EL NIDO DEL CAOS Seguir historia

dan-aragonz1552556782 Dan Aragonz

Las aguas del océano ártico revelan algo antiguo que duerme en sus profundidades.


Ciencia ficción No para niños menores de 13.

#dan-aragonz #El-nido-del-caos
Cuento corto
0
709 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

EL NIDO DEL CAOS



Nadie se tomó en serio el problema de las altas temperatura del océano ártico hasta que el desastre ocurrió y ya nadie pudo hacer nada al respecto. Ningún hombre en todo el planeta. La mayoría, solo alcanzó a inclinar su cabeza para mirar el cielo, con ojos sedientos de esperanza, a la espera que aquella colosal sombra, que bañó la superficie terrestre de oscuridad por un instante, solo fuera una horrible pesadilla. Pero por desgracia, no se trataba de un sueño. Era el precio que debían pagar por no escuchar a la naturaleza que durante milenos advirtió, sin que hicieran caso de ello. Se hablaba habló en páginas de Internet del fenómeno, donde se dedican a estudiar todo tipo de sucesos extraños que a la mayoría no le interesaba o lo veían como simples cuentos inverosímiles que se inventan las personas faltas de cordura. Pero cuando todo el planeta sintió en carne propia, que aquel meteorito caído hace milenios podía ser el causante de las atrocidades con que todos se levantaron aterrados ese lunes por la mañana, muchos vieron como sus planes futuros se evaporaron de sus cabezas para ocupar ese espacio con el miedo más poderoso que la raza humana experimentó hasta ese minuto; La etapa de gestación de lo que se escondía dentro de aquel meteorito llegó a su fin y los océanos en poco tiempo alcanzaron temperaturas que superaban los cien grados. Lo que hizo que las criaturas de las profundidades salieran despavoridas, intentando escapar para no terminar hervidos; calamares del tamaño de un edificio se posaron a lo largo de los muelles mientras el vapor que emanaban sus cuerpos rostizados dejaba a sus figuras amorfas varadas sin vida. Criaturas marinas jamás antes vistas volvieron locos a los espectadores de los barcos marinos, que no sabían qué demonios sucedía. Una cadena de televisión, que avisó meses atrás que el enorme meteorito en las profundidades había comenzado a aumentar su temperatura, insistiendo en que los propios pescadores en los sitios donde se había notado más el aumento habían decidido abandonar sus labores por el extraño comportamiento que tenían las aguas, no fue tomada en cuenta . Fue solo cuestión de tiempo que el planeta entrara en una histérica colectiva. No hubo ningún lugar donde esconderse cuando aquella dantesca aberración salió aleteando desde las profundidades del océano ártico. Lo único que alcanzaron a ver, quienes no murieron ahogados en la locura, fueron las bestiales alas de piedra que ayudaron a la criatura a salir de atmósfera de la tierra. El tiempo profundo retomaba su función en el planeta, y sobre la luna la bestia se posó y envolvió con sus enormes alas el satélite como si fuera un huevo que debía cuidar por el resto de la eternidad.

30 de Marzo de 2019 a las 10:41 1 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Raül Gay Pau Raül Gay Pau
Me ha gustado lo que he leído.
30 de Marzo de 2019 a las 05:43
~