WitchCraft Seguir historia

u15554623711555462371 Oscar Godínez

Años después de la tragedia de Atorantusi, sucede un terrible accidente en el que culpan a Kioshi, joven pueblerino, Kioshi es enviado, junto a otras personas, en busca de una información importante al lugar más peligroso del continente... El Bosque de Kami


Fantasía Medieval Todo público. © Todos los Derechos Reservados

#Increible #medieval #217 #magia #brujeria #fantasia
4
639 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

La Ciudad Bajo el Mar

“Los cristales de la vida” son cinco cristales que miden más de dos metros, translúcidos como el cristal y rojizo como el atardecer. Las historias cuentan que contienen una gran energía que son capaces de dar poder ilimitado a cualquiera que active su poder, por ello se mantienen ocultos en las ciudades más importantes de todo el mundo, las cuales son: Atorantusi, Heiwa, Narra y Suno; se dice que el quinto cristal se encuentra en "El bosque de Kami" llamado así por el gran peligro que hay en el bosque, aquel que entra no vuelve a salir vivo del bosque, de ahí el nombre, dando referencia al dios Kami, el dios de la muerte.

Los brujos o magos oscuros llevan siglos intentando apoderarse de los cristales, pero los magos blancos han protegido los cristales por toda su vida.

Nace como una persona normal el mago más poderoso de todos, a este lo llaman "El rey mago" y cuando uno muere nace su reencarnación.

Atorantusi es la ciudad en la cual se tiene registro del primer descubrimiento de los cristales de la vida, también en donde se tiene registro de la primera guerra por el cristal. Los magos blancos lucharon hasta el final, la guerra en la cual casi se extingue, de nuevo, la raza humana, pero los magos oscuros no pudieron apoderarse con el cristal por que entre todos los magos blancos estaba "El rey blanco"

------------------------------Año 1450 D. War of Wizard-------------------------------

Actualmente, Atorantusi es la ciudad más protegida donde se encuentra uno de los cinco cristales; se dice que ahora existe un nuevo rey mago, pero no sabemos lo que se espera en el futuro...

-----------------------------------Atorantusi (Ciudad) ------------------------------------

¡Eh! ¿Qué está sucediendo en Atorantusi?

En el centro de Atorantusi se encuentra el castillo del Rey Aseroft, un castillo de piedra gigante, en las partes altas de las paredes de la torre de homenaje tiene ventanas con dibujos representando la historia de la ciudad.

Dentro del castillo un soldado habla con el rey.

-Majestad, están aquí. Vienen por el cristal.

El rey empuña sus manos y le dice -Háblale a Atsushi-

-Enseguida, majestad.

El soldado, casi corriendo, se dirige a los aposentos de Atsushi

Cuando el soldado llega al cuarto de Atsushi le dice –Mi lord, el rey lo necesita en este momento

Atsushi fue rápido en donde se encuentra el trono. Atsushi entra y dice –Majestad, se me dijo que me necesitaba.

-Así es Atsushi, los magos oscuros ya están aquí, al ser el comandante, debes evacuar a todos los que puedas de la ciudad.

-¿Evacuarlos?, estamos en una isla, la única entrada es por un puente ¿A dónde irán las personas?

-Eso sería su fuera un ejército de personas normales, estos son magos, están usando algún tipo de hechizo de teletransportación, según los informes están apareciendo al este de la ciudad, el oeste aún está intacto, pero no tardarán en llegar al oeste, debes evacuar a todos los que puedas.

-Está bien, iré a iniciar la evacuación.

-Algo más, que nuestros hijos sean evacuados con prioridad.

Atsushi mueve la cabeza dando a entender un sí.

Atsushi sale del castillo y da las órdenes a los soldados que inicien con la evacuación, envía a dos de sus mejores hombres a evacuar a su hijo y a la hija del rey.

Mientras eso sucede al este de la ciudad, la población es masacrada sin piedad, casas y puestos de comercios son incendiados, a la lejanía se aprecia una inmensa capa de humo proveniente del este.

En el oeste de la ciudad las personas salen de sus hogares, toman lo que consideren muy importante y dejan el resto de sus pertenencias, el pánico atormenta la ciudad, el cielo empieza a cubrirse por una manta de humo. El pánico desorganiza la evacuación, el ruido de las pisadas y de los gritos era lo que único que se apreciaba en el oeste de la ciudad.

En el hogar de Atsushi llegan los dos soldados que mandó, empujan la puerta y uno de ellos dice –Tenemos que irnos, este sitio dejará de ser seguro.

-¡¿Quién los mandó?!- dice la esposa de Atsushi sosteniendo un cuchillo mientras detrás de ella se encontraba su hijo y la hija del rey.

-No se preocupe mi lady, nos manda su esposo, la ciudad es atacada y hay una orden de evacuación inmediata.

Con temor en su rostro responde –Está bien, iremos con ustedes.

Antes de irse, se viste y viste a los niños con una capucha para tratar de pasar desapercibidos.

Salen a la calle con mucha prisa, los niños con temor miran su alrededor al igual que la esposa de Atsushi pues la vista no es muy agradable.

Cada vez que pisan aceleran el paso al igual que incrementa su miedo.

A lo lejos se escucha un grito diciendo ¡Ya están aquí, corran!

La esposa de Atsushi mira hacia atrás y ve lo que nunca había visto alguna vez, monstruos de un color negro con ojos rojos con un cuerpo parecido al de un lobo, pero aún más voluminoso, se aprecia como la sangre cae de su boca. Las personas empiezan a correr dando gritos, rápidamente la ciudad cae en mayor pánico que antes, gente caía al suelo y era pisoteada por los que corrían, la sangre baña los suelos y las paredes de la ciudad de rojo. Pronto muchas personas mueren.

Después de esa masacre llegan algunos de los soldados encargados de la evacuación, algo tarde debido a que los monstruos fueron teletransportados muy atrás de ellos. Forman una fila de lanceros y escuderos adelante moviendo a los lados para tratar de rodearlos. Consiguen rodear a los monstruos y se acercan lentamente con las lanzas a ellos, el espacio se les cierra y las lanzas atraviesan sus cuerpos, cae un tras otro, cuando acaban con todos escuchan rugidos detrás de ellos, parece que llegaron más visitas y esta vez son ellos los que los están rodeando, rápidamente se dan la vuelta creando un circulo entre ellos de esta manera nadie los ataca por la espalda o eso creen; los monstruos se acercan cada vez más pero lentamente, pronto su temor aumenta ya que escuchan un rugido a sus espaldas, uno de los monstruos se levanta, con la cara pálida se quedan inmóviles mirando hacia atrás como su fin se acerca, la cola del monstruo detrás de ellos saca púas de su cola y rápidamente la mueve en círculos pasando por la espalda de cada uno de ellos matándolos casi al instante.

Cada vez llegan más soldados al igual que monstruos. Tratan de lucha valientemente, pero la valentía no sirve en esta batalla.

Del polvo de la ciudad salen los magos oscuros, vestidos con capuchas de color rojo vino. Uno de ellos levanta las manos y del suelo aparecen más monstruos, la batalla está claramente perdida.

Mientras tanto en el gran salón del castillo se encuentra el rey escuchando los gritos a lo lejos del castillo y como el olor a putrefacto y polvo se acercan. Detrás de las murallas del castillo, en el patio de armas, aparecen cinco magos oscuros, rápidamente los soldados estaban en posición para luchar, desde las almenas dispararon los arqueros, un intento inútil ya que los magos estaban protegidos por un escudo mágico, uno de los magos alza su brazo hacia enfrente y dice –Palmos- casi instantáneamente los soldados enfrente de los magos vuelan por los aires y chocan contra las paredes con una gran rapidez provocandoles la muerte por el impacto, el resto de magos apuntan con su dedo índice a cada uno de los arqueros y dicen –Astrapí- y de sus dedos sale un rayo dirigido a cada uno de los arqueros y así matándolos. El patio de las armas queda solitario y los magos se dirigen a la torre homenaje. Los magos oscuros rompen la puerta de la torre homenaje y se dirigen al gran salón. Llegan al gran salón y tienen compañía, la guardia real y el rey están ahí, la guardia real forma un semicírculo protegiendo al rey.

-¡Alto! No se muevan o morirán- exclama el comandante de la guardia real.

-¿Por qué no lo intentas?- dice uno de los magos.

La guardia real se dirige hacia ellos de una manera ofensiva, antes de que sus espadas se acercaran a los magos dicen –Astrapí- matando a la guardia real instantáneamente.

-No pensé morir por unos asquerosos magos oscuros- dice el rey

-Y yo no pensé torturar al rey, pero la vida está llena de imprevistos- dice uno de los magos, parece ser el líder del grupo.

-¿Torturar?

-Así es, pero por el momento… duerme- levanta su brazo y dice –Ypno- el rey cae al suelo, su cuerpo se vuelve pesado y no puede mantener los ojos abiertos, una sensación de extremo cansancio lo acecha hasta dormirse.

A las afueras de la ciudad aparecieron los magos oscuros bloqueando el paso a las personas. Un grupo de soldados se dirigieron hacia los magos para matarlos, un intento inútil como todos los demás intentos. Cuando todo parecía perdido detrás de ellos se dirigía un ejército de 200 hombres con magos blancos y jinetes, con lanzas atravesaron las espaldas de los magos oscuros que bloqueaba el paso. El ejército que llegó rodea a las personas para protegerlas, los magos crearon un escudo y un grupo de 70 hombres, magos y otros tipos de tropas, fueron enviados al castillo.

Atsushi se encuentra cerca de la entrada del castillo, rodeado por un grupo de 30 magos oscuros y monstruos.

«No podremos contra todos» piensa Atsushi.

Cuando menos lo esperaban llegan los 70 hombres enviados a ayudarlos. Una línea de magos blancos se posiciona a las espaldas de los magos oscuros y dicen –Firebreath- de su boca es expulsado fuego que los incinera, al morir sus invocadores los monstruos desaparecen.

-No parecen ser de aquí- dice Atsushi.

-Creo que la gente acostumbra a decir gracias cuando le salvan la vida, y como tú dices, no somos de aquí el humo alertó a la ciudad de Usuru así que mandaron un ejército en su ayuda, pero principalmente a proteger el cristal, tengo entendido que se encuentra en ese castillo.

-Lamento mis modales, pero estamos en guerra y si, se encuentra en ese castillo, aunque oculto, debemos ir rápido ya que no veo ningún guardia, tal vez llegaron antes que nosotros.

-Entonces hay que ir ya.

Se dirigen al castillo y notan que el rastrillo está abierto, pero no hay nadie cuidando la entrada. Se adentran en el castillo, las paredes están bañadas de sangre y hay cuerpos en los suelos, el aire se siente pesado, un ambiente tenso atormenta a todos en la soledad del castillo.

Sorprendido dice Atsushi -No hay nadie, debemos ir al gran salón, tal vez el rey aún viva.

-Lo dudo, pero tal vez sepamos si el cristal sigue aquí

Se adentran a la torre homenaje, notan la puerta destrozada y cuando llegan al gran salón observan los cuerpos de la guardia real con un pequeño orificio y grandes charcos de sangre por los suelos. Suben al dormitorio del rey, el dormitorio está vacío, el único lugar que parece no haber sido afectado por la batalla.

-Definitivamente aquí no está, alguna idea …

-Atsushi, y no, no tengo la menor idea de donde lo pudieron haber llevado.

-Bueno, no creo que sea nuestra prioridad encontrarlo

Con molestia Atsushi mira al mago –Es el rey ¿cómo te atreves a decir que no es de prioridad encontrarlo?

-Crees que es más importante encontrar a tu rey que encontrar el cristal. Si obtienen el cristal serán mucho más poderosos; Atorantusi, la ciudad más protegida hecha pedazos por esos magos oscuros. Tenemos prioridades y aunque el rey sea tu amigo él no es una prioridad ahora.

Atsushi queda molesto, pero se queda en silencio.

El mago da la orden de buscar el cristal o cualquier entrada secreta.

En las afueras de la ciudad todo lo que queda la población es escoltada hacia Usuru, la ciudad más cercana a Atorantusi, pero para llegar a ella tiene que pasar por dos puentes que conectan a tierra. Las personas cruzan el primer puente, ahora tiene que caminar por una pequeña isla hasta el otro puente; entre la multitud se encuentra la esposa de Atsushi con su hijo y la hija del rey.

Uno de los soldados encuentra una escotilla en los almacenes y rápidamente informa al mago. Con un grupo de 10 personas, entre ellos Atsushi, se dirigen a bajar por la escotilla. Cuando bajan caminan por un pasillo bastante estrecho hasta que llegan a una sala donde se encuentra el cristal, pero no solo el cristal, en la sala se encuentran 5 magos oscuros y el rey muerto en el suelo.

-Parece que llegaron visitas

Horrorizado observan el cuerpo del rey el cual está sin varios dedos, puñaladas por todo el cuerpo y sin su cabeza.

-¡Oh! Cierto el rey, lamentamos no haberles devuelto al rey antes, pero teníamos prisa; un tipo duró de hablar, pero igual que todos terminan hablando.

Temor de Atsushi se convierte en odio, envaina su espada y corre hacia los magos, pero es bloqueado por una barrera, Atsushi cae al suelo y una sonrisa se dibuja en los magos.

-Es inútil, ni tu amigo el mago puede romper esta barrera. Fue una charla corta pero entretenida en lo esperábamos su transporte.

A sus espaldas llega un mago oscuro y toca el cristal con ambas manos y lo teletransporta. Los magos se teletransportan, pero sin antes decir –Un gusto conocerlos, lástima que ya no nos volveremos a ver- las risas atormentan a todos que quedaron parados sin poder hacer algo.

En las afueras las personas ya casi terminan de cruzar el puente cuando de la nada bolas de fuego cae del cielo, caen como gotas en una lluvia, pero mucho más grandes que una gota, son tan potentes que terminan destruyendo el escudo que los magos hicieron, las personas entran en pánico y comienzan a correr, los soldados y magos tratan de calmarlos, pero hasta ellos tienen miedo. Rápidamente muchas personas son calcinadas por la lluvia de fuego. Los soldados cubren con escudos a la esposa de Atsushi y tratan de hacerlo con el resto de personas.

La ciudad yace en escombros, los suelos se tiñen de rojo, el fuego baila en la ciudad y una manta de humo cubre los cielos. Una figura está parada en el cielo, parece un mago oscuro, solo mira el horrible escenario, lentamente alza un poco su brazo y una esfera de color azul aparece en su mano y comienza agrandarse hasta hacerse del tamaño de un castillo y dice, con una voz suave y tranquila, -Exitium- la esfera se torna de color negro y es lanzada hacia la ciudad, la esfera atraviesa la manta de humo y a pesar de su color negro, ilumina los cielos como si fuera otro sol, la esfera choca contra el suelo y una gran explosión se libera, las calles ya no se tiñen de rojo, ahora son abrazadas por el fuego hasta hacer cenizas. La explosión se expande hasta el segundo puente y se empieza a caer en pedazos, la gente corre, pero no hay escape de las llamas. La esposa de Atsushi empuja a su hijo y a la hija del rey por el puente y caen al agua antes que el fuego llegue a ellos. Mientras su hijo cae puede ver como su madre llora en la orilla del puente, levanta su mano tratando de agarrarla, pero está demasiado lejos, las lágrimas brotan mientras cae y antes de chocar contra el agua ve como el puente se hace pedazos y su madre cae con los escombros del puente; el impacto del agua lo desmaya.

Lo que era la gran ciudad de Atorantusi ahora solo son grandes escombros bajo el agua, la isla quedó destruida y cualquier construcción cerca; los niños son arrastrados por la corriente hacia el sur, tal vez alguien los encuentre antes de morir…


17 de Abril de 2019 a las 04:00 2 Reporte Insertar 5
Leer el siguiente capítulo El día rojo de Usuru

Comenta algo

Publica!
Domingo Kawsay Domingo Kawsay
*Uhm... si bien la introducción de los cristales implica la mención del lugar donde están "escondidos", hubiera sido mejor centrarse solo en algunos. En los capítulos posteriores, podrías haber profundizado de forma natural * Con respecto a los personajes, no hay mucho que decir. Son tantas las cosas que pasan que estas terminan teniendo más peso que los antes mencionados. *Con respecto a la historia, si se sabía que había un cristal en Atorantusi, pienso que la seguridad del mismo debió haber sido elevada (no me cuadra que ningún mago estuviera ahí para ayudar). * En el caso de los diálogos, pienso que falta darles un retoque. Intenta pensar si alguien en esa situación diría algo parecido. * La narración esta "bien"; pero creo que puede ser mejor, así se podría detallar mejor otro momentos en la historia. *Saludos.

  • Oscar Godínez Oscar Godínez
    Gracias por el consejo, soy nuevo escribiendo. Si bien tienes razón en cuanto a la defensa de la ciudad olvide especificar el por qué no hay magos en la ciudad. Te agradecería tu opinión en el resto de la historia ya que la narración pasa a un primera persona en presente. 2 weeks ago
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 5 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión