Eleftheria Seguir historia

robert-alamp1555803989 Robert Alamp

Lasse un científico sueco está obsesionado por la bioquímica del amor, cuando su hermano sufre una desilusión, decide ayudarle a él y a otras tres personas, todo irá bien hasta cuando comienzan a suceder escalofriantes sucesos…


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
556 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

ELEFTHERIA

📷Eleftheria

Robert Alamp

Capítulo 1

Lasse Olsson, a sus treinta años, estaba orgulloso de sí mismo, por fin

terminaba su doctorado en Bioquímica en la Universidad de Uppsala.

Ahora comenzaba para él, lo que realmente le fascinaba…descifrar la

química del amor. Lasse estaba convencido de que ese sentimiento no era

más que una secuencia de sustancias químicas que se combinaban para

hacer reaccionar al cerebro en un sentimiento que se conocía cómo amor.

Ese día después de recibir su doctorado, los padres de Lasse junto con su

hermano menor Niklas, de 24 años le invitaron a comer a un céntrico

restaurante en Uppsala llamado, Glada Grisen, allí disfrutaron y pasaron

buenos momentos.

- Bueno… cuáles son tus planes ahora? Preguntó curioso su padre

- De momento descansar hasta el próximo lunes, después volver al

laboratorio de la universidad para comenzar con mi nuevo proyecto

- Nuevo proyecto? Interrumpió Niklas

- Sí... quiero descifrar la química del amor

- La química del amor?...interesante! Espero que después me des la

formula- dijo Niklas sonriendo algo sarcástico.

- Yo… lo único que sé es que el día que conocí a tu padre me enamoré de

él y hasta el día de hoy lo sigo amando…-dijo su madre mientras tomaba

la mano de Olof y le miraba con amor…

- Madre, eso es muy bonito! - dijo Lasse con vehemencia - pero tiene que

haber algo que actúa sobre el cerebro y nos hace sentir ese amor...algo

que en el fondo es pura química!-

- Sí, claro! La química del amor…yo la sentí con Helen, hace poco más de

un año… fue amor a primera vista!-añadió Niklas…

- Así es hermanito...siempre será amor a primera vista! porque

justamente esa zona de tu cerebro se activa cuando sientes

atracción…aunque si descendemos de los primates debería ser amor al

primer “olfato” …Todos rieron a carcajadas…

- Bueno, será mejor que nos marchemos a Estocolmo, estoy deseoso de

llegar a casa, descansar y pasar un buen fin de semana todos juntos…-dijo

Lasse mientras se levantaba de la mesa...los demás hicieron lo mismo

Los cuatro salieron del restaurante y se marcharon en el vehículo de Olof

en dirección a Estocolmo, que está a unos cincuenta kilómetros de

Uppsala, allí en una zona llamada Gamla Stan, que es la parte histórica de

la ciudad, los padres de Lasse, tenían un cómodo piso de tres

habitaciones.

Lasse gustaba de pasar los fines de semana junto a sus padres, el resto

del tiempo vivía en un pequeño apartamento ubicado en el campus de la

Universidad. Su hermano Niklas trabajaba y vivía con su novia en

Södertälje, una zona que está a unos 30 kilómetros de Estocolmo, pero

también intentaba pasar los fines de semana con sus padres, en Gamla

Stan.

Aquel lunes Lasse llegaba muy temprano al departamento de bioquímica,

el profesor Gunnar Åkerman, director jefe le esperaba.

- Buenos días Lasse, adelante

- Buenos días profesor...

- Tengo aquí la resolución para que organices tu equipo de trabajo, como

máximo podrás contar con dos ayudantes

- Está bien, y cuanto tiempo me han otorgado para trabajar en esta

investigación?

- Tres años, pero si no logras resultados en ese tiempo podrás solicitar un

prórroga por un año mas...

- Espero obtener resultados lo antes posible… - añadió Lasse

- Te deseo suerte y recuerda que siempre estaré dispuesto a ayudarte en

lo que necesites.

- Gracias profesor, adiós

- Adiós

Había transcurrido aproximadamente unos seis meses, Lasse hacía

avances importantes…logró la cooperación de un famoso antropólogo

danés, juntos realizaron experimentos, escaneando cerebros tanto de

hombres como de mujeres…la única condición era que debían estar muy

enamorados.

Con los resultados y los análisis químicos Lasse pudo determinar que una

zona del cerebro de los enamorados, producía cuatro importantes

sustancias químicas:

Dopamina, un estimulante natural que proporciona sensaciones de euforia

y plenitud.

Feniletilamina, una especie de droga, produce sensación de "estar en el

cielo" y aparece cuando hay atracción, dando la energía necesaria para

mantenerse en pie día y noche con un nuevo amor

Serotonina: controla impulsos, pasiones indomables y comportamiento

obsesivo, ayudando a generar una sensación de "tener en control".

Norepinefrina: un neurotransmisor que induce euforia en el cerebro,

excitando al cuerpo dándole adrenalina natural. Esto causa que el corazón

lata más de prisa, la presión sanguínea aumente y suden las manos

cuando una persona siente que alguien le atrae.

los tres meses siguientes, Lasse trabajó intensivamente hasta lograr aislar

las cuatro sustancias que había descubierto, lo que significó para él que

por fin el amor estaba reducido sólo a componentes químicos.

Al poco tiempo de su descubrimiento, publicó sus resultados en una

revista científica recibiendo muy buenas críticas que le nominaron para

recibir un prestigioso premio internacional.

El viernes por la tarde, después de una semana de arduo trabajo Lasse se

preparaba para ir Estocolmo a casa de sus padres, cuando recibió una

llamada de Olof comunicándole que Niklas estaba grave en el hospital, le

esperaban en Södertälje…

Lasse colgó el teléfono y sintió que todo su cuerpo le temblaba, no se

sentía capaz de conducir pero hizo un esfuerzo sobrehumano y

rápidamente salió del laboratorio, cogió su vehículo y a toda prisa se

dirigió hacía el hospital...Al llegar sus padres estaban en la sala de

espera…

- Que ha pasado? Preguntó Lasse con ansiedad y nerviosismo

- Niklas tuvo problemas con Helen, ella le dijo anoche que lo iba a dejar

porque amaba a otra persona…tu hermano no fue capaz de resistirlo y ha

intentado suicidarse…

- Mierda! – exclamó Lasse

- Helen misma nos ha llamado – Dijo Olof- cuando lo encontró tendido en

el baño, había ingerido pastillas para dormir con alcohol

- Puedo verle? Pregunto Lasse conmocionado

- Nos han dicho hace un rato que debemos esperar aquí…pero pregunta a

esas enfermeras…-

Lasse fue hasta donde ellas y preguntó por el médico que había atendido

a su hermano…ellas le hicieron esperar…a los pocos minutos un médico

regordete con gafas y cabello desordenado se acercó a Lasse

- Es Ud. el hermano de Niklas?

- Sí…y ellos son mis padres…cómo está mi hermano?

- Bueno, después del tratamiento para desintoxicar está fuera de

peligro, en todo caso tendrá que visitar a un psiquiatra ya que puede

volver a cometer una locura…

- Lo entiendo, gracias doctor…hasta cuando tendrá que quedarse?

- Un par de días…después podrá marcharse, pero acompañado todo el

tiempo, no se puede dejar solo o por lo menos hasta que supere su

depresión

- Una vez más, gracias…puedo hablar con él?

- Está bien, pero solo unos minutos… gracias

Entraron en la salita, Niklas tenía aspecto demacrado, parecía estar

todavía inconsciente… su madre le besó en la frente al igual que su padre

y Lasse… Niklas les miró con los ojos llenos de lágrimas…nadie fue capaz

de decir una palabra…de pronto una enfermera les indicó que debían

retirarse, los tres volvieron a besarle antes de marcharse de la sala.

Lasse acompañó a sus padres hasta el piso en Gamla Stan, una vez que

les vio más tranquilos se marchó a su apartamento en Uppsala, quedando

para el día siguiente en el hospital…

Mientras conducía a Uppsala, no dejaba de pensar en su hermano, le

afectó mucho ver a Niklas en ese estado…al llegar a su apartamento,

bebió un vaso de licor y se recostó en la cama…tenía que hacer algo…en

su cabeza rondaba la idea que si el amor era la interacción de sustancias

químicas y su hermano intentó suicidarse por culpa de ese "amor" que

sentía hacia Helen… ¿que pasaría si lograra alterar esa combinación de

sustancias? seguramente su hermano ya no sentiría nada por ella...lo que

significaba adiós a la depresión y al sufrimiento!...en su cabeza

comenzaron a fluir formulas y ecuaciones químicas hasta que se quedó

dormido, pensando en esa idea.

A las siete de la mañana del día sábado, Lasse se levantó y fue

directamente al hospital…al llegar su hermano estaba durmiendo, le

despertó suavemente

- Niklas…Niklas…despierta

- Lasse! Que haces tan temprano aquí? Que sucede?

- Necesito extraerte un poco de sangre

- Sangre? Para qué?

- Niklas, confías en mí?

- Si claro!

- Entonces déjame hacerlo…

- Está bien, pero cierra la puerta de la habitación, no quiero que las

enfermeras puedan descubrirte haciendo esto...

Lasse fue tranquilamente y cerró la puerta, después se acercó a la cama,

sacó de su bolsillo una bolsa con una jeringuilla y un pequeño tubo de

laboratorio, en menos de un minuto ya tenía suficiente sangre para

analizarla…

- Listo! Ahora me largo al laboratorio. Mis padres vendrán pronto a verte…

- Lasse…

- Dime…

- Si Helen no regresa, no quiero seguir viviendo…

- Niklas, por favor! Escúchame!... No cometas ninguna tontería, ok? todo

se resolverá…tengo una idea que puede funcionar…- Lasse le miró con

cariño… Niklas le devolvió una sonrisa

- Bueno…prométeme que no harás ninguna tontería eh?…

-Te lo prometo...

-Ahora tengo que dejarte, tengo que regresar al laboratorio, mañana

intentare visitarte sino el lunes ok? Lasse le besó la frente y se marchó

-Adiós…-susurró Niklas y volvió a dormirse…

Después de analizar la sangre de Niklas y determinar la cantidad de

"sustancias del amor" que su hermano tenía en la sangre, Lasse estuvo

trabajando con ellas todo el fin de semana encerrado en el laboratorio

hasta que por fin el día lunes por la mañana logró sintetizar apenas 10 ml

de un líquido espeso que contenía una combinación de antídoto contra el

amor, le llamó “Eleftheria”, que en griego significa “libertad” …calculó que

tan solo tres gotas de ese líquido dos veces con un intervalo de ocho

horas, sería suficiente…cansado y con fatiga, fue hasta su apartamento, se

duchó, tomó una taza de café y se marchó al hospital de Södertälje…

- Lasse que te pasa? Preguntó su madre preocupada al verle…-el rostro de

Lasse estaba algo demacrado por el cansancio.

- No es nada…es sólo que he tenido mucho trabajo y no he dormido bien,

pero eso no importa…ahora debo hablar con Niklas…

- Le estamos esperando, se va a casa!- dijo Olof sonriendo Justo cuando

en ese momento aparecía Niklas con un semblante más tranquilo…todos le

abrazaron…y se marcharon a Gamla Stan.

Al llegar al hermoso piso de sus padres, le sobrevino una crisis a Niklas,

comenzó a llorar y a lamentarse de su desdicha...Lasse le abrazó y le llevó

hasta una habitación, sus padres no sabían cómo reaccionar, pero

confiaban en que Lasse le tranquilizara… Una vez en la habitación Lasse

pidió a Niklas que tomara tres gotas de un tranquilizante muy bueno que

le había traído…Niklas hizo caso y tomó las tres gotas, pronto se quedó

dormido, Lasse le cubrió con una manta dejándolo descansar…

Transcurrieron unas tres horas cuando Niklas aparecía en el salón, con

una amplia sonrisa, todos quedaron sorprendidos, sobre todo Lasse que

en su interior, estaba eufórico, al parecer el compuesto funcionaba!...

-Llamaré a Helen…-dijo Niklas mirando de una forma convincente a sus

padres…

- Espero que me perdone por la estupidez que cometí…quiero que ella sea

muy feliz, me siento muy tranquilo… su madre se levantó del sofá y le

abrazó...

- Estoy muy contenta Niklas, así debes pensar!

- Lasse, vamos al Stortorget a tomar una cerveza? …-preguntó Niklas con

una expresión de alegría inimaginable en él unas horas atrás…

- Gracias hermanito pero estoy agotado, incluso me quedaré aquí esta

noche…ahora mismo pensaba darme una ducha y dormir…

- Esta bien… vete a descansar, yo me quedaré con los viejos y ya beberemos un par de cervezas en otra oportunidad.

- Gracias nos vemos mañana...- dijo Lasse mientras se levantaba para ir

hasta su habitación...dio unos pasos y se volteó hacia Niklas

– Una cosa más…recuerda que dentro de cinco horas debes volver a tomar

tres gotas de ese tranquilizante ok?

- ok, No lo olvidaré...gracias!

Todo parecía ir de maravilla, en tres días Niklas estaba completamente

recuperado, no hablaba de Helen ni tampoco sentía el más mínimo dolor

emocional por la ruptura…el joven se veía muy feliz. Lasse comprendía

que si realmente este compuesto funcionaba, sería la panacea para miles

de personas que sufrían por amor…por fin miles de enamorados

afrontarían con relativa tranquilidad una desilusión sentimental, superando muy fácilmente los desengaños…era increíble, el amor podía aniquilarse con tres gotas!

Una mañana cuando Lasse preparaba unos documentos para dar una

charla, Gunnar Åkerman le llamó a su oficina…

- Lasse, he leído tus informes y estoy impresionado!

- Gracias profesor...

- Ha pasado algo más de un mes desde que administraste Eleftheria a tu

hermano y todo va muy bien!

- Sí, estoy muy satisfecho!

- Sólo un detalle…no deberías experimentar con más personas, no sabes

si hay efectos secundarios...

- Lo he probado con tres personas más después de mi hermano… los tres

estaban muy mal emocionalmente…ahora son personas estables y sin

ningún tipo de sufrimiento por amor.

-Sí, ya me lo ha comunicado Frank, el psiquiatra que llevaba esos casos,

está muy contento...me ha dicho que tu compuesto funciona

de maravilla…sin embargo espera por lo menos un par de meses mas

antes de seguir con nuevas personas…ya sabes que las monoaminas son

algo impredecibles…

- Lo sé, por eso he calculado que si en cuatro semanas no hay cambios en

las actitudes de esas personas, es porque sus compuestos del amor, han

sido suplantados por la Eleftheria…

- Bueno de todas maneras espero que sigas mi consejo

- Lo hare, no se preocupe profesor, gracias!

- Una cosa más – dijo Gunnar con expresión de duda

- si?

- Por qué has probado Eleftheria solo en hombres?

- Porque de cuatro personas que se suicidan por amor, tres son hombres!

- Vaya, que curioso! Exclamo Gunnar con una leve sonrisa…

Lasse se retiró muy contento…pronto tendría que patentar su fórmula

química, sabía que aparte de convertirse en multimillonario... pues el

mundo está lleno de enamorados que sufren… Sería famoso!

En Södertälje, aquella mañana al despertarse, Niklas se sentía algo

extraño…estaba sudando...fue al espejo, tenía los ojos desorbitados y

su corazón latía muy de prisa… pero le invadía sobre todo un incontrolable

odio hacia Helen… fue hasta la cocina, tomó un cuchillo, lo guardó entre

sus ropas y salió de su apartamento hacia Skärholmen, una zona que está

a veinte kilómetros al noreste de Södertälje…donde vivía Helen…

después de aproximadamente media hora, Niklas llegó al apartamento de Helen que abrió la puerta sin dudarlo pero algo sorprendida…no alcanzó ni siquiera a decir una palabra, ahí mismo Niklas sacó el cuchillo y le apuñaló una y otra vez sin detenerse, repitiendo al mismo tiempo…”te odio...puta! “,”te odio...puta!

“, después se quedó allí de rodillas, bañado de sangre junto al cuerpo

inerte de Helen, con el cuchillo aun en la mano y repitiendo “te

odio...puta…“, un matrimonio que salía del apartamento contiguo al ver la

sangrienta escena llamó a la policía que no tardó en llegar.

Lasse estaba en shock al recibir la noticia sobre su hermano… la Eleftheria

no había servido de nada…¿por qué? …Al llegar a la estación de policía se

encontró con su padre, que parecía haber envejecido diez años de un

momento a otro…por suerte Olof había convencido a Gunilla la madre de

Niklas que no le acompañase…

Lasse solicitó hablar con su hermano pero no se lo permitieron…el

psiquiatra estaba valorando su estado mental…los primeros informes de la

policía decían que Niklas no opuso resistencia a ser detenido y que no mostraba ningún

arrepentimiento por lo que había hecho… después de un par de horas, el

psiquiatra forense, determinó que Niklas tenía signos de enajenación mental y debía

ser trasladado a un hospital para enfermos mentales, donde podría recibir

algún tipo de ayuda…

Antes que lo trasladaran, Lasse y Olof intentaron nuevamente verle, pero

el médico no se los permitió, advirtiéndoles que debían esperar por lo

menos tres días, después podrían visitarle aunque seguramente en el

psiquiátrico…Lasse abrazó a su padre que en ese momento no pudo

contener sus lágrimas…se quedaron allí unos minutos hasta cuando vieron

desaparecer la ambulancia que llevaba a Niklas, después salieron de la

estación de policía y regresaron a Estocolmo.

Habían pasado 48 horas desde lo sucedido con su hermano, Lasse estaba

comiendo y viendo la televisión, cuando de pronto un noticiero extra

interrumpió el programa, mostraban el rostro de un hombre que acababa

de ser detenido por asesinar de un tiro en la cabeza a su ex mujer…el

hombre después de cometer el asesinato ese mismo día por la mañana, se

había presentado en la policía riéndose a carcajadas de lo que había hecho…Lasse se levantó de su silla y salió corriendo al baño para vomitar

- No puede ser! No puede ser! – repetía Lasse en su cabeza una y otra vez

...Aquel hombre era el segundo voluntario que se había sometido al

tratamiento con Eleftheria!!

Mojó su cara con agua fría, respiró un par de veces profundamente frente

al espejo que había en el baño, después salió corriendo hasta el

laboratorio, era un día sábado, así que estaba solo…comenzó a revisar una

y otra vez su trabajo sobre los componentes del amor y la Eleftheria, pero

no encontraba ningún error… Después de pensar una y otra vez, pudo

concluir que la Eleftheria, aunque en un principio eliminaba todo

sufrimiento de la persona enamorada, producía como efecto secundario un

terrible odio...un odio incontrolable hacia la persona que se había

amado…y que lamentablemente terminaba con el asesinato…

Cogió el teléfono y llamó a Frank el psiquiatra amigo suyo, le advirtió de

lo que estaba sucediendo, para que ubicara a las otras dos personas que

habían recibido Eleftheria y ponerlas en custodia hasta que se encontrara

alguna solución…después fue hasta su apartamento y escribió una nota:

“Amor y odio son dos caras de una misma moneda…en mi afán por

determinar la química del amor y jugar con ese sentimiento tan grande,

terminé por desencadenar una tragedia… no consideré algo de suma

importancia, "el equilibrio entre ambos sentimientos"… he roto ese

equilibrio con la química de las monoaminas, olvidando que ese equilibrio

puede estar gobernado por lo que llamamos espíritu o alma de cada ser humano y aunque en algunos casos igual se rompe, no se puede manipular sólo con la química…”

Cuando terminó de escribir, en su cabeza crecía la duda respecto a la

Eleftheria…¿había fracasado? ...¿cómo comprobarlo?...¿y si lo probaba el

mismo?...en todo caso él no amaba a nadie, ni tampoco sufría por ningún

ex-amor…salió rápidamente de su apartamento y se dirigió al

laboratorio...tomó el pequeño recipiente que contenía toda la Eleftheria

disponible, y la bebió de una sola vez…después se sentó en su sillón y sin

darse cuenta se quedó dormido profundamente…

Al cabo de tres horas despertó con el cuerpo bañado en sudor, su corazón

latía muy de prisa, la respiración era fuerte…Lasse comprendió que la

Eleftheria estaba causando un efecto fisiológico en él pero nada

más…sentía que su mente estaba perfecta!…una alegría le invadió y

comenzó a reírse a carcajadas…de pronto de un momento a otro decidió

quemar todo el laboratorio… lo mejor era destruir todo aquello en lo que

había trabajado, sentía odio por todo lo que le rodeaba... Todo era una

mierda!

Entre llamas, carcajadas y palabras incomprensibles, la mente de Lasse le

convenció de que él no se quemaría porque poseía un gran poder, sin

embargo el fuego le consumía…pero Lasse ni siquiera gritaba de dolor…

21 de Abril de 2019 a las 00:08 1 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
~