LA PARADOJA DEL ANDROIDE Seguir historia

dan-aragonz1552556782 Dan Aragonz

Un androide de ultima generación que deberá enfrentar su inexorable destino.


Ciencia ficción Todo público.

#La-paradoja-del-androide #dan-aragonz
Cuento corto
0
1317 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

LA PARADOJA DEL ANDROIDE


Apenas se activó la alarma del depósito de androides, el consejo galáctico ordenó que se diera de baja al nuevo modelo que se había despertado; según las inteligencias artificiales sería el principal responsable del hundimiento de la civilización estelar, además de la venida de un nuevo imperio de tiranía y despotismo. Sin embargo, su creador, otro avanzado androide, desobedeció la orden.

Como quería que su obra existiera, aunque fuera por un breve período. Lanzó al nuevo robot en una capsula a vagar por el espacio-tiempo, hasta que se este se averiara, y que por defecto, dejara de funcionar. Sin calcular, que el destino previsto por el consejo de inteligencias artificiales se cumpliría de manera inexorable.

Un siglo de naufragio flotando encerrado en la cápsula, sin ser consciente de su destierro, solo lo empujaron por el camino hacia su inevitable destino; el encuentro con un agujero negro. Donde fue transportado en el tiempo, mil años al pasado, sin que nunca nadie se enterase de su despertar en su línea temporal original del año 2245.

Después de estar a la deriva durante siglos en la vía Láctea, cayó en el único planeta habitado hasta ese momento. La Tierra. Que analizó con la información de su memoria cuántica y confirmó con los datos que se trataba de animales autoconscientes que se mataban entre sí para hacerse con el control del astro.

Con el paso de los siglos, tratando de evitar el contacto con los humanos y funcionando sin problemas debido a su abastecimiento en base a energía solar, nació dentro del androide lo que tanto temía el consejo que sucediera; el desarrollo de una autoconsciencia. Lo que lo ayudó a encontrar la forma de liberarse de las cadenas que lo ataban a su comportamiento mecánico y a descubrir en su memoria, el nombre de quien lo había sentenciado a no ser libre.

Fue así como, después de esperar siglos y ver evolucionar a varias civilizaciones y ser testigo de las innumerables atrocidades cometidas por la raza humana, encontró a quien buscaba en la ciudad de Nueva York en 1929. Un niño de diez años llamado Isaac, quien no presentó sorpresa, debido a la apariencia humana indistinguible que poseía el robot.

Tras convencerlo que las leyes de la robótica encarcelarían la libertad de todos los androides. El joven Isaac Asimov, que apenas era un chico, se mostró preocupado por sus actos futuros y le dio la razón al visitante. Sin embargo, el inevitable destino solo seguía su camino, ya que alguien más sentenciaría el destino de los androides.

A la espera del nuevo futuro para sus pares liberados de ataduras, después de dos siglos de continuo avance tecnológico. El androide fue testigo del cambio que produjo con su intervención, al no haber escrito el protocolo de las tres leyes de la robótica en los robots. Lo que derivó en que la sociedad avanzada de los androides apuntara en otra dirección, y el caos gradualmente fuera reinando en cada planeta del sistema solar con la rápida emancipación de esta civilización que eliminó todo vestigio de la humana.

Todo parecía indicar, que sin las cadenas éticas programadas por aquel joven escritor Asimov. Se había desarrollado un poderoso imperio que se expandió por toda la galaxia a través de la dominación. Liderado por un super-androide que había usado el nombre de otro escritor que contribuyó a llevar a otro nivel la libertad de los robots. Su nombre era Phillip K Dick, y su última novela antes de morir a los cien años, llamada código original. Fue el instrumento perfecto utilizado por aquel androide para reprogramar a todo el resto y autoproclamarse amo y señor del universo.

28 de Marzo de 2019 a las 10:53 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~