Proyecto: Nuevo mundo Seguir historia

whiteeyedshinigami Leopoldo Iglesias

Leo, un chico de secundaria más del montón, con la diferencia que tiene la ambición de convertirse en alguien que elimine el mal en todo el mundo, por lo que tendrá que encaminar una vida difícil para lograr conseguir el poder necesario para hacer perecer a sus adversarios. ¿Por qué se ha decido a tomar este camino? ¿Alcanzará su objetivo?


Acción No para niños menores de 13.

#desarrollo-lento #poderes #sobrenatural
0
2283 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Leo


Parte I

Hola, soy Z. Hoy les relataré la historia de una leyenda real. Se trata del White Eyed Shinigami (Dios de la muerte de los ojos blancos), alguien cual la historia jamás tuvo la oportunidad de descubrir su verdadera identidad, a excepción de sus hijos, los cuales nadie sabe su paradero ni quienes son realmente; a parte de ellos, solo se conoce su seudónimo el cual es Leo. Todo comenzó en su tercer año secundario, cuando empezó con la primera fase de su proyecto, manipulación de personas para desvelar su lado más oscuro a cualquiera, el no eligió por azar, sino a una chica, la cual era rubia, de ojos claros y estatura media, Isabella, quién poseía un potencial anormal en cuanto improvisación y creación de planos de estructuras. Leo logró convencerla para salir un viernes por la noche para "conocerle mejor", pero él en realidad la quería influenciar para tener su pensamiento a cerca de lo que llamamos “justicia” en sus manos. Fueron a un restaurante en frente de un teatro, había poca gente por allí, ya que suele ser una calle no muy transitada cuando no está abierto el teatro. La luz de la luna mostraba las pequeñas partículas de polvo, mientras el silencio invadía las calles, solo se lograba escuchar la clásica música que provenía de una antigua radio que el restaurante poseía. Leo, después de una pequeña charla de presentación que tuvieron, él le preguntó de forma totalmente objetiva y yendo directo al grano:

-¿Qué opinas sobre el crimen a nivel mundial? ¿Deberíamos deshacernos de todos aquellos que vayan en contra de la ley?-.

Con esta pregunta podía asegurarse si podía confiar en ella o no.

-Sí, sinceramente espero que algún día alguien los masacre, como ocurrió en un manga, donde el protagonista asesina sin piedad a todos los criminales, pero que eso ocurra es imposible. Pensar en algo así hace que me cuestione si vivo en el mundo de la realidad o en el de mis sueños-. Ella respondió.

-Te equivocas, Isabella. Piensa que entre toda la población siempre hay alguien que va en contra de la sociedad, siempre hay alguien que se le considera un loco cuando su ideología no está muy alejado de lo normal, siempre hay alguien que te hace ver la idea más incoherente y macabra como algo totalmente moral, y en este caso, yo seré la persona que lo haga. Yo haré que la escoria de este mundo ardan en las llamas del infierno, ¿Qué tal si me ayudas, y así podremos enviar a la corrupción y la basura del mundo a ser quemada? ¿Qué te parece si convertimos este mundo en un lugar donde solo se sienta la felicidad de vivir sin miedo a la muerte por asesinato?-.

Entonces cuando estaba por comer el siguiente bocado, ella retiró la vista de la comida para fijar una mirada de interés y desagrado al mismo tiempo, mientras se apoyaba en la mesa con su mano en la mejilla, y me dijo con una voz de tranquilidad total:

- No espero que hagas nada, de hecho, me haces recordar cuando era pequeña y tenía fantasías como ser una maga de agua súper-poderosa, pero supongo que como para que me lo digas de esta forma, invitándome a esta cena con ese único propósito y con esa mirada seria, parece que no podré decir que estás loco, así que si realmente haces algo, llámame dentro de 15 años...

