Cuento corto
0
527 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

PÍDELE A LA LUNA

Le atrae la tristeza, el miedo, la oscuridad. Se apodera de todo ser invadido por cualquier emoción. No los podemos demostrar o ya no tendremos control sobre nosotros.

- Comamos o se enfriará la cena.- dijo mamá.

- Está bien.- asentí.

Mi hermano, mis tías y mis abuelos preparaban la mesa, mientras yo servía los platos con mamá. Fue entonces cuando las luces se apagaron y se encendieron rápidamente, para luego parpadear una y otra vez. Esto solo significaba algo...está aquí.

Me dirigí al baño sin ninguna expresión en el rostro. Me quedé de pie frente al lavabo, abrí el caño, lavé mi rostro y me miré fijamente en el espejo, pensando. Al terminar, giré para abrir la puerta y encontré, junto a la bisagra, la pierna huesuda de un humano, con la piel tan blanca como la nieve, llena de lo que parecían ser golpes. La miré con asco y temor, tanto que hizo que mi piel se erizara. Lo sentí. Sentí su presencia. Me controlé al instante, no debía demostrar nada.

Regresé a la cocina y les dije a los demás lo que vi. Les pedí que no se acercaran mucho a mí, pues lo sentía cerca mío.

- Ve y pídele a la Luna, ella te ayudará.- me susurró la abuela al oído.

Me dirigí al patio y me arrodillé, alzé la mirada y pedí a la Luna que me librara de este maligno ser.

18 de Marzo de 2019 a las 03:40 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~