Una Hermosa Familia Seguir historia

geliber-bravo1550081051 Geliber Bravo

Nuestras acciones traen consecuencias y a veces simplemente no podemos lidiar con ellas.


Cuento No para niños menores de 13.
Cuento corto
1
1709 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Una Hermosa Familia

.- ¡Vamos niños a desayunar que viene el transporte y los va a dejar!.- ¡Allí vamos mamá!.- Hola mi amor buenos días, solo voy a tomar café si no llego tarde a la oficina.- Ok, pero en lo que tengas oportunidad desayuna, no puedes pasar el día sin comer nada.- Seguro, prometo hacerlo; la familia Hernández encabezada por Luis Hernández y Ana padre y madre, es una familia ejemplar en la urbanización donde viven, queridos por todos sus vecinos ya que tanto Luis como Ana han logrado conformar una familia hermosa en la cual tienen a dos hijos espectaculares Tony e Ileana de 8 años son gemelos.

Lo único que en ocasiones estropeaba la paz y tranquilidad de la familia Hernández eran los dolores repentinos y fuertes que tenía Ana en la cabeza, a veces a plena luz del día o en las noches cuando dormía. Ana no tiene un empleo como tal, es decir, no le pagan por el que ella considera es el mejor empleo del mundo y es el ser ama de casa, su esposo Luis es Gerente Administrativo en una empresa de alimentos, por cierto, se acercaba la fiesta de navidad de la empresa donde trabaja Luis y los empleados podían llevar a toda su familia.

.- Bueno familia vámonos que la fiesta ya empezó.- Si papi allí vamos.- Vayan por mamá, que seguro se está tardando como siempre maquillándose o cambiándose de nuevo de ropa; al entrar los niños al baño de la habitación de sus padres para buscar a su mamá, consiguieron a Ana apretándose la cabeza.- ¡Ya basta, ya basta no quiero ver más esas cosas, basta por favor!;todo esta escena la observaron los niños, salieron corriendo a donde Luis.- Papi, papi, ven que mami está llorando; inmediatamente Luis subió y al entrar al baño, Ana estaba perfectamente maquillada y vestida.- ¿Qué paso Luis por que subieron todos?, dejen el apuro que ya estoy lista vámonos; los niños se vieron las caras y Luis les llamo la atención para que no volvieran a mentir y de esta forma se fueron a la fiesta de la empresa.

Durante la fiesta todo fue diversión, alegría, se podría decir que todo fue perfecto los niños se divertían con otros hijos de empleados de la empresa, Luis conversando con sus compañeros y Ana riendo con las esposas de ellos;.- Disculpen por favor voy al baño ya vengo;Ana empezó de nuevo con el dolor de cabeza y prefirió retirarse un instante, de lo que no se dios cuenta es que detrás de ella fue Rosa.- Disculpa Ana pero no te veo bien y no creo que hayas venido al baño solo a lavarte la cara, estas pálida ¿Qué te sucede?.- Gracias por tu interés Rosa, pero no lo entenderías.- Puedo sorprenderte, lo que no dije al presentarme con ustedes es que soy psicóloga, tal vez podría ayudarte, te dejo mi tarjeta.- Gracias Rosa, perdón Dra. Rosa.- Jajajaja por favor Ana solo dime Rosa, ven salgamos de igual forma ya va a terminar la fiesta, podrás ir a casa a descansar.

Al día siguiente Ana decidió llamar a la Dra. Rosa y hacer una cita.- Buenos días mi nombre es Ana Hernández y tengo una cita con la Dra. Rosa.- Como no tome asiento enseguida la atiende; al transcurrir 10 minutos permitieron a Ana entrar.- Buenos días Dra. Rosa, gracias por atenderme.- Por favor Ana te dije que me llamaras Rosa, que bueno que viniste, siéntate por favor, comencemos; Ana le conto a la Dra. Rosa que sus dolores de cabeza no eran más que algunas alucinaciones que tenía a cualquier hora del dial en cualquier sitio, estas imágenes que le venían a su mente eran espantosas, antes de comenzar a describirlas Ana empezó a llorar.- Cálmate toma un poco de agua, necesito para poder ayudarte que me expliques que son esas imágenes que vienen a tu mente y que te hacen doler tanto la cabeza.- Si, tienes razón; Ana se sintió un poco más tranquila, pero en el escritorio de la Dra. Había algo que le llamo poderosamente la atención, era una caja de un medicamento que en sus alucinaciones ella veía también.- Disculpa, ¿esa medicina que tienes allí para qué sirve?.- Te refieres a Seroquel es un antidepresivo, ¿Por qué?.- No por nada; Ana prefirió omitir lo del medicamento y comenzó a contarle a la Dra. Sus alucinaciones, las cuales consistían en sus hijos bañados de sangre, las muñecas de Ana cortadas, luces de sirenas de policías iluminando su oscura sala salpicada de sangre por todos lados y lo más curioso es que Luis jamás aparecía en esas alucinaciones.

.- Bueno Ana, suficiente por hoy vamos, a tu habitación, lamentablemente por lo visto no has mejorado en nada, ¡Enfermera!

Ana había sido condenada a cadena perpetua, pero en un sanatorio ya que ella había asesinado a sus dos hijos y trato de suicidarse cuando se enteró que su esposo Luis le había sido infiel en distintas ocasiones con mujeres distintas y al parecer ella no podía permitir que su familia perfecta no fuera tan perfecta. El Seroquel era un antidepresivo que le daban constamente en el sanatorio, la Dra. Rosa es quien la trato desde que ella llego, lamentablemente ya los médicos no dan esperanzas de que Ana recobre la cordura de nuevo, ya que habían pasado 3 años y ella todavía no se daba cuenta de donde está ni mucho menos del porque está recluida allí.

FIN

7 de Marzo de 2019 a las 16:48 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~