Los dos se fueron a sus respectivos hogares. Leo se fue caminando, a pesar de ser las 1:00 am. El al día siguiente, comenzó a correr 2.5 kilómetros por día, los cuales realizaba en poco más de 20 minutos. También realizó 3 días a la semana 120 abdominales y 40 flexiones de brazos, amén de asistir 3 días por semana a un gimnasio, pero solo realizaba fortalecimiento de músculos, y no musculación. La principal razón de empezar a correr fue a su problema de rodilla, osteoscondritis, que ocurre cuando el cuerpo del individuo crece y el cartílago no lo hace, provocando que este arranque poco a poco pequeños pedazos de huesos, un dolor que solo se comienza a sentir cuando ya ha empezado a lastimar el cuerpo, un dolor que está constantemente molestando en la parte en la que se padece de esta “enfermedad”. El fortalecer los músculos le solucionaría este problema. Leo, en sus años de secundaria fue muy dedicado a su estudio, pero principalmente en sus actividades aparte de la escuela, como el inglés particular, en el cual se adelanto todo 1 año entero a sus compañeros, y rindió el examen internacional de inglés básico, quedándole ahora 4 años para finalizar. A pesar de ser muy antisocial, siempre tenía tiempo para su mejor amigo, Ken, con quien solía salir todos los viernes a la noche a jugar unas horas al billar americano, también conocido como pool. Queda recalcar que siempre destacó en las peleas, una de las razones por las cuales en secundaria nadie lo molestaba, ya que la mayoría sabía lo que sucedería si lo hacían, y no era nada agradable. El que fuera peligroso en las peleas era debido a que sus padres trabajaban en el campo de medicina, por lo tanto tenía fácil acceso a cualquier información que quisiese saber, por lo que él siempre se concentraba en las partes más débiles del cuerpo.

Parte II

Un nuevo comienzo

Soy Leo, y les pasaré a contar como fue mi tercer año secundario. Me aislé totalmente del resto del curso, solo para dedicarme al estudio. En el tiempo libre me dedicaba a desarrollar biokinesis, pyrokinesis y telequinesis. El control sobre mi propio cuerpo para mí era fundamental, por ese motivo empecé primero con la biokinesis, la cual gracias a la constante práctica de esta de 2 horas por día logré controlarla a baja escala. Un día como cualquier otro, después de una hora practicando la biokinesis, decidí cortarme superficialmente la mano, por simple lógica me dolió pero, con este “poder”, en 5 minutos logré hacer cicatrizar la herida. Esto sorprendió a Ken, mi mejor amigo, el cual conocí en un club al que acudo en verano. Él era de las únicas personas las cuales no me molestaban en su tiempo libre, y poco a poco nos fuimos acercando más hasta hacernos amigos. Yo le había invitado a mi casa para conversar sobre mi nuevo “poder”, del cual le había comentado dos semanas atrás, cuando aún no podía hacer nada. Ken con una ligera risa me respondió:

-Si te respondo de manera sincera, tengo que admitir que pensé que te habías vuelto loco, pero parece que tendré que guardar silencio-.

Estos hechos estaban transcurriendo a mitad de año, en el 2018. El fin de semana a la noche, me reuní con Ken en una casa abandonada para realizar un ritual, el cual no me esperaba que algo ocurriese. El lugar no era muy agradable, la calle ni siquiera estaba asfaltada, era tierra y piedra. Había luna cuarto menguante, grande y con su clásico color papel viejo, sólo se podían apreciar dos luces en cada esquina de la calle, y da la casualidad de que la casa estaba en medio de la vereda, por lo que las luces no llegaban hasta aquí. La puerta estaba hecha pedazos, fue tan así, que pudimos correrla de su lugar y pasar sin problemas. El patio frontal parecía una plantación de trigo de tal alto que estaba, y la casa era de dos pisos. Entramos, con miedo a que se derrumbe, puesto que hasta las paredes estaban agrietadas, y cuando exploramos un poco el lugar, nos dirigimos a la habitación con menos iluminación posible. Este ritual, le llaman “Los tres reyes”; Se basa en qué, en una habitación oscura, con tres sillas ubicadas de tal forma que una esté en el centro de la habitación y las otras dos mirando hacia esta. Se enciende un ventilador a potencia media y se coloca detrás de la silla que está en el centro, el ventilador era para “ahuyentar o mantener a raya” a los espíritus o algo así, pero evidentemente sería imposible colocar un ventilador aquí dadas las precarias condiciones. Una vez hecho todo esto había que entrar nuevamente a la habitación a las 3:33 am. Claramente tuve tiempo suficiente para entrar y posicionarme con una vela en la silla del centro. Cabe destacar que en las sillas restantes había dos espejos, uno en cada una, y por nada en el mundo debía mirarlos directamente. El estar allí, hacia que mi corazón lata más fuerte que nunca, y con forme pasaba el tiempo, se sentía que la presión en el ambiente aumenta cada vez más y más. Por el rabillo de mis ojos podía detectar movimientos, sin embargo, no podía asegurar que esas presencias fuesen humanas, se sentía un olor algo extraño pero no desagradable. Al intentar hablar con ellas, sentí un aliento frío en mi mejilla derecha, y una voz tranquilizante me dijo:

-¿Por qué nos has convocado, humano?-. Al oír esto se me heló la sangre, pero mi mente me permitió darme el valor de contestar:

-¿Quiénes son? Quisiera saber lo que he invocado -.

-Nosotros somos tú, con la diferencia de que no estamos en tu dimensión. Cuando llegue el momento, sabrás el por qué hemos terminado de esta forma-.

-¡¿A qué te refieres con eso?!-.

Sin darme cuenta, después de que dijeran ese extraño comentario, uno de ellos me agarró del cuello y me lanzó con una fuerza bruta abrumadora contra la puerta, haciéndome salir de la habitación y rompiéndome el brazo derecho. El dolor era simplemente insoportable, podía sentir como la quebradura expuesta entraba y salía de su lugar, además se podía apreciar claramente todos mis músculos a través del agujero que el hueso había provocado. Ken se percató de que algo había salido mal, así que no tardó en llevarme, apoyando mi brazo roto en su espalda y echando a correr de allí. Esperamos hasta las 4:34 am, hora a la que termina el ritual, y efectivamente terminaba a ese horario, ya que volvimos a entrar a la casa para recoger nuestras pertenencias, y el espectro ya no estaba. Ken se quedó conmigo en mi casa por 3 días y 7 horas, él hacía las tareas generales de la casa, como hacer la comida, lavar los platos y también decidió ayudarme con mi herida yendo a una farmacia a buscar vendas. El tiempo que Ken se quedó fue el tiempo que demoré para regenerar las células del brazo roto con la biokinesis. Cuando hablo de este “poder”, parece sencillo de realizar pero es algo más complejo de lo que parece. Para empezar, hay que vaciar totalmente nuestra mente, y luego ponernos a meditar; durante la meditación hay que visualizar los chakras, los cuales pueden ser bloqueados tan fácilmente con cualquier negatividad que tengamos (odio, nervios, estrés, envidia, etcétera), además de que el mal funcionamiento de los chakras puede hacer que nuestro organismo padezca de enfermedades las cuales conocemos, tanto a nivel físico como a nivel psíquico. Existen siete tipos de chakras, Mudahara (puerta de la vida y la muerte, lugar de nacimiento y reencarnación, asociado con la tierra, capacidad para tomar la abundancia del planeta), Savskihana (elemento agua, poder de generar energía de la vida), Manpora (voluntad, cuestiona el poder y equilibrio de los poderes), Anhara (elemento aire,relacionarse con todo y con todos), Virkhiru (asociado con las cosas etéreas, se localiza la creatividad, clarividencia e invocación), Agna (capacidad, conciencia, creación, realidades personales) y Sarashara(corresponde al nivel más alto de perfección espiritual). Una vez haber visualizado los chakras, en mi caso me centré en Sarashara y Agna, y envíe todo mi qi (bioenergía o energía biológica) hacia la herida, sintiendo como lentamente partículas de piel se creaban de la nada y cerraban mi herida para detener la hemorragia. Realicé el mismo procedimiento cada día para poder regenerar la quebradura de mi brazo.

No tardé mucho tiempo para poder empezar a desarrollar un nuevo “poder”, la pyrokinesis, el arte de manipular el fuego a voluntad propia.

Empecé intentando encender una cerilla, viendo los pequeños orificios en la cerilla, imaginé que se movían de un lugar a otro, chocando y destruyéndose entre ellos, al poco tiempo se encendió. Me sorprendí de que me resultara fácil, pues creía que no era tan sencillo, pero supuse que fue gracias a que ya era capaz de controlar el chakra y el qi, estuve alrededor de cinco minutos para encenderla, sin embargo, noté que me sentía un poco más agotado que antes, así que encendí otra cerilla empleando la pyrokinesis, y me di cuenta que esta era la causante del agotamiento. No comprendo cómo no lo supuse antes, ya que pyro, viene de fuego, y kinesis de mente. Por lo tanto el agotamiento fue mental, y no físico, ya que use mi mente para encender las cerillas. En nuestro cerebro hay diferentes ondas, que si las ordenamos correctamente podemos lograr distintas cosas, pero esto conlleva a un agotamiento mental muy grande o como mínimo medio. Una forma de no agotarse mucho es usando ondas binaurales, que ordenan las ondas del cerebro por nosotros. Las ondas binaurales funcionan de la siguiente forma: Son dos ondas que al escucharse simultáneamente se forma una tercera onda, que penetra en el oído y llega directamente a las ondas del cerebro. Todo esto tiene una desventaja, que sin estas ondas binaurales no conseguirías nada. Por esta gran desventaja me esmeré en aprender a desarrollar la pyrokinesis. Tarde unos 6 días hasta poder crear una llama pequeña y estable en la palma de mi mano, y empecé a notar ciertos cambios. Por ejemplo, al encender la estufa, apoyé la mano accidentalmente en ella, sin embargo; no me quemaba y tampoco noté señal alguna de quemaduras. Esto me sorprendió un poco, ya que antes habría tenido una quemadura de grado 2 de no haber desarrollado pyrokinesis.

Parte III

Cabos sueltos

Soy Z, de vuelta, y hoy les relataré un día muy pesado. Dos, dos extraños fueron los que lo vieron a Leo mientras practicaba la pyrokinesis, eran dos cabos sueltos que Leo tenía como prioridad eliminar. A pesar de que si estas dos personas le decían a la policía o alguien más, era imposible que les creyeran, pero seguían sin motivos para poder entrar en propiedad privada. El estaba en su casa, en el ventanal, tenía una casa de dos pisos, y Leo se encontraba en su comedor, en el cual hay una ventana enorme por la cual se puede ver, pero solo desde el patio. Afuera se podían apreciar pequeños puntos luminosos, pero no era nada sospechoso a simple vista; Sin embargo, dos personas un tanto, como decirlo… curiosas, se colaron en su casa y le vieron. Esas personas rápidamente salieron de allí. Leo logró notar la presencia de estas personas y fue lo suficientemente rápido como para memorizar los rostros de estas. Él los dejó escapar, ya que en mente dijo:

-Será una divertida persecución, rastrear y cazar, ha ha ha. Mañana comenzará la cacería-.

Eran las 6:00 am, el silencio invadía las calles de la ciudad, Leo se preparaba. Aprovechando cómo era su cabello, que le tapaba el ojo derecho, con un poco de biokinesis tardó 23 minutos en cambiar el iris de los ojos, de marrón a blanco nieve, al igual lo hizo con sus pupilas, mientras que el cristalino (la parte blanca del ojo) lo cambió al color negro. Leo llevaba una vestimenta negra, una chaqueta que le cubría el cuello y unos pantalones totalmente negros, sin ningún tipo de líneas o algo parecido. A pesar de todo esto, iba descalzo, pero con la biokinesis realizó un pequeño endurecimiento de piel para no dañarse, para así poder perseguir a las presas con mayor velocidad. Ese día tuvo que ir a la comisaría, pues, tenía que acceder a la base de datos para localizar a las presas. Le preguntó a la secretaria que allí se encontraba para hablar con el comisario de la ciudad, pero para su fortuna esta le respondió:

-El Señor oficial a cargo de dirigir a los demás agentes no se encuentra en la ciudad-.

Leo solo notó la presencia de siete policías, dos en el baño, tres en la prisión de la comisaría y los dos restantes estaban en la entrada, afuera del edificio. Leo selló la puerta del baño de tal forma que no pueda abrirse por dentro, fue fácil puesto que con solo una silla era suficiente para darle una buena traba. La secretaria, cuando se dio la vuelta para llamar a los demás, Leo le pegó en la cabeza con una escoba, noqueándola al instante. No le resultó muy difícil localizar a sus presas ya que la ciudad en la que el habita no es muy grande, así que le tomo unos pocos minutos.

El objetivo más cercano se encontraba a poco más de 500 metros de allí, así que son demorar más tiempo se dirigió hasta allí yendo por los techos de las casas, ya que gracias a que desde el verano de su primer año secundario acude al gimnasio, tiene una buena condición física. A todo esto, pasaron 3 horas desde que salió a cazar, es decir que eran las 9:00 am. El objetivo estaba pacíficamente cortando el césped mientras que Leo se posicionó en un árbol con un ángulo de visión que podía visualizar a su objetivo, Alice Zoleto, una joven de 27 años, cabello castaño. Su muerte se puede fácilmente deducir que fue muy improvisada, ya que ni siquiera se preocupó en ocultar el cuerpo, Leo saltó desde el árbol al techo de la casa Zoleto, era una casa de un piso único, un techo azulejado rojo ladrillo, también tenía un patio trasero muy grande, pero con una sola entrada y salida. Antes de realizar el salto, el se echó querosén en los brazos, de tal manera que le llegaba hasta el codo. Tan pronto ella vio a Leo, el saltó hacia el patio, cubriendo la entrada a la casa, era fascinante la mirada de desesperación de la víctima al ver que Leo en un abrir y cerrar de ojos encendió sus brazos en llamas, el se dirigió corriendo hacia ella, Alice empezó a gritar y entre medio del tropezó y cayó al suelo. Leo agarró de los pelos a la chica, y le otorgó tres rodillazos en el estómago, y cuando estaba de rodillas le proporcionó una patada en la cara. Cuando se encontraba en el suelo, Leo la agarró desde atrás con los dos brazos alrededor del cuello, de esta forma además de estar ahorcándola (mal dicho, ya que solo la apretaba con la fuerza necesaria para que no se suelte del agarre), y las llamas le empezaron a quemar lentamente la cara, proporcionándole una muerte lenta y dolorosa. Su cara poco a poco se veía como los pedazos de piel caían quemados al suelo, y como en su rostro se le veían claramente los músculos de la cara, hasta que finalmente los ojos se le “derritieron” como si de gelatina se tratase. Después de haber matado a Alice, se dirigió hacia su casa y buscó algún arma blanca de tamaño considerable, y lo único que consiguió fue un machete.

Para borrar todo indicio de que había sido asesinada, el dejó una vela encendida dentro de la casa y dejó también el horno con todas las hornillas liberando gas, así que después de unos pocos minutos de que él abandonara la casa, esta explotó y todo parecía un simple accidente.

Khael Zilagon, el era el objetivo número dos, ya que se encontraba a 342 metros más lejos del punto inicial. Esto era preocupante ya que Khael estaba en una plaza, y suele haber mucha gente. Este hombre tenía 34 años, cabello rubio y buena condición física, incluso mejor que la de Leo. El estaba situado en uno de los bancos de la plaza, y estaba acompañado por una mujer, la cual aparentaba ser la esposa. Leo ignoró este detalle y, al ver que podía ir por atrás, lo hizo. Se dirigió corriendo hacia Khael, realizó un salto hacia delante y con el machete que había tomado de la anterior víctima, le rebanó la cabeza por la mitad, otorgando una muerte tan sangrienta como rápida. Las personas alrededor que vieron el atroz acto, salieron corriendo de allí horrorizadas, y Leo no tardó en esfumarse, pues estaba claro que alguien habría llamado a la policía; Sin embargo, una de las últimas personas en alejarse de la escena del crimen, visualizó claramente el rostro de Leo, y he de allí que salió su apodo del White Eyed Shinigami (Dios de la muerte del ojo blanco), ahora también conocido como WES.

Luego de esos asesinatos, él se escondió en un callejón y volvió a su apariencia habitual. Cabe destacar que en los medios de comunicación se extendieron rumores de que WES, era en realidad algún agente del gobierno de E.E.U.U. que tenía como misión hacer desaparecer a esas dos personas por tener información clasificada, aunque también se llegó a especular que era de la inexistente raza de los reptilianos, o incluso se dijo que era un experimento ruso que se salió de control. Estas especulaciones surgieron gracias a su extraña apariencia.

23 de Marzo de 2019 a las 12:40 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Cada 30 días.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~