LA PRINCIPITA Seguir historia

camilo-restrepo1553485419 Camilo Restrepo

esta obra nos muestra una historia alternativa, de como pudo proseguir este relato universal.


Romance Romance adulto joven Todo público.

#laprincipita
1
517 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

EL COMIENZO DE UN NUEVO VIAJE

Al terminar la charla con la serpiente, el Principito piensa, que en la distancia, se encuentra su asteroide, y en él, esta aquella rosa que posee ese misterioso aroma a canela, naranja y brisa de mañana, no logra contener la alegría y deja ver una pequeña pero tierna sonrisa, eso es lo que significa tener lleno tu corazón, pensó él.

De un momento a otro el Principito se levanta y dice a sus amigos: es hora de partir, agradezco todo lo que pasamos juntos y no cambiaría ningún segundo que pasamos juntos, pude ver su mundo y ustedes el mío, los mira con nostalgia, toma su bufanda con fuerza, se le ve una gran determinación y emprende el viaje de regreso a su asteroide.

A lo lejos en el espacio, el Principito piensa preocupado en cómo estará su amada rosa, aquella que dejo un día con su bozal para que el viento y los tigres no la dañaran, reía con ternura mientras recordaba las palabras de su amada rosa; me defenderé con mis espinas de los tigres, todo aquel que desee hacerme mal, lo pinchare, la dulzura que provocaba aquel recuerdo, fue tanta que le provoco un exceso de energía en sus estrellas y de esta manera pudo viajar a su máxima velocidad, mientras el Principito recorría el cosmos a toda marcha, iba observando como el universo se expandía ante sus ojos, quería compartir todas su experiencias con sus amigos y su amada rosa, voló tan rápido por el universo que a las pocas horas ya se encontraba exactamente a la entrada de su asteroide, el Principito descendió en un lugar donde la rosa no lo viera, para así poder darle una sorpresa.

Mientras el Principito se escabullía entre las pequeñas montañas de su asteroide para no ser visto, la rosa pensaba para sí misma: ¿estará bien mi cuidador, mi cariño? sonreía con nostalgia al no poder verle, y mucho mas, al saber que él no podía acariciarle; la rosa al notar este pensamiento tan romántico, enrojeció tan intensamente que parecía un faro de luz roja, que iluminaba todo el lugar; en la distancia el Principito nota enrojecer la luz del cielo, sabe lo que sucede, y piensa: ¿porque la rosa se abra avergonzado?, camina entre las montañas, hasta que logra ver en la distancia como se dibuja la silueta de su única y amada rosa, cada paso que da el Principito, lo acerca mas y mas a su tan esperado reencuentro, el aire le falta y su vista se hace borrosa, no porque le duela algo, sino porque sus ojos comienzan a gotear, la sensación de nostalgia estaba a punto de acabar, el momento prometido iba a suceder.

La rosa en medio de su vergüenza no se percata, que se aproxima su cuidador, ella sigue ensimismada y avergonzada hasta su ultima espina, la sensación de soledad que la invade, comienza a doler, sin embargo pensaba que cada precioso sentimiento vivido, era valioso, y que debía atesorarlo en su alma. La rosa lograr calmar sus sentimientos, se siente un poco tonta por tener esos pensamientos y a la vez feliz, porque sabe que vale la pena cada minuto de espera, gira para tomar un poco de sol, y a la distancia logra ver como se dibuja la silueta de un pequeño rubio de sonrisa encantadora mientras brilla con la luz del atardecer, la espera había terminado y se acercaba el momento soñado para la rosa, veía su amor acercarse con lagrimas en sus ojos, la rosa pensaba ¿será un sueño?- porque si es así, no quiero despertar jamás.

25 de Marzo de 2019 a las 03:55 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo EL REENCUENTRO

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 2 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión