AMORES LIMERENTES Seguir historia

israelvisso Israel Visso.J

"Un día, así de la nada, empiezas a sonreír y a ver todo de color rosa. Si eres correspondido se produce la magia, pero si no… caes en la limerencia".


Historias de vida Todo público. © Todos los derechos reservados

#345 #236 #guiones #novela
1
3.8mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

I

Siempre existe una mujer que echa leña a la hoguera, por lo general no oímos el estruendo y acabamos desperdiciando su compañía.

3:00 am

–Nena, debemos hablar.

– ¿Vas a dejarme?

–Depende de cómo quieras ver los sucesos, al final la tormenta siempre llega, ahora yo huyo del desvarío.

–Prometiste quedarte sin juegos.

–Lo sé, pero eres una chica revoltosa, evitas los puntos importantes, dijiste sin mentiras y me estás jodiendo, haces que me pierda y olvide mis objetivos.

– ¡Tú maldito desgraciado! la mayoría de tus días eran tristes, ¿ahora quieres restarme? no lo merezco.

–No, nena, no lo mereces. Mi confianza mejoró y mi amor por ti se mantuvo intacto, te acompañe en cada problema que creías no poder lidiar, pero tú me estás jodiendo, sonreímos juntos, pero al llegar la noche desgarras mi corazón, no seguiré atado a ti.

– ¿Cómo puedes irte? odio la forma en la que te recordaré.

–Tú me obligas a marchar, nunca más caeré en tu tiempo. Tranquila, algún un buen tipo llegará.

Esta cosa llamada amor, algunos dicen entenderlo, no lo creo; yo creo que nadie lo ha hecho, al menos no de la forma correcta para todos, solo es desde su perspectiva, incluso el amor de Shakespeare era un tanto ideal: el amor de Bukowski era muy maternal: el amor de Poe era muy, bueno, familiar. Lo único que importa es agradecer el privilegio de haber encontrado entre trillones de personas a una que logre mantener esa conexión.

19 de Marzo de 2019 a las 20:49 0 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo II

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 18 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión