Calles sin almas Seguir historia

mlpardos MariaL Pardos

Siria, un país asolado por la destrucción, es un destino deseado para los reporteros de guerra y corresponsales más avezados. ¿Alguno se hubiera negado a la propuesta que le hicieron a Grace? Seguramente no, cuando se trataba del reportaje de su vida.


Acción Sólo para mayores de 18.

#romance #aventuras #guerra #acción
51
695 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Prólogo


No había ni un ápice de dignidad en aquello.

Cuerpos mutilados, ensangrentados, tirados de cualquier manera, como si la muerte los hubiese sorprendido en el peor momento.

Me incliné hacia un lado, sofocada por una arcada, pero unas manos me sujetaron de la cintura y tiraron de mí, sin darme opción a vomitar el agua que había bebido una hora antes, y que era todo lo que tenía en el estómago.

Iba descalza y mis pies pisaban…, no sé lo que pisaban, porque no quería verlo, ni saberlo. La sospecha era suficiente para que no quisiera seguir andando por esa calle.

Los mismos brazos que me conducían calle adelante, de forma apresurada, me izaron como si no pesara más que un saco de plumas.

El hombre me cargó sobre uno de sus anchos hombros sin pedir mi opinión. Era una postura bastante humillante, que no hubiese tolerado en otras circunstancias, pero que agradecí en ese momento. Cualquier cosa antes de seguir pisando los restos humanos desparramados en el asfalto.

De todas formas, y solo de pensarlo, vomité el agua.

—¡Joder! —exclamó mi portador.

—Lo siento —murmuré.

Él me chistó para que guardara silencio, y se acercó a uno de los otros hombres al que le dio una orden apresurada.

Este asintió y echó un vistazo, antes de quitarle a un cadáver unas botas viejas, pero flexibles.

El que me cargaba dio una orden y los hombres se repartieron a izquierda y derecha de la calle, parapetándose en zaguanes derruidos y entradas de viviendas, tan laceradas por las balas que parecían a punto de desplomarse.

El hombre que cargaba conmigo y el que había cogido las botas se pararon en un portal. El de las botas se apostó al pie de las escaleras, apuntando con su arma hacia arriba, y mi porteador me hizo sentarme en el suelo cubierto de cascotes.

Tenía cara de enfadado, supongo que yo también lo estaría si alguien acabara de vomitarme en la espalda.

Aun así, se quitó el shemagh que le cubría la cabeza y me limpió los pies con él.

—Lo siento —volví a susurrar.

Él no dijo nada, ni siquiera me miró. Me puso las botas del muerto, que me iban enormes, e indicó a su compañero que seguíamos.

—La mano en mi espalda y no te despegues —me dijo, antes de salir de nuevo a la calle pavimentada de muertos.

Ya no quise mirar, temía una nueva arcada.

Las botas me iban enormes y estaban húmedas por dentro. La plantilla debía hacer mucho que se había fundido con la piel de los pies del dueño, pero no me importaba, al menos ya no pisaba nada viscoso.

Los seis hombres, por delante de nosotros, apuntaban con sus armas, alternativamente, a lo alto de los edificios y al frente.

La luz grisácea del amanecer hacía cada vez más nítidos los cuerpos caídos, la sangre no era roja ya, tenía un tono amarronado, enfermizo.

Contuve un sollozo.

Acababa de ver la puerta de una casa incendiada. En la entrada se amontonaban varios cuerpos, seguramente la familia, todos carbonizados.

Resbalé en un charco de sangre y estuve a punto de caer. Me agarré con más fuerza a la camisa del hombre que me precedía.

Entonces, cuando la luz naciente hizo visible el caos en donde nos habíamos metido, quise cerrar los ojos. No era solo la calle que acabábamos de dejar atrás, era la adyacente, y la otra y la de más allá. Como si el ángel, al que el Dios de Israel había ordenado matar a los primogénitos de los egipcios, se hubiese vuelto loco y decidido exterminar, de forma cruenta, a toda una ciudad.

El colmo fue ver el cadáver de un bebé destripado, arropado todavía por los brazos de su madre, también muerta.

Mi cordura se iba a hacer trizas y las fuerzas me abandonaron.

Caí de rodillas.

No podría soportar aquello.


26 de Marzo de 2019 a las 11:51 6 Reporte Insertar 53
Leer el siguiente capítulo 1

Comenta algo

Publica!
Paola Stessens Paola Stessens
una descripción escalofriante de los estragos de la guerra, un tema que siempre me impresiona mucho
Will Sawyer Will Sawyer
He llegado aquí despues de leer tu cuento de humor y me ha impresionado este comienzo.
Jaime Perry Jaime Perry
Pues tenías razón! Vengo de tu anuncio en la comunidas y no parece apto para estómagos débiles. Aun así está muy bien escrito y me apunto a seguir leyendo.
Pilar Belli Pilar Belli
Vaya comienzo! Te sigo, que necesito saber cómo se ha llegado hasta aquí. Tiene muy buena pinta, te felicito
Ereth Khial Ereth Khial
Buena introducción!
Amancio Mendez Amancio Mendez
A esto se llama empezar duro! Deseando que continúes porque me dejaste con la curiosidad
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 14 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas