Las hijas de la traición Seguir historia

lihuen Paola Stessens

Desde hace mucho tiempo los seres sobre naturales han perdido el liderazgo sobre el planeta tierra mientras que el clan humano, siendo el más hábil en la reproducción, posee la dominación absoluta. El ocultismo ha sido remplazado por la ciencia y su arma más letal, la tecnología; El desprecio hacia la raza humana ocupa los pensamientos de los clanes menores, cuya existencia ha quedado en el olvido. Todo cambia drásticamente cuando el volcán de la profecía hace erupción abriéndole las puertas a las deidades prisioneras, reiniciando así la guerra ente los clanes; las ordenes más poderosas tomarán sus posiciones tradicionales, más eso no evitara que grupos menores se revelen contra sus visiones limitadas buscando transcender lo prohibido y avanzar al más allá.


Fantasía Épico Todo público.

#magia #deidades #personajes-sobrenaturales #relaciones-peligrosas #misterios-ocultos #batallas-epicas-sobrenaturales #conficto-intergalactico
6
1618 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo

Las fugitivas corrían con gran agilidad saltando las piedras y los pequeños arroyuelos que se le interponían a su paso. Los temblores repentinos y el olor a azufre les advertían que su huida no había pasado inadvertida; él estaba despertando y se preparaba con un ataque mortal.

Las niñas, sin embargo, no detuvieron la marcha. El amargo tormento que habían padecido hasta ese día contrastaba filosamente con el sabor dulce que ya afloraba en sus cuerpos y mentes. Sabor a vida, sabor a libertad.

El sendero se tornó cada vez más angosto y escarpado por lo que las hermanas pegaron sus delgados cuerpos contra las paredes rocosas y continuaron avanzando con mucha dificultad. Desde abajo mil ojos las observaban en un mudo silencio. Pero no para Mucca. Desde que fueran arrojadas a la tierra del abandono, ella siempre advertía lo que su hermana ignoraba: el lamento tortuoso de los olvidados, el aullido si fin de los que se saben condenados para siempre...

En medio del ascenso, Mucca fue atravesada por lacerantes estocadas de angustia. Al mismo tiempo, los oídos le punzaban como si estuvieran a punto de explotar y el corazón desgarrado le rasgaba el alma. El tormento de los sin alma se estaba volviendo una carga pesada para ella, como si le hubieran colgado del cuello una roca gigante para obligarla a arrástrala cuesta arriba.

Instantáneamente, Seshei fue sacudida en cuerpo propio por las miserias de su hermana. No obstante, aquel padecimiento le era incomprensible. No entendía la conexión que unía a Mucca con los moradores del inframundo, no lo entendía y no lo aprobaba. Solo sabía que debían huir y regresar al mundo de donde las habían erradicado, ese mundo multicolor viviente que nada tenia que ver con las sombras lúgubres de su desafortunada prisión.

A Seshei le tomo unos segundos retomar el control de sus emociones y focalizarse en salvar a su gemela. Como por experiencia sabía que hablarle no serviría de nada, se deslizó cautelosamente por las rocas que las separaban y luego, cuando ya estaba casi a un metros cerca, comenzó a estirar el brazo derecho buscando alcanzarla. El contacto entre ellas siempre conseguía aliviar el sufrimiento, como si al estar entrelazadas volvieran a ser un mismo cuerpo. Era algo inexplicable pero siempre funcionaba. <<Solo necesito un empujoncito más>>, pensó Seshei, pero los pequeños pies resbalaron obligándola a aferrarse al muro con las dos manos.

En un acto de desesperación, Mucca se arrojó al vacío. Seshei no alcanzó a verla pero pudo oír el aullido de júbilo que profirieron los habitantes oscuros cuando vieron descender el cuerpo frágil de la niña sufriente.

Volvió a reinar el silencio. Los malditos habían ganado. <<¿Debería regresar?>>, se lamentó Seshei abogando un sollozo. El "no" le llegó como un soplido desde abajo. Era de Mucca. La estaba alentando a que escapara.<< ¿Por qué me haces esto, hermana? ¡Si hubieras aguantado un segundo más te abría alcanzado!>>, suspiró Seshei abatida. Pero de nada le serviría lamentarse. Debía resistir. Debía vencer. Debía vivir.

Se limpió las lágrimas y miró hacia arriba. El espectro la estaba esperando. Seshei hizo un esfuerzo sobre humano y reanudó el escape sabiendo que atrás quedaba su otra cara, su lado oscuro, su "yo" incomprensible. Su amada Mucca, la habitante misteriosa de los recónditos de su conciencia.

Los temblores sísmicos reaparecieron y el fuego líquido ya le pisaba los talones. Seshei saco fuerzas de donde pudo pero las paredes rocosas parecían tornándose cada vez más ásperas, más compactas, más impenetrables. Las lenguas de fuego emergían hambrientas saboreando de antemano el banquete prometido mientras el humo toxico le quemaba las fosas nasales. Pero Seshei no desistía. En cada fibra de su ser podía sentir las vibras de la naturaleza revitalizandola. Solo tenía que cerrar los ojos y recordar lo que nunca había olvidado. <<Los gigantes revestidos de hojas y flores, las pequeñas criaturas aladas volando a su lado y los seres cada vez más encogidos que la saludaban desde el suelo a medida que la serpiente emplumada las arrastraba hacia la tierra de la desolación>>.

Al fin, la chimenea más grande del mundo consiguió hacer erupción y arrasó con todo lo que encontró a su paso, derritiendo cada obstáculo. Como primicias, los primeros ríos carmesí bajaron presurosos por entre las rocas para desembocar en los bosques y los valles.

La gente aulló de terror. El pánico abundaba en los corazones de los testigos que presenciaron aquella escena aterradora. Primero oyeron sonidos estampido de los trueno y luego sintieron las bruscas vibraciones. Casi al instante vieron una nube negra que brotaba del volcán ganando en volumen a medida que el resoplido furioso del coloso aumentaba en fuerza. Debajo de la maza gaseosa emergían los caudales de la lava burbujeante que prometía aniquilarlo todo.

La naturaleza gimió de dolor cuando la muerte dejo caer su manto encendido. Pero el fuego, por mucho que se esfuerce, solo quema la superficie, mientras que la vida vuelve a resurgir desde las cenizas.

Seshei despertó...

8 de Abril de 2019 a las 00:12 4 Reporte Insertar 4
Leer el siguiente capítulo Capitulo I Gema: "Noche de brujas""

Comenta algo

Publica!
F. Ciamar F. Ciamar
Interesante introduccion..
27 de Mayo de 2019 a las 15:46
Daniel Arce Daniel Arce
Muy bueno seguiré leyendo
15 de Mayo de 2019 a las 11:39
Ereth Khial Ereth Khial
Buena introducción a una historia que promete!
12 de Abril de 2019 a las 05:02

~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 9 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión