EUROPEHEARTS Seguir historia

seafarer SEAFARER

Ale y sus amigas Inma, Natalia, Claudia y Fer comenzarán una nueva exploración de sentimientos en el campamento europeo EUROHEARTS. Habrá amor, cambios, amistad, traiciones, enemistad,... Pero sobre todo música, mucha música.


Ficción adolescente Todo público.

#lgtb+ #europa #campamento #adolescente #love
0
598 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO 1

Die Young retumbaba las paredes de la casa de Claudia. No tuvimos una idea mejor que organizar una fiesta de despedida, sin ser siquiera una despedida como tal. Cada una había invitado a sus amigos y era la primera vez que se juntaban todos para una causa… ¿emborracharse?


https://www.youtube.com/watch?v=39E4Pm48B58


También estaba el grupo de los chicos, que al parecer habían hecho exactamente lo mismo: una fiesta en casa de uno de ellos.


Y es que los chicos, Natalia, Claudia, Fer, Inma y yo íbamos a ir al primer campamento europeo que organizaba la Unión: franceses, portugueses, alemanes, incluso los ingleses partidarios de la Unión Europea iban a estar todos reunidos para celebrar el 9 de mayo.


Solo que ese día iba a durar unos cuatro meses.


Estábamos muy emocionadas y nerviosas al mismo tiempo. No teníamos ni idea de lo que nos íbamos a encontrar ni de cómo iba a estar aquello organizado. Pero ahora mismo lo que importaba era la fiesta.


- ¿Cuánto tiempo crees que tardarán tus vecinos en llamar a la poli?- Rió Inma, sosteniendo un vaso de plástico mientras bailaba.


- Pues espero que el tiempo justo para que me dé tiempo a ponerme pedo.- Contestó Claudia, llenándose generosamente su vaso de lo que parecía ron.- ¿Dónde está la Coca-Cola?


Me encogí de hombros, dándole un trago a mi ron cola.


- Voy a buscarla, ¿queréis algo?


- Vodka caramelizado, porfa.- Contestó Inma, mirándome después.- Dos.- Guiñó el ojo a Claudia, la cual rio a carcajadas, desapareciendo entre la multitud.


En ese momento, todo el mundo comenzó a elevar los brazos aplaudiendo a medida que la canción iba alcanzando el clímax. Cuando rompió, Claudia y yo comenzamos a cantar a todo pulmón, saltando y moviendo la cabeza de un lado a otro.


Una vez que la canción terminó, empezó a sonar Come Together de Echosmith. Todos empezaron a saltar como locos mientras tarareaban la canción como querían.


https://www.youtube.com/watch?v=OeY78nJOQ08


Natalia y Fer aparecieron en nuestro campo de visión. Fer no se encontraba muy a gusto, a lo que Inma y yo nos acercamos hacia ellas para saber qué le ocurría. Aunque ya nos lo imaginábamos.


- ¿Cómo va la noche?- Preguntó Inma, mirándolas a ambas.


- Claudia lo ha invitado.- Respondió Fer, molesta.


- Claro que lo ha invitado, es su amigo.- Contestó Inma, volteando los ojos.


- Ya, y yo también lo soy.- Apuntó con el ceño fruncido.


Al saber definitivamente de quién estaban hablando, miré al grupo donde creí que se encontraba el susodicho. Y efectivamente estaba ahí. Con Guille.


- También está Guille.- Le señalé con la cabeza, al ver que no nos miraba.- Y yo estoy aquí.


- Lo de Guille pasó hace años.- Respondió Fer con frialdad.


Hace dos años, para ser exactos. Pero seguía doliendo como el primer día.


- ¿Y qué más da el tiempo que haya pasado? Levante esa cabeza de una vez y ponte a bailar con nosotras.- Añadió Natalia, cogiéndola del brazo y llevándola al centro de la pista. Inma y yo la seguimos. Estaba acabando la canción y Claudia llegó justo a tiempo con las bebidas para bailar la siguiente. Nuestra preferida. La Revolución Sexual.


https://www.youtube.com/watch?v=_nIY2CEw0kE


Cuando terminamos de bailar y de beber nuestra tercera copa (cuarta en caso de Inma), nos salimos del centro de la pista.


- Vale chicas que no cunda el pánico pero creo que el grupo de Maxi está viniendo para acá.-Comentó Inma, que parecía más contenta de lo normal.


Al escuchar el nombre de Maxi, Fer palideció y se giró lentamente para mirar a los chicos que se acercaban a nosotras. Entre ellos, Guille.


- Hola.- Saludó Maxi, con su banda de machitos atrás suya.


- Hola.- Sonrió Claudia.- ¿Os lo estáis pasando bien?


Notaba como Fer apartaba la vista y me miraba a mí, entre una mezcla de enfado y tristeza.


- Entonces, ¿es verdad que os vais al campamento ese?


- ¿No crees que seamos capaces?


- No creo que dures los cuatro meses sin serle infiel a Rubén.


Claudia le frunció el ceño.


- Bien, creo que has hablado suficiente.- Contestó mi amiga, mirándonos y dándose media vuelta a la cocina. Nosotras, obviamente, le seguimos.


No miré a Guille durante toda la conversación que mantuvieron Claudia y Maxi. De hecho creo que solo miré mi vaso de plástico vacío todo el tiempo.


Nos fuimos a la cocina y rodeamos a Claudia, que estaba apoyada en la encimera.


- ¿Por qué tiene que ser tan capullo cuando está con sus amigos?- Frunció el ceño.


- ¿Qué me vas a contar?- Dijo Fer, bebiendo lo que le quedaba de alcohol, volteando los ojos.


- Ojalá pudiera venir Rubén.- Resopló Claudia.- Es injusto que todos sus amigos puedan ir menos él.


- Espera, ¿Hugo y los demás vienen?- Se sorprendió Natalia.


- ¡Llevamos todo el día hablando de eso, Nat!- Exclamó Inma, partiéndose de risa.


- ¡No sabía a qué os estabais refiriendo!- Se excusó, con los ojos que parecía que se le iban a salir de las órbitas.


En ese momento, empezó a sonar otra canción que no conocía, pero que al parecer a Inma le encantaba.


https://www.youtube.com/watch?v=EFbZkOCRRhk


- ¡Chicas, por favor, necesito bailar ahora mismo esta canción!- Gritó como una loca, agarrando a Claudia y tirando de su muñeca con fuerza hacia la pista.


- Voy a llenarme el vaso, ¿vosotras?- Preguntó levantando la botella de vodka, ofreciéndose a echarnos alcohol.


- Por mí no, estoy bien… si se puede decir así.- Contesté algo mareada. Me había tomado ya cuatro vasos.


- A mí sí.- Dijo decidida Natalia, dándole su vaso. Se notaba que aún estaba en shock.


La miré indecisa, pero me lancé a preguntarle.


- ¿Pasa algo con ese grupo? ¿Qué me he perdido?- Le di un pequeño codazo insinuante.


- Natalia lleva pillada con el hermano de Hugo desde hace dos semanas.- Rio levemente Fer.


Abrí mucho los ojos. Aquello no me lo esperaba para nada.


- ¿Sergio?- Elevé la voz, casi chillando. Me tapé la boca corriendo, mirando a los lados por si alguien me había escuchado. Aquel gesto me hizo tambalear un poco debido al alcohol.


- ¡Cállate, imbécil!- Exclamó, dándome un pequeño manotazo en el brazo.


Fer en cambio, no paraba de reír.


- ¡Ese mismo!- Añadió, levantando el vaso para dárselo a Natalia.


- ¿Y va a venir al campamento?- Pregunté muy intrigada.


- Si va Hugo, por cojones tiene que venir él, ¿no?- Se encogió de hombros Fer, tocándose el piercing de su nariz.


- Que sean mellizos no significa que vayan a todos lados los dos juntos.- Le frunció levemente el ceño.- Dejad de hacerme ilusiones, que luego me pego el guarrazo del siglo.- Refunfuñó, bebiendo un buen trago del vodka.


Reí levemente, observando como la pequeña nuez de mi amiga subía y bajaba.


Levanté la mirada e, inconscientemente, se posó en la figura de Guille, que bailaba los últimos acordes de la canción que tanto le gustaba a Inma con una chica mucho más alta que yo.


Y mucho más delgada.

Y mucho más bonita.

Y mucho más… yo.


Miré rápidamente a mis amigas Claudia e Inma bailar. No iba a estar hasta la “última” noche torturándome.


Empezó a sonar otra canción cuya letra solo me sabía el estribillo, pero fue suficiente para ir hacia donde ellas y empezar a bailar con bastante desparpajo.


https://www.youtube.com/watch?v=VXO43BuLOlA


Toda la noche estuve bromeando con mis amigas. Toda la noche estuve evitando mirar a ciertos rincones del salón. Toda la jodida madrugada sin parar de bailar.


Y todo por algo que confundí y acabé llamando “amor”.




***************************************************************




Tuvimos que levantarnos a las seis de la mañana para recoger la casa de Claudia. El avión salía a las ocho y cuarto y estábamos completamente agotadas.


- Ya solo queda la cocina.- Suspiró Claudia, tirando otra tanda de vasos de plástico en la bolsa de basura que tenía en la mano.


- No sé si mi cuerpo está preparado para fregar más vómito.- Comentó Natalia, que llevaba teniendo arcadas desde que empezamos a recoger.


- Al menos tú no tienes que recoger los condones.- Contestó Fer, recogiendo aquello con un palo de fregona.


Reía casi sin fuerzas mientras empezábamos a recoger la cocina, hasta que Fer rompió el silencio.


- No es justo que Inma se escaquee. Yo también me podría haber puesto muy pedo.


- Pero no lo has hecho y no sabes cuánto te lo agradezco.- Rio Claudia, bostezando después.- Lo que tenemos que pensar es en cómo vamos a llevar a Inma al aeropuerto.


- Elena va a venir a recogerme en media hora.- Nos informó Natalia, mirando su reloj.- No les dirá nada a nuestros padres, así que no tenéis de qué preocuparos. Puede venir conmigo.


- ¡Nati eres la mejor!- Exclamó Claudia, corriendo para besarle con fuerza en la frente.


- ¿Salva también vendrá sobre esa hora?- Pregunté a Fer, a lo que se limitó a asentir mientras encendía un cigarrillo. Claudia miró a Fer con una ceja alzada.


- Mira, nena, estoy bastante estresada recogiendo la orgía que se ha montado aquí la peña.- Soltó el humo por la boca y echó las cenizas en el fregadero mientras ahora se encargaba de tirar los botellines de cerveza vacíos.


Claudia volteó los ojos y abrió la venta, intentando despejar la cocina como podía del humo que empezaba a desprender nuestra amiga.


Pasó la media hora y ya teníamos más que recogida y limpia la última parte que nos quedaba de la casa. Natalia se llevó a Inma al coche de Elena y Fer, Claudia y yo nos fuimos en el coche de Salva. Cuando todas llegamos al aeropuerto, nos reunimos, despidiéndonos de los majos hermanos de nuestras amigas que se habían ofrecido a llevarnos.


- ¿Llevamos las banderas en las maletas?- Preguntó Claudia.


- Sí, y no era necesario llevarlas para tu información.- Respondió Fer, volteando los ojos.


- Es un campamento europeo, tendremos que informar de dónde venimos al menos.- Rio levemente.


- Podríamos haber llevado la del orgullo gay. Madrid es muy conocida por sus pasacalles el día del Orgullo.- Informó Natalia, intentando llevar como podía a Inma.


- ¿Crees que no la he metido?- Rio malévolamente, Fer.


- Ale lleva la de Andalucía e Inma la de Europa, ¿cierto?- Volvió a preguntar Claudia.


- Sí, Claudia, relájate.- Reí, intentando ayudar a Natalia con Inma que apenas podía dar tres pasos seguidos.


Durante el viaje, nos sentamos en una fila Natalia y yo mientras que delante estaban Fer, Inma y Claudia. Natalia puso en su teléfono canciones y me dio uno de los auriculares, compartiendo tanto el nerviosismo por llegar ya al campamento como la banda sonora de la aventura que estaba a punto de empezar.


https://www.youtube.com/watch?v=MTnGuyO6S7c


- Ale.- Escuché que me susurraban a la vez que me zarandeaban.- Va, tía, que ya hemos llegado.- Rió Natalia.


Abrí los ojos algo despistada y rápidamente me levanté, aún un poco mareada por la noche anterior.


- Hay que ir a por las maletas, así que rápido.- Comentó Fer con la voz también medio adormilada.


Claudia cogió de nuevo a Inma como pudo, aunque por suerte ya estaba algo más consciente.


- ¿Ya hemos llegado?- Murmuró arrastrando las palabras, mirando a su alrededor completamente desorientada.


Reímos un poco y entre bromas nos dirigimos a la sala de equipaje, donde las maletas comenzaban a salir por una cinta. Las recogimos todas y nos dirigimos al exterior del aeropuerto.


- ¿Hugo te ha dicho que ya están aquí?- Pregunté a Claudia, la cual asintió.


- Han llegado una hora antes. Ni me imagino cómo tienen que estar ellos.


- Me niego que un borracho me lleve en un puto coche de alquiler al campamento.- Sentenció Fer.


- Hugo no bebe, no le gusta el alcohol.- Comentó Claudia buscando el contacto del muchacho para llamarlo, intentando que Inma se mantuviera en equilibrio por sí sola.


Esperamos unos diez minutos cuando un claxon nos despertó de nuestro mundo. Hugo apareció conduciendo un coche de siete plazas, que se paró delante de nosotras.


- Prefiero no comentar vuestras pintas.- Rio, cuando abrí la puerta para ponerme en el asiento de copiloto.


- Lo mismo digo.- Respondí, dándole un golpe en el brazo y mirando como Fer y Natalia ayudaban a Inma a ponerse en el asiento del medio. Fer se sentó en la fila intermedia, estirando los pies en el asiento libre que quedaba.


- ¿Estáis ya todas?- Miró por el espejo a la última fila, a lo que Claudia y Natalia asintieron enérgicamente.


Rió levemente, enseñando sus perfectos dientes y mirando la carretera con sus ojos verdes. Puso la música de su pendrive y comenzamos a cantar todos (menos Inma) a todo pulmón.


https://www.youtube.com/watch?v=iXsQU9mvKSo


Reíamos y cantábamos a la vez que hacíamos fotos sacando el móvil de la ventana, aunque esto último no le hiciera nada de gracia a Hugo. También gastábamos algunas bromas a Inma que, obviamente, se había vuelto a quedar dormida en el coche.


Llegamos a las afueras de la ciudad, adentrándonos en una carretera cubierta por árboles. Era un escenario realmente precioso.


- No tenemos que estar lejos.- Comentó Hugo, suspirando.


Y en ese mismo momento, vimos un letrero con un fondo azul en el que estaba escrita una palabra en letras amarillas haciendo el círculo de las estrellas de la bandera de Europa.


“EUROPEHEARTS”


- ¡Quiero llegar ya!- Exclamó Claudia, aplaudiendo en sus piernas.


- Ya estamos, chicas.- Contestó Hugo riendo, mientras giraba el coche y se dirigía a unos aparcamientos que supuse que serían los del campamento.


Cuando aparcó, salimos del coche, ayudando a Inma como habíamos estado haciendo durante todo el camino y cogimos las maletas. Hugo nos llevó a un camino que comenzaba a cerrarse por los frondosos árboles y se empezaba a escuchar una fuerte música mientras cruzábamos un puente por el que pasaba un pequeño riachuelo. Estaba siendo todo muy verde y rural y eso me encantaba.


Atravesamos todo aquello, y las ramas de los árboles hacían la forma de un arco que nos dejaba pasar hasta una gran explanada verde a la que se veía a lo lejos un gran escenario. La música ya se escuchaba a la perfección y había gente con todo tipo de banderas ondeándolas y bailando al ritmo de la canción.


https://www.youtube.com/watch?v=Sl2HeP8RlfU


- ¿Dónde están los demás?- Preguntó Fer, alucinando con todo lo que estaba viendo.


- Sergio y los demás están con los de la cabaña de al lado, Oliver y sus amigos. Son unos catalanes muy simpáticos.- Respondió Hugo, guiándonos hasta los monitores que nos asignaban los bungalós. Llegamos y esperamos a que una de las monitoras nos atendiera.


- Sí, teníamos reservada una cabaña para cinco.- Le acerqué el papel impreso junto a todos los DNI y esperé a que me dijera algo.


- Perfecto, tomad.- Nos sonrió amigablemente y nos dio una llave con el número de nuestra cabaña en el llavero.- Disfrutad de las vacaciones.


- Muchas gracias.- Sonreí amigablemente al ver que hizo un intento por hablar nuestro idioma y me dirigí a Hugo.


- ¿Qué cabaña nos han dado?- Preguntó Natalia rápidamente.


- La 1900.- Contesté, mirando a Hugo.


- Nosotros tenemos la 1847.- Se encogió de hombros.- Creo que a partir de la 1900 estáis en otra parte del campamento.


- ¿En otra parte?- Preguntó Fer, encendiéndose un cigarrillo.


- Las cabañas están agrupadas de cien en cien. Creo recordar que el aforo era de 2000 bungalós y 1000 tiendas de campañas.- Explicó Hugo.- Vosotras estáis en la fila más cerca de las mesas de camping. Es donde nos reuniremos en las comidas.


Asentí y le pedí que nos guiara a donde él creía que estaría nuestra cabaña, aunque había muchos postes señalando dónde se encontraba cada cosa. Era algo que agradecía bastante.


Llegamos a nuestro bungaló y sonreí muy nerviosa a medida que introducía la llave para abrir la puerta. Era completamente de madera y el porche tenía una pequeña mesa con cinco sillas rodeándola. Parecía que estaba en un puto sueño, pero me encontraba más despierta que nunca.


Otra canción proveniente del escenario comenzó a sonar. Una canción que realmente me encantaba y no iba a perder mucho tiempo más en ir hacia la explanada.


https://www.youtube.com/watch?v=n-vB1WvPv_4


- Vega chicas, no puedo esperar más tiempo.- Reí nerviosamente, dejando la maleta en el salón de la cabaña, casi sin percatarme de lo acogedora que era.


- ¿Pero qué hacemos con Inma?- Preguntó Natalia, haciendo que Inma se sentara en el sofá.


- A mí me dais una Coca-Cola y estoy como nueva.- Sonrió, notándosele aún lo mareada que estaba.


Hugo rió levemente, apoyado en el marco de la puerta.


- Creo que Sergio y los demás tienen que tener, venirse y se lo preguntamos.- Se encogió de hombros.


- Lo veo una solución factible.- Comentó Claudia, dirigiéndose de nuevo a Inma.


- Quita, ya puedo yo.- Respondió la susodicha, poniéndose de pie y suspirando, dando “pasos” mientras arrastraba los pies. Reí levemente, mirando a Hugo aguantarse también la risa, negando con la cabeza.


Nos dirigimos al escenario, y conforme nos acercábamos al escenario, empezábamos a ver grupitos pequeños cada uno con la bandera de su nacionalidad o la de Europa directamente. Llegamos hasta donde estaban Sergio y los demás, que era en todo el medio de la bulla, bastante cerca del escenario.


Todos estábamos bailando la canción mientras nos presentábamos a los nuevos compañeros catalanes y a la pandilla de siempre de Hugo y Sergio.


- ¿Cómo estáis después de la fiesta de ayer?- Nos preguntó Nacho, de la pandilla.


- Bueno, Inma está viva, creo que es lo importante.- Reí, cogiendo la botella de Coca-Cola que le pedí prestada y dándosela.


- Sois unas exageradas, no acabé tan mal.- Respondió, bostezando fuertemente.


- Di que sí, la vida está para vivirla.- Comentó Javi, apareciendo de repente.


Javi era un chico transexual que se unió al grupo de Hugo hará un año, cuando llegó nuevo al barrio. Le costó un poco integrarse con los vecinos pero se acomodó muy bien en nuestra pandilla.


- ¡Javi!- Exclamó Natalia abrazándole.- ¡No sabía si ibas a venir!


Reímos todos por el repentino abrazo y empezamos a hablar entre nosotros, contándoles también al grupo de catalanes cómo nos conocimos. En ese momento, una mujer apareció en el escenario con un micrófono, saludándonos a todos y agradeciéndonos que estuviéramos hoy allí.


- Para empezar, vamos a ir poniendo temas de los distintos países para que nadie pueda quejarse.- Empezó a reír y se escucharon a un grupo gritar increíblemente fuerte:


¡Norge!


- ¡Ni siquiera sois de la UE!- Gritó un francés en inglés, a lo que reímos todos.


- Comentarios inoportunos serán sancionados y afectará a todos los miembros del país que seas. Quién avisa no es traidor.- Respondió la muchacha, señalando al chaval que había dicho aquello.


Reí levemente, mirando al grupo de Noruega, a lo que visualicé a un chico que estaba mirando a Hugo fijamente. La verdad es que era bastante guapo.


- Bien, ¡que empiece entonces la fiesta!- Exclamó, poniendo una canción supuestamente noruega, ya que la reacción de aquel grupo fue gritar y saltar victoriosos.


https://www.youtube.com/watch?v=aAzRGZqo8AY


Empezaron a saltar como locos y cada vez se iban acercando más al centro de la pista y, por consiguiente, a nosotros.


