Zombie: Historias De Supervivientes Seguir historia

agustindelpane Agustin Delpane

El apocalipsis ha llegado, de la mano de un virus que poco se sabe acerca de él. En este libro encontraras historias de supervivientes del apocalipsis que fueron encontradas en diarios cerca de su cadáver


Horror Horror zombie No para niños menores de 13.

#invasion #infeccion #apocalipsis #muerte #zombie
1
632 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Nick Hall

Soy Nick Hall. Acabo de encontrar este diario. Ayer, 8 de julio de 1993 comenzó una infección con un virus que revive a los muertos, cómo en las películas, pero real. Yo era un simple cocinero en uno de los restaurantes de la ciudad y estaba trabajando hasta que mí jefe me dijo que me vaya a casa. Cuando vi en las noticias lo que estaba pasando no lo podía creer. Estoy ahora solo, en mí casa, con miedo y sin saber que les pasó a mis seres queridos. Necesito algo para defenderme e ir a buscar suministros. Voy a revisar la casa a ver que encuentro.

Encontré un cuchillo, aunque no creo que vaya a hacer mucho daño con esto. También tengo comida, pero necesito ir a buscar más, y quizá conseguir un arma. Tengo mucho miedo, pero es mejor ir ahora que son las 11 AM qué más tarde cuando oscurezca.

Están las calles llenas de zombies. Estoy entrando en pánico. Nick, cálmate por favor. Entré a una casa. Robar no está bien, pero no me queda otra opción. Oigo ruidos de zombie. No sé si serán de afuera, de adentro de la casa o que me estoy volviendo loco. Hay un cadáver en el baño. Dios, hay un maldito cadáver en el baño. No estoy preparado para esto. No sé cuánto voy a durar.

Estoy muerto de sed. Creo que tengo un golpe de calor. Encontré un bate de béisbol y una radio. Pueden ser muy útiles. Fuera de la casa hay un cobertizo. Iré a ver qué hay.

Ay por dios. Un zombie me vió por la ventana y está rompiéndola para entrar. Estoy encerrado en el baño, cagado de miedo, y escucho sus pasos. No sé si voy a salir vivo de esta. Mamá, papá, los quiero.

La maté. Por dios, la maté. No puedo hacer esto. Quiero que todo acabe.

En el cobertizo había un martillo y varios clavos. También tablones de madera. Me vendrían bien para las ventanas, pero tengo ya mucho peso encima.

Por dios, he matado a otro. Esto ya no es humano, esto es el que es más fuerte vive, y el que no, no quiero ni pensarlo. Está lloviendo, necesito estar bajo techo o me voy a resfriar, y eso no es una opción en medio de un apocalipsis.

Son las 4:20 y no para de llover. En la casa donde estoy no hay luz, así que puedo ver poco y nada. Creo que iré a casa y me quedare ahí hasta mañana.

Llegué a casa. Un zombie ha entrado, no sé ni cómo, pero voy a matarlo. Listo. Llevaré su cadáver al patio. Ha sido un placer conocerte. Una lástima que haya tenido que matarte.

Son las 7. Debería comer algo e irme a dormir, pero tengo miedo. ¿Y si un zombie entra por la noche? O peor, ¿si alguien entra por la noche? Son las 20:30. No tengo sueño. Voy a leer un libro. Agricultura? Esto me podría servir. No entiendo nada. Mierda, la radio. A ver qué dicen.

¿Es mundial? ¿Todo está en la mierda? Ya no hay dónde ir, ya no hay esperanza, tan solo hay miedo y tristeza. Nunca creí que viviría algo así. Son las 22:00, creo que voy a intentar dormir. Son las 12 AM. Todavía no puedo dormir. No sé que hacer. Solo sé una cosa que no tengo que hacer: salir. Tengo hambre. Creo que voy a comerme la bolsa de papas que me quedó.

Ay dios, ¡Ay dios! Escucho golpes. Creo que es en la ventana. Salí y lo maté. Éste dio más pelea. Ya lo estoy naturalizando dios mío no, cómo matar va a ser natural? Dios, no puedo más, voy a dormir.

Tercer día de esta tortura psicológica. Voy a buscar los tablones del cobertizo y algo más.

Ya tengo los tablones. Entré a una casa a ver qué tiene. Espero que nadie venga a atacarme. Por dios. Había 3 zombies. Casi me muerden. Pude matarlas a las 3. Dios, soy un asesino.

Conseguí mucha comida, pero debo ir a casa a dejar todo lo que agarré porque me pesa mucho, y casi no puedo correr, algo que necesito sí o sí.

Volví a casa, sano y salvo. Pude guardar todas las cosas. Son las 15:00. Demasiado tarde para ir lejos, así que voy a entrar a la casa de algún vecino a buscar suministros. Iré a la del vecino de en frente.

Tiene la ventana rota. Debe haber un zombie aquí adentro. Por dios! Un zombie salió justo de la esquina y se abalanzó hacia mí. Por suerte pude matarlo sin que me hiciera nada. Encontré muchas cosas en esta casa, mucha comida por suerte, y antidepresivos, los cuales van a servir. Ah, también encontré chocolate. Me siento como un niño. Voy a casa a dejar las cosas.

Oh por dios, escuché un tiro. No estoy solo en este vecindario, y lo peor es que esa, o esas personas que están cerca están armadas. Sinceramente prefiero morir de un disparo a que me coma un zombie.

Son las 18:00. Voy a explorar una casa más del vecindario y luego me encierro en casa.

Encontré bastantes revistas y comida, y zombies. Es triste ver a todos mis vecinos convertidos en estas cosas.

Llegué a casa y una de las ventanas está rota. Qué pasó aquí? No había nadie en la casa. Quizá alguien quiso entrar a robar y luego se acobardó, no lo sé, pero usé los tablones que encontré el otro día para tapar la ventana.

Voy a comer algo. Qué va a ser esta noche? Zanahorias enlatadas. No es lo mejor, pero para sacar el hambre.

Ok, son las 12 AM, otro día que pude sobrevivir. Voy a dormir y a esperar que mañana siga vivo.

Son las 12 PM. Un tiro me ha despertado. De dónde vino el ruido? Será amistoso? Será alguien peligroso? Si me tienen que matar, que lo hagan ahora.

Ay dios. Entré una casa y comenzó a sonar la alarma. ¡Esto atraerá a todos los zombies! Por favor dame un poco de suerte vida, te lo pido una vez más. Ay por dios, están entrando, ¡están entrando! Estoy rodeado. Qué forma más estúpida de morir. Estoy pensando si cortarme el cuello o intentar escapar de alguna manera. Pero no veo salida.

La casa está rodeada, y están rompiendo la puerta. Están dentro. Intento pelearles, pero son demasiados. Subí las escaleras. Estoy encerrado en el baño. Ya no hay escapatoria, ya no hay nada que me pueda salvar. Voy a rebanarme el cuello para no sufrir las mordeduras de la horda. Adiós a todos, y a quien encuentre este diario, le deseo mejor suerte que la que tuve yo.

20 de Marzo de 2019 a las 23:19 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo Melissa Johnson

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión