Leyendas. Seguir historia

sincopyright

Compendio de leyendas escritas por Gustavo Adolfo Bécquer. Publicado en 1858. Portada por @milinvisibles. Obra traída a la plataforma por @karlize.


Clásicos Todo público.

#leyendas
7
3.6mil VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Acerca de Bécquer.

Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836 y murió a los 34 años en Madrid el 22 de diciembre de 1870 víctima de la tuberculosis. Fue un poeta y narrador español del romántico tardío.

La influencia de Bécquer en la poesía permite esbozar la aparición de estéticas como el Simbolismo y el Modernismo que representa el tono íntimo de la lírica profunda. Su idea de la lírica la expuso en la reseña que hizo del libro de su amigo Augusto Ferrán La soledad: "Hay una poesía magnífica y sonora; una poesía hija de la meditación y el arte, que se engalana con todas las pompas de la lengua que se mueve con una cadenciosa majestad, habla a la imaginación, completa sus cuadros y la conduce a su antojo por un sendero desconocido, seduciéndola con su armonía y su hermosura. Hay otra, natural, breve, seca, que brota del alma como una chispa eléctrica, que hiere el sentimiento con una palabra y huye; y desnuda de artificio, desembarazada dentro de una forma libre, despierta, con una que las toca, las mil ideas que duermen en el océano sin fondo de la fantasía. La primera tiene un valor dado: es la poesía de todo el mundo. La segunda carece de medida absoluta; adquiere las proporciones de la imaginación que impresiona: puede llamarse la poesía de los poetas. La primera es una melodía que nace, se desarrolla, acaba y se desvanece. La segunda es un acorde que se arranca de un arpa, y se quedan las cuerdas vibrando con un zumbido armonioso. Cuando se concluye aquélla, se dobla la hoja con una suave sonrisa de satisfacción. Cuando se acaba ésta, se inclina la frente cargada de pensamientos sin nombre. La una es el fruto divino de la unión del arte y de la fantasía. La otra es la centella inflamada que brota al choque del sentimiento y la pasión."

Fue también un gran narrador y periodista. Un prosista a la altura de los mejores de su siglo.

18 de Marzo de 2019 a las 03:24 0 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo La ajorca de oro

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 22 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión