Estas en mi mente Seguir historia

E
Eva Zar


Elia es una joven con un relativo atractivo, un buen trabajo y un círculo de amistades bastante amplio. Aparentemente resuelta y segura de sí misma pero con algunas sombras que seguramente ni ella conoce.


Suspenso/Misterio No para niños menores de 13.
0
445 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Hoy es un gran día

Abrió la pesada puerta del portal y con un par de pasos se colocó en la acera. El chirrido de la puerta al cerrarse se confundía con los ruidos que procedían del bullicio de la calle. Coches que iban y venían, sirenas de ambulancias y risas y conversaciones de la gente que pasaba.

Elia tomó aire y suspiró. En su cara comenzó a dibujarse una gran sonrisa a la vez que sus ojos se entrecerraban por los rayos sol que chocaban con su cara.

"Hoy definitivamente va a ser un gran día, probablemente el mejor día de mi vida", pensó.

Y con paso firme se dirigió calle arriba en busca de su coche. Cosas importantes estaban por venir y tenía que ponerse en marcha.


Cuando llegó hasta su coche se montó y empezó a repasar mentalmente todas las tareas que tenía que realizar antes de la noche. " Tiene que ser todo perfecto", se dijo, y poniendo en marcha la radio de su coche aceleró y se unió al intenso tráfico que hacía que la calle pareciera un gran río de colores y se alejó cantando y organizando en voz alta todo lo que tenía que hacer antes de las nueve. A esa hora no sólo empezaría una gran noche sino también, como ella pensaba, un gran y feliz momento de su vida. "Por fin va a llegar lo que tanto he deseado", pensó y una gran sonrisa volvió a llenar su cara.


Mientras hacía los recados que tenía pendientes ensoñaba con lo que sucedería esa noche. Iba tan distraída que sin querer chocó con alguien en uno de los pasillos del supermercado.

Al levantar la vista vió a Miranda, una de las amigas con las que acostumbraba a salir por las noches y con quien tantas cosas había compartido y que era conocedora de sino todas, cadi todas sus historias.

Elia se sobresaltó al oir la voz de Miranda que le saludaba efusivamente y al cruzar sus miradas su amiga se dio cuenta de que se había asustado.

- ¿ Qué te pasa Elia? ¿Te he asustado? ¿Qué haces a estas horas comprando? Uy!! Cuantas cosas llevas!! ¿Hay algo que no me has contado? - dijo Miranda mientras con su mirada curioseaba lo que su amiga llevaba en el carro de la compra.

Elia se sintió un tanto molesta ante el interrogatorio de Miranda. Aun así decidió contestar a sus preguntas, eso sí, sin darle demasiada información y respondiendo con un aire bastante desinteresado.

- Tenía que hacer unas gestiones por la zona así que aprovechando que he madrugado he decidido hacer algunas compras - respondió Elia, dirigiendo sus ojos hacia las estanterias con el objetivo de cortar la conversación.

Pero Miranda era una persona a la que le gustaba enterarse de todo e intuía que su amiga no le estaba contando algo jugoso, por lo que su interés en lugar de decrecer había aumentando tanto que incluso sus pupilas estaban un poco dilatadas y se entreveía una sonrisilla pícara en su blanca y hermosa cara.

- Elia, ¡ No me dejes así! Aquí pasa algo que no me estás contando... Crema de depilar, medias, sales de baño, champán, varias botellas de vino.... Eso creo que dice que alguien tiene una cita..., me equivoco? Dijo Miranda, observando a su amiga con ojos inquisitores, lo que hizo que Elia se molestara más aún.

- Miranda, ¡ No seas cotilla!! - le respondió. Tu y tus fantasías románticas de siempre. ¡Cuando vas a madurar! . No hay nada de raro en mi carro. Cosas que necesito y algunas que ha encargado mi vecina. No fabules. Hoy es un día como otro cualquiera - dijo enfurruñada.

- Entonces, si no tienes una cita, no veremos esta noche, ¿no? ¿ No lo habrás olvidado? Replicó Miranda con un tono un tanto impertinente.

- ¿Esta...esta noche? - balbuceó Elia

- Elia , ¡no me lo puedo creer! - contestó un tanto airada Miranda. Y añadió: ¡es el cumpleaños de Belén!

Elia lo había olvidado completamente. Y tras un silencio un tanto incómodo que le pareció eterno su amiga volvió a dirigirse a ella mientras la fusilaba con la mirada:

- ¿No me dirás que no vienes por lo que pasó con Javi?. No le hagas caso. No merece la pena y además tampoco es tan guapo...

-¡No! ¡ Qué dices! Ese es un imbécil y no me interesa nada.

- ¿Seguro? - dijo Miranda antes de que su amiga hubiera podido a duras penas acabar la frase.

Elia viendo que estar a la defensiva no le iba a ayudar a quitarse a su amiga de encima , añadió poniendo una sonrisa bastante forzada.

- de verdad, que estoy bien. Javi me parecía mono pero viendo su comportamiento ya no me atrae en absoluto. ¡Había olvidado completamente lo del cumpleaños de Belén! ¡ Qué cabeza! - dijo fingiendo una carcajada. Tengo una cena con unos clientes a la que puedo faltar, pero si no acabamos muy tarde prometo pasarme por el cumple. ¡Seguro que lo pasamos genial!. Y dando un fuerte abrazo a su amiga, se despidió con prisa dirigiéndose a la caja a pagar mientras cruzaba los dedos para que no hubiera mucha gente y poder salir corriendo antes de que Miranda quisiera ir a por el segundo asalto del interrogatorio.

Mientras se perdía entre la gente, oyó la voz chillona de Miranda que le decía: ¡espero verte luego guapa!

Elia pagó y metió la compra en la bolsa tan rápido como pudo y salió del supermercado en dirección a su coche. Metió las bolsas en el maletero, se sentó, se abrochó el cinturón mientras arrancaba el coche y aceleró saliendo del parking tan veloz que a punto estuvo de chocarse con otro coche. ¡ Tranquila Elia! - dijo en voz alta. Respiró profundamente y prosiguió su camino.

- Hay mucho que hacer - pensó. Y su coche desapareció en la carretera.

25 de Marzo de 2019 a las 16:49 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Elia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión