Cuento corto
0
570 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Y SE APAGÓ LA LUZ

AUTOR: Alberto Suárez Villamizar


Ahora que se encontraba a punto de cruzar la puerta de entrada para ingresar al quirófano donde se llevaría a cabo aquella cirugía de durante tanto tiempo había esperado, vinieron a su mente todas aquellas situaciones por las que había tenido que pasar para encontrarse hoy aquí. Antes de cruzar el umbral de aquella entrada se detuvo por unos momentos.


Recordó todas las horas que tuvo que esperar haciendo largas filas para obtener la autorización de algún examen previo, y como en varias oportunidades debió deshacer la maleta que había preparado como equipaje. Esperas en las que veía gentes de todas las edades en su misma situación. Recepciones siempre congestionadas por quienes también esperaban obtener un cupo para obtener algún tratamiento quirúrgico.


Conoció a muchas personas que llenas de paciencia insistían una y otra vez, esperando tener mejor suerte.


- Adelante señor –alcanzó a escuchar la voz de la auxiliar – es su turno, ingrese por favor.

Miró todo a su alrededor. Adentro se destacaba el color blanco de las paredes del lugar, al igual que la vestimenta de las auxiliares.

- Complete con sus datos este formulario y firme en la parte de abajo- le inquirió la auxiliar-, mientras le alcanzaba unas hojas con unas casillas que debía llenar.


Tomó en sus manos temblorosas los documentos que le alcanzaba la auxiliar, y se dirigió lentamente a una mesa donde provisto de un lapicero, procedió a completar los datos requeridos. Una vez cumplido con este requisito, regreso y esperó; estaba impaciente, no podía ocultar el nerviosismo que le embargaba en esos momentos.


- Señor siga por favor para que reciba una charla de inducción donde se le .ampliaran los detalles de la cirugía, la cual está programada para las 07:00.


Con pasos lentos traspasó la entrada de la oficina que le indicara la auxiliar.


- Buenos días señor, tomé asiento por favor – fueron las palabras con que fue recibido.

- Buenos días.- se apresuró a responder-, mientras se acomodaba en el asiento que le señalaban.


- Como le dijo la auxiliar estamos próximos a iniciar el procedimiento, y por lo tanto seré breve. Esperamos que todo transcurra normalmente, y tenemos toda la información necesaria para poder garantizar el éxito, además de contar con el equipo y el personal especializado. Tendrá una duración aproximada de una hora, para Ud. será como apagar y prender la luz,, al apagar estará dormido mientras los especialistas hacen su trabajo, y al prender estará tranquilo pues todo habrá terminado. Por favor ingrese y ocupe su puesto en la habitación # 27 donde deberá esperar su turno para pasar al quirófano.


Lentamente hizo su ingreso y se ubicó en el lugar indicado.


Una vez se acomodó los sedantes empezaron a hacer efecto y sintió la pesadez en sus ojos terminando por dormirse profundamente. Al parecer todo fue muy rápido, no tuvo una verdadera noción del tiempo.


Al despertar se encontró rodeado de amigos a quienes no había visto durante mucho tiempo, compañeros de juegos en la infancia o de estudios, bien fuera en la escuela o en el colegio, además alguno que otro compañero de trabajo, unos de su misma edad y otros mayores que si no llegaron a ser sus amigos, por lo menos les conocía de vista.


Se distrajo unos momentos hablando con algunos de ellos y recordando sucesos ocurridos en alguna época o lugar de su vida, pero de un momento a otro entre muchas gentes observó la presencia de su madre y corrió a su encuentro, uniéndose en un fuerte abrazo y con la alegría de volverla a ver tras muchos años de ausencia.


Fue en ese instante que recordó que su madre había dejado de existir desde mucho tiempo ……



FIN

14 de Abril de 2019 a las 19:51 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~