Arcanos TV Show Seguir historia

sabimai8 Mor iLargia

Una competencia por encontrar al verdadero Arcano. Sina, heredera del clan Amatista, encontrará en este programa mucho más que el premio que estaba buscando. Deberá enfrentar la mismísima muerte para lograrlo.


Fantasía No para niños menores de 13.

#magia #romance #misterio #literatura-juvenil #341
7
2225 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 15 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo. Despojada


Esa noche perdió los espíritus que la habían acompañado toda la vida.

Una noche silenciosa y sin luna, en el desierto más árido del planeta.

El círculo de fuego la rodeaba. Las llamas chispeaban, robando destellos de su cabello del color de la arena. Mientras tanto, las sombras alargadas de las chamanes y sacerdotisas del clan danzaban y se retorcían, como si tuvieran vida propia; furiosas y ágiles sobre las paredes rocosas de la cueva.

Le recordó el día de su iniciación hacía tantos años. Un rito tan similar, que significaba todo lo contrario a lo que esa noche le harían.

Las mujeres se detuvieron y la rodearon, acercándose. Las llamas menguaron hasta no ser más que una fina línea de brazas a su alrededor. Los ojos violeta de la joven destacaron como la luna en mitad de la noche.

Durante un momento solo se oyó el crepitar del fuego. Luego, la voz de su abuela, y matriarca del clan, retumbó fuerte en las paredes de la roca, recordándole que era su última oportunidad de retractarse.

La joven levantó la vista. Arrodillada en medio del círculo, intentó que la inseguridad y el miedo no se reflejaran en sus ojos. No ante su abuela.

Guardó silencio.

En su interior, se disculpó. Pero no con la matriarca. Tampoco con su madre que la miraba desde algún punto entre las sombras. Sus pensamientos iban dirigidos a los espíritus que estaban dentro de ese círculo junto a ella. Espíritus que la acompañaban desde que tenía memoria. Incluso, tal vez, desde otra vida.

“Sina”

“Sinamoon”

Su nombre comenzó a escucharse por toda la cueva; un murmullo furioso como el rugido de una tormenta de arena. Los espíritus la llamaban en un frenesí que se detuvo cuando la abuela, de un solo tirón, le arrancó el collar de cientos de cuentas que colgaba alrededor de su cuello.

Sintió que perdía sus fuerzas, pero se mantuvo erguida y con la frente en alto, despidiéndose de sus espíritus acompañantes con la solemnidad del silencio.

Se prometió a sí misma que volvería por ellos.

Tenía que ser fuerte. Lo daría todo; lo poco que quedaría de ella. Porque perder las voces que la habían acompañado desde que naciera la dejaría terriblemente vacía. Aún así, encontraría la forma de recuperar a sus compañeros.

La abuela la miró. Su boca convertida en una larga línea recta, haciendo notar más las arrugas de su rostro. Los ojos de la matriarca del clan y de su nieta se encontraron. Ambos de color violeta, como todos los ojos de las mujeres del clan Amatista.

Con voz fría, la anciana anunció que en adelante Sina ya no era su heredera.

Se observaron un momento. Luego, sin siquiera dirigir una mirada al resto del clan, la joven se puso de pie, dejó el círculo de brazas y caminó hacia la entrada de la caverna.

Hizo a un lado la cortina y se detuvo, mirando a las mujeres por sobre su hombro.

—Siempre seré la heredera —dijo, antes de perderse en la oscuridad del desierto.

18 de Marzo de 2019 a las 02:20 5 Reporte Insertar 6
Leer el siguiente capítulo Ciudad Ginkai

Comenta algo

Publica!
F. Ciamar F. Ciamar
Que buen comienzo, deja muchas preguntas que no puedo esperar a responder
16 de Mayo de 2019 a las 11:29
ktiana ktiana
Muy buena narración con fallas en la puntuación que son fácilmente corregibles y no arruinan para nada tu historia, sin embargo le falta contexto y también muchas explicaciones que espero ver en los próximos capítulos. En general es bueno tu escrito.
12 de Abril de 2019 a las 02:33
FV Fernanda Vargas
Estoy fascinada!!!
29 de Marzo de 2019 a las 18:56
Adriana Wiegand Adriana Wiegand
Me encanta!!!
22 de Marzo de 2019 a las 06:33

~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión

Historias relacionadas