Sin Miedo Seguir historia

adrian-mb1554925806 Adrian MB

historia de terror corta ¿que es lo que puedes aguantar, al ver a una persona siento maltratada y torturada?


Horror Horror adolescente Todo público.

#tortura #245 #371
Cuento corto
0
3.4k VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Sin Miedo

Los golpes en su cara lo hacían sonreír, la sangre que brotaba de su labio y su nariz, hacían un espectáculo brutal a la vista. Tan escandalosa con su color rojo oscuro, con su característico olor nauseabundo. Pero más nauseabundo era el ver a este sujeto sonreír mientras su aspecto era deplorable.
Más aun, aterrador era ver a un grupo de 4 bastardos, desquitando su borrachera con golpes hacían él. Un error de aquel sujeto fue el de no lamentar sus dolores, supongo que esto provoco que la ira de los bastardos se elevara de tal manera de que no descansaran de darle golpes hasta escuchar una súplica de parte de este ser que hasta este momento carecía de emoción de dolor.

Paso alrededor de una media hora, cuando los bastardos se rindieron de dar golpes a mansalva, tendrían que probar con otros medios. Uno de estos dijo con voz de desquiciado que si los golpes no servían, tal vez sentir el frió de una cuchilla al desprender su piel le haría hacer gritar.

- ¡¡VAS A GRITAR MALDITO!! Decían los demás entre carcajadas.

(Los demonios saben disimular, pero cuando entra el alcohol, no hay voluntad que pueda hacer que no se revele un verdadero ser malvado)

Es así, como se procedió con la actividad de tortura hacia el sujeto.
Primero lo ataron de tal manera de sus brazos y piernas quedaran al descubierto y sin poder moverse. (En posición de crucifixión, pero en el suelo)
y con gran delicadeza entro la primera cortada en el estómago del chico. No, no fue una puñalada, fue una cortada para rebanar cuidadosamente carne. Rasgó los trapos que traía como camisa y zafó también un pedazo de cuero.
Parece que no fue lo suficiente para quedar a gusto.
Otro corte fino recibió en el mismo lugar, la sangre comenzó a verse salir de aquel corte.
y con esto hecho se esperaba el grito del subyugado. Pero no fue así. No se escuchó ningún sonido salir de él.
Con más furia el segundo de los sujetos tomo la navaja y su brazo fue el elegido.
Comenzó a enterrarlo en la parte media de este. (En donde está la articulación)
Con furia en su mirada, comenzó a hundirlo cada vez más. Y aun así no se oyó un sonido emanando de este cuerpo torturado.

Con un charco de sangre brotando de su brazo, el cual tenía un hueco en el cual se podía apreciar la carne y un pedazo de su hueso, el tercer y último de los bastardos no perdió tiempo y comenzó a enterrar frenéticamente la navaja en sus piernas. Era una masacre total, fueron tantas puñaladas en sus piernas que era poco posible llevar la cuenta de cuantas fueron.
Salpicaduras de sangre saltaban por todos lados, sus camisas, sus caras, sus manos ya portaban el color rojizo y el olor a tortura.
Aun con esta clase de desparpajos de dolor para cualquiera, el sujeto aun no emitida sonido alguno. Solo se apreciaba una sonrisa en su rostro.

Su respiración era totalmente normal, no se movía bruscamente, no reaccionaba cuando se insertaba la navaja en él.
Pasando por la desesperación y la ira de los 3 bastardos, cambiaron su cara a una expresión de miedo total.
Tanto así que no pronunciaron nada más que una palabra.
-¿QUE DEMONIOS ERES?

Y salieron despavoridos a gran velocidad, huyendo de un ser al cual habían hecho un daño descomunal.

Se preguntaran:
¿Qué cómo se estos detalles? ¿Cómo se esta historia?

Pues si este tipo no quería gritar del dolor, yo en ese momento sí que quería gritar del miedo y de la frustración de no poder hacer nada.
Solo podía quedarme ahí, detrás de una columna de cajas escondido, orinado del miedo tan intenso que sentía, temblando de pies a cabeza.
(Mala suerte de salir tarde del trabajo ese día, y terquedad de mi parte de preferir caminar hasta casa en vez de irme en trasporte)

Después de que los bastardos huyeran, y después de que mis piernas y sentidos respondieran.
Fui lo más rápido posible en dirección al sujeto, este lleno de huecos, lleno de sangre. Aún seguía con sus ojos abiertos, con su sonrisa en la cara.
Corte las ataduras de sus pies y de sus manos.
Recuerdo que le gritaba si estaba bien pero no hubo respuesta alguna.
De respuesta conseguí una mirada fija de su parte, sentí en ella un vacío tremendo.
Mientras me miraba, mostro sus dientes en una gran sonrisa y de la nada su cuerpo se convirtió en niebla negra ante mis ojos.

Por alguna razón, no tuve miedo estaba impresionado, pero no con temor.
Solo me dispuse a caminar, a seguir el camino hacia casa.
Repasando los detalles de que había pasado, y de cómo se había evaporado.
Esa noche antes de dormir, paso por mi mente la pregunta:
¿Qué era aquel sujeto? ¿Por qué no emitió ningún sonido? ¿Acaso en verdad no sentía dolor? Un humano normal moriría con esas clases de heridas. Acaso… ¿él no era humano?
“Es lo más probable idiota” me decía mi voz interna. Un humano no se convierte en una niebla oscura. Con esto en mi mente quede profundo.

Mi sorpresa fue mayor a la mañana siguiente.
En las noticias mañaneas circulo la noticia de las muertes de 3 hombres los cuales se habían “suicidado” o eso decía los reporteros.
El primero se había sacado los intestinos, con finas cortadas hasta hacer un hueco en su estómago.
El segundo había muerto desangrado por una herida profunda con arma blanca en su brazo.
El tercero se desangro por múltiples puñaladas que se había hecho en las dos piernas, se contaron alrededor de 80 perforaciones.
Cuando se mostró las imágenes, las fotos de los hombres nombrados, mi piel se erizo de pavor.
Eran ellos, los bastardos de anoche.


__A.M.B__

10 de Abril de 2019 a las 19:57 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~