- Oye, ni tan mal está la canción.- Rió Inma, diciéndoselo a Claudia.- Pero ni idea de lo que dice.- Empezó a bailar con ella, bastante pegadas.


Miré de nuevo al grupo de noruegos cuando me di cuenta de que uno de ellos me miraba fijamente. Me quedé mirándole ya que me llamaba mucho la atención. Era la típica clase de noruego que te imaginas cuando piensas en aquel país.


Pero, como era lógico, no me estaba mirando a mí.


- ¡Buh!- Exclamó Hugo, tocándome rápida y fuertemente los hombros. Pegué un gran brinco y lo miré de mala gana.


- ¡Eres idiota!- Exclamé, dándole un manotazo en el brazo mientras reía.


- Encima de que me ofrezco a traeros.- Rio mientras hacía como que bailaba.


Reí con él y vi cómo se marchaba con Inma y Claudia. Cuando dirigí mi mirada al noruego, lo vi siguiendo a mi amigo.


Genial.


En el estribillo, comenzamos todos a tocar las palmas, menos alguna que otra persona picada porque el país estuviera allí. Se me acercó Natalia y empezamos a bailar mientras hacíamos tonterías con Javier y un chico del grupo de los catalanes que se llamaba Manel.


Terminó la canción y el muchacho noruego volvió a dirigir su mirada en mí, acercándose tímidamente al grupo. A medida que venía, pude visualizar mejor lo alto que era. Y lo era bastante.


- Hallo.- Alzó ambas cejas, sonriéndonos amablemente.


- Suponemos que es hola, así que “hola”.- Rió Natalia.


Asintió sonriente y me miró a los ojos. Iba a decir algo cuando la presentadora interrumpió la conversación.


- Bien, el turno ahora es para…- Hizo una pausa donde todos gritábamos el nombre de nuestro país.- ¡Francia!- Rió, mientras empezaba a sonar la música.


https://www.youtube.com/watch?v=H4QKEXnJsCQ


Todos los franceses comenzaron a gritar y a levantar sus bebidas, saltando y bailando.


El noruego rubio me miró, con una sonrisa divertida.


- No pareces española.- Levantó ambas cejas de nuevo, sin dejar de sonreír.


- ¿A qué no?- Rio la voz de Hugo, que apareció rodeándome los hombros con su brazo. Se le notaba algo más contento de lo normal.


Y al noruego no le molestó en absoluto que apareciera así.


- Nuestra cabaña es la 1892. Estáis invitados a todas nuestras fiestas.- Le sonrió a Hugo, bebiendo después de su vaso y volviendo después con su grupo. Al darse la vuelta me percaté que tenía la bandera de Noruega atada en forma de capa.


- ¡Qué majo son los noruegos!- Rió Hugo, yéndose después con Oliver.


Yo empecé a dejarme llevar, bailando con mis amigas y percatándome de que Fer ya le había echado el ojo a un italiano. Reímos e hicimos tonterías hasta que se acabó la canción y volvió a aparecer la presentadora.


- Ahora le toca el turno de un vecino de Francia. Y probablemente el más alegre de toda la UE…


No me percaté de la cantidad de españoles que éramos hasta que empezaron a gritar en mi grupo como locos a la par que empezaba a sonar la canción.


https://www.youtube.com/watch?v=MqnVeBR118I


Absolutamente todo el mundo empezó a corear la canción: españoles, franceses, italianos, portugueses… Empezaron a hacernos un coro entre todos y nos dejaron en medio de toda la bulla. Mis amigas y yo comenzamos a cantar y a bailar sin echar cuenta a la gente. Aunque de vez en cuando me daba por buscar con la mirada al grupo de los noruegos.


Sin éxito, por supuesto.


Hasta que vi al chico rubio bailar con Hugo y sus amigos.


Terminó la canción y pareció que todo volvió a la normalidad. Ahora le tocaba al turno de Irlanda, pero sinceramente me encontraba bastante cansada para seguir allí, apretujada por toda la gente.


https://www.youtube.com/watch?v=-iA-MHxa8C8


Empezó a sonar la canción pero yo ya me dirigía de camino a los bungalós, cuando alguien me agarró de la muñeca.


- ¿A dónde vas?- Me preguntó Fer extrañada.


- Estoy empezando a agobiarme un poco, voy al bungaló.- Respondí intentando alzar la voz lo más fuerte que podía para que me escuchara.


- Te acompaño.- Dijo con rotundidad.


Salimos ambas de la bulla y estuvimos un poco mirando el ambiente y el escenario desde fuera. La gente no paraba de saltar y cantar. No sabíamos de dónde podían sacar tanta energía.


Fer se sacó de detrás de la oreja un cigarrillo y lo encendió, mirando conmigo la cantidad de gente que había ondeando sus diferentes banderas.


- ¿Con quién estabais hablando Hugo y tú?- Me miró curiosa.


- Con un chico de Noruega. Al parecer estamos invitados a todas las fiestas de su cabaña.- Me encogí de hombros, viendo como Fer daba una calada a su cigarro.


- Genial. ¿Vamos a ir no?- Dijo entusiasmada.


- Bueno, no sé cuándo será.- Contesté dubitativa.


- Ale, es el primer día de campamento, obviamente habrá una fiesta hoy.- Volvió a dar otra calada.- Y si somos Vips por ser españoles, habrá que aprovecharlo, ¿no crees?- Rió levemente, acercándose a mí para bailar la canción que estaba representando a Grecia.


https://www.youtube.com/watch?v=PoSBDxXf5Wo


Reí y me aparté de ella, pero me agarró de la muñeca con una mano mientras que con la otra le daba de nuevo una calada al cigarro y me zarandeó para que bailara con ella.


En ese instante, apareció un grupo de franceses que nos miraron algo extrañados, a lo que únicamente nos pudimos reír de la situación. Por suerte, ellos también se rieron con nosotras y empezaron a imitarnos también mientras bailaban entre ellos.


- No sé quién está mejor, si la rubia con la coleta o el chico con la barbita.- Me susurró mordiéndose el labio.


- ¡Fer!- Exclamé, tirando de su mano.- Sé un poco más discreta con las miradas que les echas, joder.- Reí.


Bromeamos un poco más hasta que decidimos finalmente ir a nuestra cabaña. Nos duchamos antes de que vinieran las demás para ir adelantando, ya que solo teníamos un baño y dentro de cinco minutos o incluso menos iba a ser la hora de comer.


- ¿Pero has visto a Hugo?- Rió de repente la voz de Inma, llamando a la puerta.


Fer abrió a las restantes, que venían bastante contentas. Yo me encontraba deshaciendo la maleta y comenzando a colocar las cosas en mi armario. Me asomé al salón y las saludé.


- ¿De qué os reís tanto? Yo también quiero reírme.- Comenté realmente interesada, pero sin que se me notara mucho. No solía ser cotilla, pero al ver el inesperado comportamiento de Hugo hoy me apetecía enterarme por si había alguna novedad en su vida.


O en su orientación sexual.


Hugo siempre ha solido ir de hombre heterosexual y muy masculino. Pero siempre había una primera vez para todo.


- Pues Hugo se ha liado con la supuesta novia de uno de los chicos del grupo de Noruega. Realmente ha sido muy gracioso, tenías que haberle visto la cara.


- ¿A Hugo?


- ¡No! ¡Al noruego!- Exclamó Natalia.- Casi le pegó si no fuera porque Sergio y yo llegamos a tiempo.


Pues no.


Hugo seguía siendo igual de idiota.


- ¿El chico noruego era el que nos habló a Hugo y a mí?


Natalia se encogió de hombros.


- Solo sé que tenía el pelo castaño y rizado.


- Y mucho pelo en las cejas.- Puntualizó Claudia.


- Bueno, mientras vosotras seguís hablando de tíos yo me meto a la ducha.- Murmuró Inma, arrastrando los pies por el suelo.- Juro que en cuanto termine la comida voy a echar una siesta de cinco horas mínimo.


Reímos todas y esperamos a que nuestras amigas se terminaran de preparar para ir después a las mesitas de camping que nos comentó Hugo y que se encontraban nada más abrir la puerta de nuestra cabaña. Cuando salimos, cogimos una de las mesas desocupada hasta el momento y nos sentamos Natalia, Fer y yo; y delante nuestra Inma y Claudia.


Y digo desocupada hasta el momento porque ni diez minutos después, sentí cómo se sentaba alguien al lado mía. Giré la cabeza para ver de quién se trataba y, para mi sorpresa, era el chico noruego y su grupo de amigos.


- Te fuiste en la mejor parte.- Comentó, mirándome mientras levantaba las cejas y aguantaba una sonrisa.


Noté la mirada de Inma, muy curiosa.


- Bueno, tengo buenos contactos.- Reí levemente.- Pero sí, me hubiera gustado ver cómo mi amigo la cagaba.


- Oh, ¿tu amigo? Creía que era tu pareja.- Comentó, pareciendo que suspiraba.- Por un momento creía que te ibas a molestar con mi comentario.- Rio, mirándome después con bastante intensidad.


Lo miré también a los ojos durante un par de segundos pero rápidamente dejé de mirarle, viendo cómo Inma estaba pendiente de cada uno de nuestros movimientos.


- Pues no, solo amigos.- Le sonreí levemente y dirigí mi mirada a mis amigas, que hablaban entre ellas.- ¿Vamos a por la comida?


Claudia y Fer me miraron extrañadas.


- Nos la traen en bandejas, Ale. Los monitores.- Me miró Claudia.


Asentí, realmente avergonzada.


- Sí, ya lo sé.- Susurré, muy incómoda.


Al parecer, el chico lo notó y comenzó a reír.


- Puedo irme si te molesto.- Comentó con una sonrisa burlona.


Fruncí el ceño levemente.


- ¿Cómo decías que te llamabas?


- No te lo he dicho.- Levantó las cejas. Gesto que parecía ser costumbre en su personalidad.- ¿Tienes interés en saberlo?


Fruncí el ceño de nuevo.


- Pues sí, le tendré que hablar a Hugo sobre ti si quieres tirártelo. No se lía con desconocidos.


Sus amigos, que empezaron a estar pendientes de la conversación al igual que mis amigas, exclamaron un “OH” que se escuchó por todas las mesas del campamento. El chico sonrió avergonzado y divertido, bajando la cabeza y dejando zarandearse por sus amigos. Me miró aun riéndose y la verdad es que tenía una sonrisa muy bonita.


- Mi nombre es Lei.- Rio, mirándome a los ojos de nuevo con la misma intensidad. Cuando los amigos volvieron a hablar entre ellos, me habló algo más bajito.- A mí también me gustaría saber el tuyo, creo que a mis amigos les has gustado.


Ahogué una risa por lo increíblemente embustero que había sonado aquello.


- Alejandra. Y lo siento pero no estoy interesada.- Respondí algo cortante.


Noté como la mirada de Lei me observaban con atención, haciéndome estar aún más incómoda. Pero cuando ya me metí en la conversación de mis amigas dejé de notarlo tanto.


- Entonces, por la tarde vamos a ir con Hugo y los demás, ¿no?- Preguntó Natalia.


Claudia asintió y dejó sitio en la mesa, quitando el móvil y la chaqueta para dejar que los monitores colocaran la bandeja a cada una.


- ¿A dónde vamos a ir?- Le pregunté a Fer, que estaba al lado mía.


- Allí.- Señaló el comienzo del bosque, que estaba algo retirado de las mesas de camping.- Vamos a hacer como una merendola con los catalanes. Al parecer el tal Oliver sabe cocinar repostería y cosas de esas.- Me explicó, a lo que asentí mientras bebía agua y volvía a notar la mirada de Lei.


En ese momento, empezamos a escuchar una música de fondo.


https://www.youtube.com/watch?v=27SyS1125EA


- En serio no vamos a tener descanso con la música.- Rió Inma, empezando a comer los macarrones a la boloñesa.


Yo también empecé a comer aunque algo más lento de lo normal. Lei estaba hablando ahora con sus amigos en su propio idioma, pero seguía poniéndome demasiado nerviosa.


En ese momento, un grupo de la mesa de Países Bajos y Luxemburgo empezó a cantar a pleno pulmón la canción, ondeando la bandera lgtb. Todos empezamos a reír y a aplaudir al ritmo de la canción, que empezó a sonar más fuerte. Cuando terminó, todos vitorearon y seguimos comiendo hasta que terminamos.


Pero cuando mis amigas y yo nos fuimos a levantar, Lei me agarró de la muñeca. Lo miré extrañada y no me dio tiempo de preguntar qué era lo que quería.


- 1892. Estad sobre las 20:00.- Sonrió amablemente y me soltó.


No le respondí y seguí mi camino junto con mis amigas.


- ¿Te ha dicho algo el chico ese?- Preguntó Inma.


- No, solo se ha despedido.- Contesté, dejando el tema por zanjado.


Aunque la situación, obviamente, parecía no estar zanjada.

11 de Abril de 2019 a las 17:58 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo CAPÍTULO 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión