Cuento corto
0
510 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Adiós

No sé que te pasa. No se que tenes

Si cada palabra hace que te molestes. Y tal vez la tontería abunde en mi ser pero al desgaste del tiempo, no lo quiero creer. Te busco la mirada al besarte y no te puedo encontrar, estas anestesiada con el mundo artificial y te gusta beber de la savia de lo superficial, alterando las costumbres que soliamos disfrutar. Yo sé que alboroté el bosque alguna vez con mi pesadilla y que he tenido que dormirme en el sabor de una pastilla, pero hoy tu trato altera el orden natural de las cosas como eran en nuestro amor sentimental. Las mentiras ya dichas, los momentos de soledad ytus nuevos amigos no los puedo tolerar. Yme da asco e impaciencia tu horario laboral y las cosas que me pasan que no puedo relatar. Los chicos me reclaman donde está mamá yy vos venís muy tarde con muy poco que contar. Y cuando ellos se duermen, cuando la noche es verdadera, siempre intentas escaparte de alguna manera, nerviosa ante el susurro, oscura ante el cariño, te ocultas entre el humo de nuevos cigarrillos y tus manos están muy frías para el amor.

Adiós! Hermoso deseo de mis años hermosos, adiós a la impaciencia y a la desolación. Adiós a mis pasos flojos detrás de los tuyos firmes, adiós a la certidumbre de sentirme un perdedor. Adiós al vano misterio qur me han enredado tus ojos. Adiós al traicionero portazo del rencor. Muchas cosas hemos dicho caminando por la sombras. Y es mi boca la que te nombra exigiéndole pasión a la tuya que se encierra en una estúpida obsesión de combatir ante el infierno que pasó. Asi todo se hunde en el pozo y no hay ningún relajo en mi. Debo entender mi camino y disponerse a seguir, porque mi lugar ha sido vencido y ya no puedo vivir, rogando que vengas conmigo a sentir. Adios mi dulce deseo, adiós mi vieja voluntad, cuando crucé los caminos, no sabía donde iba a llegar. Yo pensé que venías conmigo que podíamos atravesar, cualquier cruel destino que tuviesemos que enfrentar. Pero me has soltado la mano y te dejaste llevar, y ahora te pareces a todos ya no sos tan singular. Te han cambiado los ojos, aprendiste a recular. Yvas regulando el cariño para no darme demas. Pero me has perdido en el verso. Me has perdido en el beso y me has perdido en el gesto queme queres regalar. Tu que habias calado en mis huesos y tenias el control de mi cuerpo y decidias hasta que me podia gustar. Hoy estas desconectada y ya odias hasta mis suspiros , incapaz de poderme tolerar. Adiós debo decir porque ya se ha dicho todo y si vuelvo a preguntarte sime dejas quedarme a tú lado. Sólo no abras la puerta y cierra bien con candado, así no corres el riesgo de tenerme acá encerrado, esperando que regreses del trabajo, sospechando que allá afuera te están dando lo que en casa no puedes encontrarlo. Se nota tu cansancio dulce mía y supongo que la culpa es mi obsesión. Debo irme ahora que estoy cuerdo y por mi cuerpo desborda la razón y estoy hueco por el fastidio de tu cínica reacción yy por tu trato farsante , lleno de maldad y mentira, que me hace sentir tan inmigrante en mi propio territorio. Pero todo está distinto en la fría habitación , me estoy acostumbrando a la angustia de la soledad yla desolación, sirve qur me dejes practicando la reacción para cuando decidamos pero esta vez los dos, que es el momento sensato para decir adiós, aunque hayas salido hace rato, y yo ahora estoy saliendo , después que vos.

21 de Abril de 2019 a las 13:50 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~