0
983 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Cambios

Estoy pensando en mí, lose, suena muy egoísta, pero créanme que no es tan así, no lo suelo hacer mucho y un tema que me hace bastante ruido es el cómo comparto con los demás, por lo general parezco una persona bastante sociable, no me cuesta empezar conversaciones con desconocidos en la calle, me gusta conocer historias al azar, historias sin final por que lo más probable es que no me las vuelva a cruzar y solo va a quedar en eso, en un instante compartido, me gusta imaginarme el resto, además es curioso la confianza momentánea en la que la gente suele fluir, ahí en la parada del bondi, es muy loco cuando dos desconocidos comparten sin saber lo que va a hacer el otro con tu información personal, creo que a la vez puede llegar a ser peligroso, porque a veces no me mido mucho, supongo que es por el momento en si, tal vez el aburrimiento mutuo de esperar. ¿a quién le gusta esperar?

En fin, me fui por las ramas, últimamente no es tan así, esquivo el contacto visual, me pone nerviosa, ansiosa, entonces me pongo los auriculares tratando de esquivar lo más que puedo a las personas, si veo que en una cuadra hay una multitud y la otra esta vacía, me parece mejor opción esquivar, da igual la hora o que tan turbia se vea la zona, supongo que no es tan buena idea sabiendo la situación actual, pero en mi lógica me da mas seguridad o simplemente comodidad. Por más que me esfuerce en aislarme el universo siempre se las rebusca para que de alguna u otra forma termine en ese círculo de confianza momentáneo con un desconocido, y, es ahí cuando recuerdo lo lindo que es, entonces, se me pasa lo asocial que puedo llegar a ser, y vuelvo a fluir con esas personas, se me despierta la curiosidad, me pongo contenta y dejo que simplemente pase.

A que va todo esto, me di cuenta de que a lo largo de mi corta o tal vez larga existencia me dedique a complacer, lo hago sin darme cuenta, tal vez mi forma de ser sea así, pero esto generalmente me trae problemas, se acostumbran a que vos siempre des, uno se costumbra a dar constantemente, soles olvidarte de que también sos y que mereces que pongan un poco de su parte, las cosas tienen que ser mutuas, para que sea sano para todos.

Quise poner esta idea en práctica, no ofrecer más de lo que me dan, resulta curioso cómo puede llegar a molestar el hecho de que devuelvas lo que te dan, con esto no me refiero a pagar con la misma moneda, eso me parece realmente estúpido, sino a simplemente no dar más de lo necesario, no gastar tanta energía en cosas que no son relevantes para tu vida, se aleja gente que creías importante y mal expresado necesarias, pero luego de pasar por ese proceso de descubrir una nueva forma de convivir, un método más sano, te das cuenta que te sentís mejor dejando el ego de lado podes pensar en quien sos en realidad, sanas internamente, y compartís de verdad.

No me mal interpreten, no quiere decir que haga las cosas esperando algo a cambio, simplemente espero que mi círculo cercano sea más sano, que haya más comodidad y confianza, porque que confianza te puede dar alguien que simplemente complace a los demás.

En su momento lo hacía porque me gusta ver bien a las personas, pero me di cuenta que terminaba haciendo cosas que mi verdadero yo no haría, por así decirlo terminas mintiéndoles, y lo peor de todo es que te mentís a vos mismo, te fabricas una imagen de cartón ficticia por supuesto que pone a todos contentos, menos a vos y a la larga pueden ocurrir dos cosas, que los lastimes o lastimarte, siendo sincera conmigo misma descubrí que puedo encarar las cosas con más amor, con más energía y con más ganas, porque ahora soy quien creo que debería haber sido siempre, ahora puedo compartir lo que en verdad siento, ahora supongo y creo entender o simplemente tal vez trate de complacerme a mi misma.

20 de Marzo de 2019 a las 03:55 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~