Infravivientes Seguir historia

erethkhial MariaL Pardos

Cuando la vida está en juego, surgen los peores instintos. Cuento ganador en el reto Mundos Distópicos de la comunidad de Ciencia Ficción.


Cuento Sólo para mayores de 18.

#post-apocalíptico #distopía
Cuento corto
61
4.2mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Infravivientes



Dolía ver a los niños que sobrevivían de aquella forma. La humedad y la oscuridad deformaban sus huesos, sus facciones, sus mentes.

Estábamos destinados a la perdición y, aun así, la determinación del ser humano por sobrevivir es infinita. En las peores circunstancias.

Según el último cómputo, llevábamos viviendo en las alcantarillas más de cuatro años. Las entradas se encontraban cegadas por ramas y hojas, y por restos que volaron con el viento cuando el clima se volvió tan agresivo, que tuvimos que refugiarnos donde solo vivían las ratas y las cucarachas.

El largo canal de la Calle Marple se llenó con los vecinos que no huimos de las quemaduras solares, de los vientos huracanados, de la lluvia que quemaba como ácido.

Cerca de 100 personas hacinadas en un mismo sitio, un túnel alargado e infecto con salientes a los lados que era nuestro hogar desde entonces.

Comíamos, dormíamos y vivíamos en esos salientes, a unos centímetros del agua dañina. Los primeros murieron de inanición y de sed. Se negaban a comer ratas e insectos, que era el único sustento con el que contábamos. La mayoría, de sed, antes de descubrir el hilo de agua potable que llegaba de la montaña cercana y que no parecía contaminada.

Mis manos ya eran garras y las piernas casi no me sostenían, la piel tenía un tono ceroso y la consistencia de mantequilla puesta al sol.

Sentía que mi turno de terminar como alimento de los demás estaba llegando. Apenas veía ya a la luz del tímido resplandor que se colaba entre las bocas de alcantarilla cegadas, y la última vez que fui a beber casi caigo al canal.

Quedábamos 17 personas, niños la mayoría, que eran quienes mejor supieron adaptarse. Uno de los mayores se había erigido como líder del resto al ser de los pocos que se atrevía a asomar, de vez en cuando, la cabeza por la tapa de la alcantarilla.

Las radiaciones solares le quemaron la cabeza y parte del rostro, pero seguía asomándose, en espera de que las condiciones climáticas nos permitiesen emerger.

El único ojo que le quedaba, observaba a su alrededor con mirada colérica, permanecía en constante movimiento con la pupila completamente dilatada, adaptada al entorno. él tampoco detenía su deambular por la plataforma estrecha, vigilando a los adultos más resistentes.

Ese día se venteaba la tormenta, las paredes rezumarían más humedad y el nivel del agua subiría.

En días así, y con la debilidad que nos acechaba, alguno más moriría.

Me preparé, estirando las piernas. Debería llegar para alimentarme de sus despojos antes de que no quedase nada porque, a base de larvas y cucarachas enanas, poco más iba a vivir. Lo notaba en los huesos y en la carne blanda.

El joven líder me sujetó un brazo con su garra de uñas coriáceas cuando me arrastraba hasta el moribundo.

—Tú no —me graznó.

Era mi sentencia de muerte, firmada por mi propio hijo.

10 de Abril de 2019 a las 10:56 18 Reporte Insertar 130
Fin

Conoce al autor

MariaL Pardos Lectora a tiempo completo, aprendiz de escritora a tiempo parcial.

Comenta algo

Publica!
Sandra M.S. Sandra M.S.
¡Por cierto! ¿Qué pasó con Génesers? No lo encuentro por ninguna parte.
7 de Junio de 2019 a las 09:28
Sandra M.S. Sandra M.S.
Madre mía Ereth, es una pasada... Estaría genial que hicieras más relatos cortos como esta o y pudieras publicarlos todos en un tomo. ¡Yo lo compraría!
7 de Junio de 2019 a las 09:27
Reprán H. Reprán H.
Un final espeluznante.
20 de Mayo de 2019 a las 14:57
Lionar Stormrage Lionar Stormrage
Creo que eres más que una humilde aprendiz de escritora, pues tu trabajo entretiene y deleita. Me gusta tu manera de redactar. =)
14 de Mayo de 2019 a las 09:49

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Acabo de engordar varios kilos con este comentario! Es un gran aliciente para seguir escribiendo. Millones de gracias por pasar a leerlo Lionar! 😊 14 de Mayo de 2019 a las 17:22
Kath Lodres Kath Lodres
Inmersa del todo en el ambiente perfecto que creas en pocas palabras.
10 de Mayo de 2019 a las 05:02
JR Ramos JR Ramos
Da escalofríos, muy buen relato.
3 de Mayo de 2019 a las 04:26

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Un placer verte por aquí, JR! 😊 5 de Mayo de 2019 a las 03:15
Daniel Bedoya Daniel Bedoya
La forma de describir es muy buena, logra crear un buen ambiente. La historia es un tanto simple pues se trata de una descripción de las condiciones actuales sin mayores objetivos para el protagonista, pero esas descripciones son tan buenas que igual logran envolverte.
2 de Mayo de 2019 a las 06:57

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Gracias por el comentario y por tu visita, Daniel! 😊 2 de Mayo de 2019 a las 07:34
Omar Castro Omar Castro
¡Como nos metiste en esa atmósfera!
1 de Mayo de 2019 a las 11:44

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Gracias por pasarte Omar, y gracias por el comentario! 😊 2 de Mayo de 2019 a las 03:02
Sara Vallecillo Sara Vallecillo
Mira, los pelos como escarpias me has dejado!
24 de Abril de 2019 a las 05:28

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Espero que eso sea bueno! jajajajaj Gracias por leerlo, un sludo Sara 25 de Abril de 2019 a las 00:49
Waldo Reyes Waldo Reyes
Brutal y cruel final. Muy bueno.
23 de Abril de 2019 a las 18:36

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Gracias por pasarte, Waldo. Un saludo 😊 25 de Abril de 2019 a las 00:49
MLP Pardos MLP Pardos
Rayos! Qué facilidad tienes para meternos de lleno en situaciones terribles!
10 de Abril de 2019 a las 06:38

  • MariaL Pardos MariaL Pardos
    Me sale con facilidad el lado macabro, si! jajajajja Gracias por pasarte! 23 de Abril de 2019 a las 06:14
~