El desconocido y el portal a otro mundo. Seguir historia

kuronyx Alejandro Mendez

Un joven soñador y su oportunidad de explorar un nuevo mundo, tal vez no sea lo que el esperaba... Una historia llena de emoción, aventura, romance y traición. Era mejor solo soñarlo y seguir viviendo en su mundo.


Aventura No para niños menores de 13.

#258
2
3.4mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Prólogo

Qué decir de esta historia. Mi madre y mi padre no querían que yo llegara, era un ser indeseado. Alguien que parecía molesto en una época en que el mundo se convulsionaba por circunstancias políticas y en mi familia, las cosas de política eran importantes. Tanto, que condicionaban el día a día pero sobre todo... la noche. ¿Cómo era posible que dos individuos que se querían no esperan a su retoño con amor? Pues sencillo, porque entre ellos no había amor. Pensaba que iba a morir sin conocer el verdadero amor, siendo un solitario amante de la lectura, pensé que nada cambiaría sin importar lo mucho que lo intentara. Pero no fue así.


Me gusta pensar que soy un joven soñador enamorado de las historias fantásticas, soñando con ser un héroe con capa como los que veía durante toda mi niñez todas las noches abrazando a su almohada deseando tener poderes y salvar al mundo. Deseando huir de todo, maldigo mi propia debilidad, quisiera una oportunidad para cambiar toda mi vida.


Durante una semana todo transcurría como siempre, iba al colegio y regresaba a la casa, no había nada interesante en ello, pero algo me estaba molestando, sentía como si estuviese siendo seguido... Aunque eso era imposible.


Cierto día estaba caminando hacia el colegio y observé algo extraño en el cielo, había una aurora de diversos colores rodeando al sol, en el momento en que aparté la mirada de tan fantástico evento en frente de mí apareció de la nada una especie de espejo que no reflejaba ni dejaba ver absolutamente nada, tenía un aspecto traslucido cuando me acerque al espejo, comenzó a brillar y lo siguiente que pude ver fue una pradera hermosa rodeada de diferentes plantas y flores que nunca antes había visto en ningún lugar... Algo estaba mal, justo antes de aparecer aquí escuche mi nombre, pero eso no podía ser posible dado que estaba solo.


- ¿Dónde estoy? ¿Qué diablos era ese espejo?


Durante un tiempo me quedé quieto evaluando mi situación actual, puede ser que todo sea un sueño, pero nunca antes había podido soñar con algo similar.


- Si es un sueño espero nunca despertar.

- Es hora de ver donde me encuentro.


Había un bosque a lo lejos, montañas rodeando la pradera donde estaba, así que la única opción que me quedaba era ir a través del bosque siendo muy arriesgado subir una de esas montañas, mientras iba caminando el sol comenzó a ocultarse.


- ¿Tal vez tomé la decisión equivocada?

- Bueno, ya de nada vale arrepentirme debo continuar.


Dicho esto seguí caminando hasta que a lo lejos podía ver una luz, me apresuré en seguir la luz sentí un fuerte deseo de llegar allí, luego de caminar un rato logré llegar a ella, encontré algo inesperado, una piedra que emanaba luz era casi como si estuviese siendo guiado inconscientemente hacía ella... Poco a poco fuí acercandomé cada vez más hasta que estuve lo suficientemente cerca como para tocarla.


Cuando puse mi mano en ella pude sentir como todo mi cuerpo estaba siendo envuelto en una cálida luz, era tan acogedor por primera vez me sentí en paz conmigo mismo agradeciendo estar vivo... Hasta que pude ver la silueta de una mujer de pie en frente de mí, cuando pude ver mejor, su belleza me hipnotizo completamente, una piel blanca sin rastros de imperfecciones en lo absoluto, su largo cabello lacio rubio, una figura que pondría celosa a cualquier mujer, era simplemente perfecta.


La mujer desconocida habló, - Joven, ¿cúal es tu nombre?

Estaba absortó por su belleza, las palabras no querían salir... - Repetiré una vez más, joven, ¿cúal es tu nombre?.

Rápidamente recobré la compostura y le dije mi nombre.

- M-mi nombre es Duncan.

Con una encantadora sonrisa que derritió mi corazón comenzó a hablar de nuevo.

- Mi nombre es Freyja diosa del amor aunque también me conocen por otros nombres, estoy aquí para darte la bienvenida a este mundo.

Yo: - ¿Freyja? ¿En serio eres ella?

Freyja: - Se que todo esto es nuevo para ti, pero fuiste llamado para ayudar a este mundo del caos en el que se encuentra.


No podía creer que todo esto este pasando, lo que siempre he deseado, lo que siempre he buscado con desesperación actualmente está pasando, definitivamente si todo es un sueño espero nunca despertar.



7 de Marzo de 2019 a las 08:45 0 Reporte Insertar 2
Continuará… Nuevo capítulo Cada 10 días.

Conoce al autor

Alejandro Mendez Un simple lector apasionado a las historias de fantas�a, aventura, acci�n, romance...

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~