fijó en la punta de los zapatos, uno de ellos estaba roto. "Vida hijueputa" pensó. Se inclinó para cerciorarse que era verdad, metió el dedo en el hueco y tocó uno de los dedos. "Sí, está roto". Se quitó el zapato como buen ateo que era y metió la mano en él, su indice derecho salió por el otro lado. Frente a él un hombre sentado observaba la situación. "tienes ratones en la casa" apuntó aquél tipo. Roberto levantó la mirada y lo observó atentamente.


- ¿Que tengo qué?

- Tienes ratones en la casa. Conozco muy bien esa mordida, trabajo con ratones.

- Se equivoca, no tengo ratones en la casa.

- Soy dentista...

- Ah! eso lo aclara todo!

- Trabajo en una investigación en donde se emplean ratas y ratones para la investigación de caries dentales. Las caries es una de las enfermedades mas prevalentes en seres humanos. Conozco bien su mordida, podría asegurarle 100% que tiene ratones en la casa.


*

"Roberto Tavera!" gritó la enfermera desde la puerta. "soy yo" y levantándose de la silla llamó la atención de la mujer. Se percató que tenía el zapato todavía en la mano y lo tiró al suelo. Se lo colocó como quien espicha un insecto en el suelo y miró al dentista. "Le aseguro que no tengo ratones en la casa, se equivoca", y entró en la habitación.


Tomó asiento y como si de un niño regañado se tratara se puso las manos en las piernas y esperó que el doctor lo mirara. Mientras tanto pensaba en la teoría de los ratones. Ahora dudaba si tenía ratones en la casa. Estarían por todos lados, en sus zapatos, en la ropa, ¡quién sabe de dónde habrían salido!. Ya daba por hecho que estaban en casa. "lo que me faltaba", pensó.


- Cuénteme, ¿Qué le pasa?

- Doctor, tengo un dolor en uno de mis huevos.


Antes de pedir la cita al médico, Roberto se encontraba en el baño de su casa y notó que al toser el testículo derecho le dolía. No era un dolor intensó, mas bien leve, pero estaba ahí. Se inclinó y lo tomó con la mano derecha, lo comenzó a masajear como si fuera a salir un genio mágico de ahí. Al tacto no sentía nada, así que volvió a toser y el dolor regresaba. Durante el camino al centro médico pensaba cómo decirle al doctor sobre el testiculo. No sabía muy bien si llamarlo huevo, testículo, hueva, bola. La vergüenza le hacia poner la cara roja.


-¿Es usted una gallina? replicó el doctor. Querrá decir testículo mirando a Roberto detenidamente.

- Sí, eso.

- ¿Cuál de las dos le duele?

- El derecho.

- Muy bien. Siéntese en la camilla y bájese los pantalones.


Mientras se incorporaba notó que la enfermera seguía en el cuarto atenta a todo lo que sucedía en la habitación. Roberto se sentó en la camilla pero no sabía si bajarse o no los pantalones. Notó que la enfermera se ponía guantes y alistaba unos para el doctor. Desabrochó la correa, bajó la cremallera de sus jeans y los dejó caer hasta los tobillos. Aquél último suspiro hizo que su masculinidad se encogiera a tal punto que dejaba una buena vista hacia los testículos. Tenía tanta vergüenza que no notó la mano venir, y de repente, tenía al doctor en frente a él sujetándolo de los dos huevos. Aquél frío en sus partes hizo que apretara el culo y abriera los ojos. "Tengo las manos frías" sonrió el doctor. Primero tocó la izquierda, y después la derecha. Repitió el movimiento y se quitó los guantes. Los tiró a la basura y se sentó. "Ya puede subirse los pantalones".


-Tengo que advertirle que tiene ratones en la casa, apuntó el doctor.


Roberto se abrochó rápidamente los pantalones y lo miró fijamente con los ojos aun más abiertos.


-¿Que tengo qué?

-Que tiene usted ratones en la casa, lo digo por el hueco de sus zapatos.

- Doctor, no tengo ratones en la casa. Y con respecto a los huevos, perdón a los testículos. ¿Qué tengo doctor?

- Todavía no lo sé. Al tacto parecen estar bien. Le sugiero utilice ropa interior más amplia y no haga esfuerzos durante los próximos 15 días. Pida una nueva cita para esa fecha.




4 de Mayo de 2019 a las 15:45 3 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo El apartamento

Comenta algo

Publica!
Francisco  Humano Francisco Humano
La verdad esperaba otro final! Pero me gusto. Muy ingenioso . Suerte y sigue asi!
6 de Mayo de 2019 a las 09:58

  • Andy VC Andy VC
    Gracias! 11 de Mayo de 2019 a las 23:51
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas