Anexus: la orden perdida Seguir historia

V
Victor Gonzalez


Clay encuentra una de las aramas más poderosas, sin querer realiza un contrato con esta. Tras un tiempo se da cuenta de que su sueño se ve interrumpido por el arma y lucha para cumplir su sueño en una batalla por separarse del arma.


Aventura No para niños menores de 13.

#Anexus
0
499 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los miércoles
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo: primera parte

Hace 200 años...

Ding dong ding dong(sonidos de campana)

"Oye has oido?"
"Cuenta, cuenta"
"Mañana le ejecutan"
"Enserio?!"

Fiaunnn(mirada de la gente)

"Moo... , no grites llamas la atencion"(susurrando)
"Perdón... , pero enserio lo van a ejecutar a èl... el último caballero de esa orden?"
"Sí así es, ejecutarán al Rey demonio"

***

Bla bla bla bla bla(gente hablando)

Habia un hombre encajado en una roca revestida de hierro del tamaño de una habitación medianamente grande. La piedra parecía ser volcánica.

Era un hombre de pelo rojo y ojos rojos la temperatura alrededor de el era alta. Debido ha esto varias mujeres equivocaron el calor con amor y se sonrojaban mientras le enviaban sonrisas coquetas. El hombre parecía estar tranquilo como si fuese lo más normal del mundo. No se podía detectar rastro de malicia en el.

Shhhiiippppp clanc(puerta abriendose)

"Ahí viene"
"Primer ministro Goten"

De las puertas salió un hombre con una larga barba, debia de tener unos 30 años, su pelo era morado y tenía los brazos llenos de cicatrices.

Tras dirigir una mirada a la multitud anunció...

"Como muchos sabréis mi nombre es Goten y soy el primer ministro, la mano derecha de su majestad"

Su voz era potente pero amable, al oírla gran parte de la multitud se silencio. Sin embargo las personas más fuertes entre las personas que habian ido ha husmear se dieron cuenta de la presión que esta ejercía.

"Hoy estoy aquí en persona para anunciar la ejecución de aquel al que se le ha dado el nombre de Rey demonio, Fedrech Flamor, quien junto con los otros cuatro Anexos traicionaron y destruyeron su reino para mas tarde partir a derrocar otros países solamente por avaricia y rencor"

Al ver que había conseguido la atecion de todos echó una mirada asesina a Fedrech.

El se le devolvió la misma mirada quince veces más fuerte.

Tch(el ministro chasquido la lengua)

Acto seguido le dedicó una sonrisa burlona para provocarle. De sus ojos emanaba una luz... no, no podia llamarse luz, era algo mas oscuro, él no reaccionó.

En cambio pestañeo, al volver a abrir los ojos uno de los guardias estaba ardiendo.

"Nieve?"

La gente había empezado a mirar al cielo al oír ese comentario.

'Nieve? No puede ser estamos en medio del verano... Espera esta caliente no será...'

Echó un vistazo al criminal, de su ojo no paraba de salir humo. El primer ministro lo miro con terror.

"Vamos, enserio, me estáis subestimado, digo, ambos sabemos que ya podría haber derretido esta pedrusco, aunque no ganaría mucho, estoy viejo y me aburriria mucho si sigo vivo"

Goten retrocedió.

Phsss(gente susurrando)

"Peeeeero de todas maneras no quiero dar una mala impresion"

Goten callo al suelo.

Phsss Phsss Phsss(mucha gente susurrando)

Al darse cuenta de su error el primer ministro grito...

"Ahora ejecutenlo!"

Los soldados se miraron con miedo y lentamente alzaron las espadas.

El Fedrech sonrió por primera vez en mucho tiempo.

Hhumm(en tono de quererse valorar)

El Rey Demonio miro a la ciudad y dijo...

"No soy el único"

Shhhiii Crusss(sonido de dos espadas cortando)

Una vez muerto los soldados soltaron las espadas las cuales se derritieron haciendo la forma de una amapola en llamas con el caballero en el centro.

Al ver eso la multitud se silencio ante la belleza de esa flor.

Plac plac plac plac(pisadas de armaduras)

No mucho después el agradable silencio fue interrumpido.

Un soldado con una armadura notoria se adelantó y con un tono cortes e imponente...

"Señor ministro"

Era un señor de edad avanzada con una pequeña perilla y con un casco que le cubría toda la cabeza excepto la cara.

"Es el ex-heroe que acabó con uno de los Anexus"
"Que?!"

El hombre que acababa de aparecer era aquel que derrotó a uno de los Anexus y participó en más de veinte batallas contra ellos, Christoph Yolate, el destructor de montañas.

"Ge...General que hace usted aqui"

El casi viejo general puso una cara sería.

"Señor ministro, los gremios protectores nos acaban de comunicar que las dos Anexus que poseiamos han sido robadas, y que tras escuchar distintos testimonios hemos podido descubrir la identidad del ladron, al parecer es de esa orden"

"Ninguno de los Anexo deberia estar vivo"

El señor que lo miro fijamente recordó como estaba el lugar donde se guardaban las Anexus...

"Lo lamento pero he de corregirle, no lo ha robado un Anexo... de hecho ha sido un Anexus"

No había nada.

"..."

El hombre no podía esconder su impresión, ya que conocía bien el poder de estos.

Christoph encaminó permaneció inmutable. Pero al ver la expresión del ministro solicitó...

"Señor ministro, le imploro que me deje abandonar mi puesto de guardia y perseguir al sujeto que a robado las armas"

El hombre por primera vez en mucho tiempo mostró excitación. Al pensar en el hombre que pudo controlar una de las Anexus-Five, no podía resistir las ganas de entablar una lucha contra el.

"Sí... sí por supuesto"

El general dejo ver una pequeña sonrisa ansiosa. La pupila de sus ojos se convirtió en piedra negra.

25 de Marzo de 2019 a las 23:20 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los miércoles.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~