E
Eduardo Saeta


Una pareja. Una decision. Ultimos momentos de una pareja que ha tomado una decision.


Cuento Todo público.

#amor #pareja #cronica #245 #ceguera #vista
Cuento corto
0
3.9mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Crónica de una ceguera

Camino por la calle. La calle rezonga un bocinazo. La esquina despierta una noche oscura, muy oscura, tan oscura como los pensamientos que cruzan la ciudad. La tomé de la mano. Nos tomamos de la mano. Las frases disparaban sentencias. Sentencias con punto final. Punto final que devenían en puntos y coma. Desandaba las calles sin saber qué decir. Otra vez debía enfrentar el silencio de dos bocas que ya no sabían qué decir. Lo habían dicho todo. No había vuelta atrás. Ambos cargaban una mochila con heridas. Sin embrago, seguían de la mano, mano a mano, paso a paso. La pregunta era bella. Bella e incómoda. Tan bella como la inocente sonrisa de un infante. Tan incómoda como una verruga en el dedo del pie, como un puñal ingresando al corazón. La pregunta hablaba de muerte, de caminos, de destinos, de senderos que los encontrarían en otra parte, en otro contexto, en otra historia, con otros personajes y otros papeles. Atrás habían quedado los ardores del pasado, las miradas cómplices, las borracheras inútiles, las borracheras útiles, las risas que bendecían un silencio, que extorsionaban un momento, que comprendían el mundo entero. Explicaban el sentido del mundo, de esos ojos que miraban ciegos, de esas manos que representaban el mundo, de esas notas musicales que condimentaban las tardes con aromas de especies, de los libros leídos detrás de la ventana -con el sol como único testigo-, de los bailes a solas en la sala de estar del departamento que alquilaban en el barrio de los desplazados. Eran dos desplazados que vivieron en el límite que les fue otorgado, fueron felices y encontraron un hechizo de magia infinita, un hechizo que llegaba a su final. Uno de dos cuerpos no estaría. Uno sería ausencia. El otro pérdida. Estaba el cuerpo que partía, el que quedaba, el roto, el destrozado, el destruido por un capricho. Un capricho de un ser que se cansó de vivir sin ver.

23 de Abril de 2019 a las 19:00 0 Reporte Insertar Seguir historia
0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Más historias

Vacio Dentro De Mi Vacio Dentro De Mi
RE   LA    TOS... RE LA TOS...
DON BOSCO DON BOSCO