Los Rincones de Canberthy Seguir historia

F
Facundo Parodi


Una historia, tiene muchas maneras de ser contadas, la melancolía, la tristeza, la furia, todo ocurre en los rincones de Canberthy, a veces es un castillo, otras veces, ni siquiera es algo visible.


Poesía Oda Todo público.
0
547 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los jueves
tiempo de lectura
AA Compartir

En las Puertas de Canberthy

Ventisca que ocurre al salir del subsuelo

el cielo esta oscuro, la calle, un desierto

miro a un lado miro a otro, un paisaje me inunda

y yo estoy solo, mis pies están congelados,

mi cuerpo no se deja abrazar, llegado a la ciudad

con un reporte en brazos, una maqueta en el estuche

Cinco tipos me piden monedas, sus manos están quebradas

sus dedos han perdido las yemas, callos, uñas que como garras

se asoman entre los grasosos cabellos, de hermosos ojos

que sinceros me piden dinero

Entre el áspero suelo, los los bichos pasan de un lado a otro sinceros


Las cascadas salen desde los edificios,

hoy volverán a caer las lagrimas del cielo

Los gatos sin ojos corren alegres con su arrebatada visión

la ceguera y la necesidad los mejores instrumentos para el buen humor

no hay tristeza cuando es mejor ocultar,

mama gata no puede casi caminar, el tío bigotudo, desaparece siempre

papa, papa no existe, se fue un día a cazar ratas, eso es todo


Con un vidrio que me trae imágenes, de café caliente

el bar que siempre esta abierto, me deja al menos, ilusionarme con pagar

Lastima por la de la caja, que mira por la ventana, esperando un príncipe azul

o una oportunidad, algo busca... ¿Quiere que venga eso?

los compañeros se besan en el baños y volvieron, acomodándose los delantales

una taza de café y un besuqueo clandestino, todo por doscientos cincuenta

el dolar a unos cuarenta.


Gente pasa de un lado al otro, las ratas también,

esto es un jardín en la recepción del gran lugar

la fachada que hace que todos y todas quieran entran

Vagos, mozas y gatos, viejas señoras, todos se pasean en estas ultimas horas

van a sus casas, o donde sea que duerman,

sea soleado, o con lluvia, una trompeta en los balcones

un jazz irrespetuoso hace a todo el mundo levantar la cabeza


Las puertas de Canberthy se abren

y quien sea puede entrar



22 de Marzo de 2019 a las 00:23 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Recepciones Cambiantes de Canberthy

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión