Mi diario tg Seguir historia

historiastg Elizabeth Pensilvania

Se encontro un diario de un chico que se transformo poco a poco en chica


Fantasía Viaje en el tiempo Todo público.

#diario #transformacion #tg
0
431 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Mi querido diario Cap 1

Hola soy Martin y tengo 16 años, este es mi diario y comencé este diario porque me está pasando algo muy extraño, hace días que intento entender lo que me está pasando, la única válvula de escape que tengo es este diario y voy a contar lo que me está pasando. Hace unos días siento como algo está cambiando en mi interior y no entiendo por qué me está pasando estas cosas. Como eres mi diario te lo contare creo que me estoy transformando en otra cosa y siento los cambios, puede ser que dentro de un mes descubra en lo que me transformado, guárdame el secreto querido diario pero creo que me estoy transformando en una mujer.

Soy un chico de pelo oscuro, con el rostro pecoso, ojos azules, no soy muy alto 1,70 y peso 66 kilos, no tengo un cuerpo atlético y soy del montón. Poco a poco iré poniendo mis cambios.

Hola querido diario, quiero escribir mis cambios y mi lenta transformación, voy sintiendo que mi cuerpo está cambiando. Nadie se da cuenta de mis cambios pero yo lo voy sintiendo poco a poco, te preguntaras porque creo que me estoy transformando en mujer, es algo que siento por dentro, me siento muy femenino, aunque no se note por fuera. Me miro al espejo después de cada ducha y veo que mis pezones se marcan más, hasta están más sensibles, tengo una cinta métrica y veo que mi pecho está aumentando, aunque no se note mucho, voy ganando unos centímetros, eso me quita de la cabeza que me esté volviendo loco. Mi madre se llama Dafne y tiene 42 años, es delgada, pelo oscuro y bastante largo, se lo dejo bastante corto hace unas semanas y estreno nuevas gafas. Para tener cuarenta años aparenta tener casi unos veinte años. Cuando estamos en casa desayunando, comiendo o cenando yo intento sacar cualquier tema antes de hablar de mis cambios. Ella trabaja en casa escribiendo y podemos estar juntos. Mientras estábamos cenando me sentía raro, la camiseta estaba rozando demasiado con mis sensibles pezones y mama me pregunto que me pasaba. Yo le dije que recibí un pelotazo y me dolía, ella me sonrió pensando que era cosas de chicos. Cuando me fui a mi habitación me puse un poco de cinta aislante en los pezones para que no se notaran que estaban creciendo.

Espero que no se me notara los pezones, estaban muy grandes y parte de eso los pezones estaban muy duros, solo esperaba que no se notaran mucho, había pasado un par de días sin salir a la calle, estaba muerto de miedo con mi lenta evolución femenina. Tessa fue a buscarme a casa, ella es una chica de mi edad, pelo castaño, cuerpo delgaducho y pocas curvas femeninas. Ella me estuvo mirando fijamente mientras andábamos por la calle, no quería dejar de cruzarme de brazos, tenía miedo que se me notaran los pezones. Intentaba comenzar hablar de cosas que nos gustara para que no se fijara en mis pezones "Hace un buen día, que película veremos en el cine" Al andar por la calle, vivimos en una zona residencial. Como siempre Wan un maldito gamberro de tres al cuarto de nuestra clase, paso a toda velocidad al lado mío y me dio un empujón, yo y Tessa caímos tras unos arbustos y ella me comenzó a tocar el pecho, le mire con miedo ya que estaba notando mis pezones "Que es esto ¿Qué le pasa a tus pezones?

Tessa me miro a los ojos y vio que tenía un rostro de avergonzado, algo parecido a placer, no podía esconder mi querido diario que tocarme los pezones tan sensibles era algo erótico para mí, ella me miro a los ojos, esos ojos tan bonitos verdes, mi querido diario tengo que decirte que me gusta mucho mi amiga. Ella me palpo el pecho extrañado, porque era algo muy familiar para ella, ya que también tenía pechos.

-¿Martin que te esta pasando, tu pecho?

Yo negué con la cabeza, mi querido diario no quería que ella pensara que era un bicho raro, pero era un bicho raro que se estaba transformando en mujer, pero ella era mi amiga y como lo podría escribir también podría contarle mis problemas.

-Tessa me estoy transformando en mujer, lo estoy sintiendo....

Mi querido diario ella puso una mirada extrañada ya que no podía creerlo, suspire y me levante mi camiseta, ella vio mis areolas, también vio esos pezones que estaba creciendo, estábamos seguros detrás de esos arbustos.

-¿Pero qué es eso, que le pasan a tus pezones?

Negué con la cabeza y suspire:

-Desde hace un tiempo siento que me estoy transformando en mujer, aparte de este crecimiento de mis pezones, siento un hormigueo en mi cuerpo, siento como están en crecimiento totalmente, siento que me crecen los pechos..

Mi querido diario Tessa le costó creerme pero tuvo que hacerlo porque mis pezones eran como los suyos, era extraño pero sentía como goteaban leche materna mis pezones, ella me miro la camiseta y vio que la tenía manchada por la parte de los pezones, se llevó la mano a la cara ya que no podía ser que estuviera soltando algo de leche. Ella me toco los pezones y al hacerlo más goteaban sin cesar:

-No puede ser los chicos no le crecen los pechos, no tienen leche materna.

Suspire y me cruce de brazos:

-Lo has vito, has visto mis pechos, mis pezones, como goteaban leche materna.....Ayúdame.

Tessa suspiro:

-Quiero ayudarte pero es tan difícil Martin, vamos a cambiarte de ropa.

Mi querido diario fuimos a casa y me cambie de ropa frente a ella, ella se acercó a mí y me acaricio los pechos, veía que los tenía algo más marcados, se quitó su camiseta y se quitó su sujetador y comparo mis pechos con los suyos, se quedó asombrada por que se parecían algo a sus pequeños senos. Se fue poniendo de rodillas y acaricio mis caderas, se quedó asombrada ya que estaban tan marcadas como las suyas. Me sentí algo de valor para bajarme los calzoncillos y ella pudo observar como tenía menos pene y como se estaba marcando una especie de vagina. Ella se bajó los pantalones y se bajó las bragas, comparo su vagina con la que comenzaba a tener yo, ella negó con la cabeza y nos miremos los dos desnudos al espejo de mi habitación.

-No puede ser Martin.

Había tanta confianza entre nosotros por crecer juntos, yo sentí un escalofrió y me gire para enseñarle que me había crecido un poco las nalgas, ella también se giró para poder comparar mi culo con el suyo, suspiro porque yo tenía más trasero que ella:

-Ains hasta tu que te estas transformando en mujer tienes más culo que yo.

25 de Marzo de 2019 a las 15:00 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Cap 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión