El último día Seguir historia

wereyes Waldo Reyes

¿Qué desearías en el último día de tu vida?


Cuento Sólo para mayores de 18. © (C) 2019 todos los derechos reservados

#cuento #muerte #reyes #corto #pecados #fin #dia #ultimo #cuervo #parca #waldo #buitre #el-último-día
Cuento corto
0
3325 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El último día

Permanecía parado sobre la banca cuando lo vi aterrizar envuelto en un remolino de polvo negro. Se sentó frente a mí, me miraba con un ojo, giraba la cabeza y me miraba con el otro.

—¿Quién eres? —pregunté.

—¿Quién quieres qué sea? —respondió él.

«He estado volando desde que nacieron los hombres, mis alas están cansadas, sin embargo el apetito del hombre no tiene límites. Dónde haya aquel que desee, en su último momento, lo que la esencia de sí mismo quiera, estaré yo: el ángel del final»

—En este momento de tu muerte ¿qué quieres? —preguntó la aparición.

Era un ave enorme, de tres metros y medio de altura, parecía cualquier cosa menos un ser espiritual o como se proclamaría más tarde un “ángel”. En vez de ángel parecía un buitre. Tenía el cogote pelado, pero su cabeza era de cuervo. Tenía un color negro brillante, absoluto y necrótico. Sus alas de albatros se extendían por mas de cinco metros. Un ave impresionante... sí muy impresionante, pero olía a pollo mojado.

—Dime tu deseo.

Cavilé un instante, eran mis últimos momentos, no creo que la espera le importase.

—¿Eres el espectro del fin. ¿Verdad?

—Si así lo quieres, sí. En verdad soy un “ángel”.

—¿Qué desearon otros? —pregunté.

El extraño animal movió su cabeza en todas direcciones, al parecer se hallaba confuso.

«De los ciento nueve mil millones de su especie a los que he cuestionado, este es el primero que pregunta esto... después de tantos millones de años, me estarán poniendo a prueba... a mí el hado final, que locura».

—Te daré los ejemplos más comunes —contestó confundido aún.


El mitológico ser desplegó una esfera de luz, en el centro se veían imágenes.


Se mostraba un viejo con todos los años del mundo.

—Quiero juventud, quiero hermosas mujeres, mientras más jóvenes mejor —se le chorreaba la saliva por sus escasos y amarillos dientes al decir esto—, para poder hacerlas mías de todas las formas que me de la gana y que me den todo el placer posible por siempre —dijo el anciano libidinoso.

—Es propio de ustedes. Sin embargo, no encuentro a ninguna mujer joven y hermosa que esté dispuesta a lo que tú quieres.

—No tendrás tu deseo completo. Vas a tu fin y sí, satisfarás tu quemante lascivia... con cadáveres podridos con cuero seco por piel, por toda la eternidad.


La imagen se llenó de bruma y se refrescó


—¡Quiero oro mucho oro, quiero tener toda la riqueza del mundo! —exclamó una anciana de apellido Bonafonte.

—Será tuyo todo el oro y la plata, toda creación artística será tuya, todo el dinero formará montañas a tus pies. Ante ti se rendirá todo lo creado por el hombre.

Los ojos de la anciana brillaron de ambición.

—Todo el mundo te pertenecerá... por un segundo. Luego morirás y vagarás por la eternidad vestida con harapos persiguiendo una moneda de oro, del tamaño del sol, la cual nunca alcanzarás.


La neblina borró la visión.


—Quiero las mejores comidas: langosta, ostiones, centollas, trufas, salmón, caviar, filetes de cerdo y vacuno, pollos a la menta, carne de ballena, fritanga de sangre de pudú... Helados, muchos helados de chocolate, frambuesa, vainilla, sesos de mono... Pasteles de las más deliciosas cremas, aceite de palma... para devorarlos todos... Licores sabrosos licores... —decía y babeaba la gorda de doscientos kilos.

—Muy bien tendrás todo al mismo tiempo. —La mujer explotó llena de comida y manjares.


Se nubló de nuevo la imagen.


—Yo quiero estar tranquilo, no quiero moverme, el trabajo es para los tontos, tengo sueño perdóname. No quiero abrir un ojo porque tendría que abrir el otro.

—¿Así que ni siquiera te levantarás para morir?, entonces caminarás por siempre.


La esfera mostró nuevas escenas.


—¡Quiero los territorios que nos han robado! ¡Deben morir! ¡Nadie puede abofetearme! ¡Uno me dijo imbécil!... ¡esos infieles, esa afrenta no se puede perdonar... los exterminaré! ¡Quiero que todos sean destruidos!

—La tierra estaba ahí antes que tu gente. Morir ¿por no ser iguales a ti? ¿Te abofetearon y quieres bombardearlos? ¿No es tu religión y quieres exterminarlos? No lo haré. Te convertirás en una espiga, mecida por el viento.


La realidad se esfumó otra vez.


—Quiero esos ojos de color verde agua. Deseo esa cara de escultura griega de proporciones áureas. Necesito eso pechos perfectos y ese trasero enorme y deseable. Quiero ese pelo, rubio de trigo maduro, largo y sedoso. Quiero pesar cincuenta y siete kilos. Quiero esos labios, de color bermellón, llenos y esa mirada sensual. Esas piernas torneadas a mano. Quiero que todo el mundo me ame como a ella y ser estrella de Hollywood como ella. Quiero la fortuna de ella y ese hombre hermoso que tiene por novio. Quiero todo de ella. Quiero ser ella.

—Muy bien, serás ella. Morirás de un doloroso cáncer mañana.


El sino de las ondas del espacio-tiempo se interrumpió de nuevo.


—Quiero una estatua de doscientos metros de altura. Que la gente me recuerde por siempre. Que por siempre sepan que fui mejor que todos. Que el mundo no existiría sin mi presencia y que todo el mundo sepa que aunque no hayan podido amar a alguien, al menos me amaron a mi. Que el Universo gire en torno a mí. La estatua debe ser de oro puro y la personas deberán rendirme pleitesía.

—Eres temporal. Tu estatua sera de estiércol y nadie te recordará.


La esfera del tiempo efímero se disolvió.


—¿Entonces, has pensado que quieres?

—Sí, lo único que quiero es... ver las sonrientes caras de mis hijas y de mi mujer antes que mis ojos se cierren. No quiero nada más.

El ser quedó perplejo y se sintió aliviado, en su pico mortuorio se dibujaba algo parecido a una sonrisa.

—¡Por fin! ¡Por fin! ¡Soy libre! Eres el único que ha deseado algo simple y puro. Las verás y tendrás tu descanso eterno y también yo descansaré por fin.

Salté de la banca. Se descorrió el lazo. Sentí como crujió mi cuello y vi mi deseo cumplido.

El ave lanzó un último graznido y extendió sus alas para desaparecer en la neblina de la noche para siempre.


27 de Marzo de 2019 a las 00:50 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~