El Congreso: Sócrates y su falso don Seguir historia

monigote Monigote

Sócrates es un joven ambicioso: él quiere ser millonario, pero para lograrlo no le será nada fácil. Un día casual, recibe la visita de un pariente lejano, su tío (un diputado). Este último, le ofrecerá una propuesta indirecta que no dudará en aceptar. Luego de ello, vienen sus pesares.


Humor Sátira Todo público.

#Humor #política #corrupción #ElCongreso #CrudaRealidad #TresEnRallas #LaPlataVieneSola #Congresistas #Diputados #Senadores #DineroFácil
Cuento corto
3
746 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Congreso: Sócrates y su falso don

Érase una vez una tarde de festejo; con bombos y platillos, un pequeño grupo de adolescentes celebraban el final de los años escolares. Entre ellos estaba Sócrates, pues él era el único que había decidido no ir a la universidad, pero tenía planes: él quería ser rico algún día.

Años después, un señor avispado tocaba la puerta de la casa de Sócrates. Sus padres le pusieron ese nombre en homenaje a un filósofo griego y porque decían que este de grande iba a desarrollar su virtud máxima, al igual que aquel personaje. De repente, abrió la puerta:

—¡Sobrino!

—¡Tío, a los tiempos!

Con un fuerte abrazo, Sócrates recibía a su tío. Un simpatizante político que se abalanzaba a él con una sonrisa de oreja a oreja. Hacía mucho tiempo que aquel pariente no visitaba su casa. Esa noche solo fue una visita de médico —algo rápido—. Además, sus demás familiares siempre decían que ese tío era un verdadero señor diputado, pero Sócrates no entendía exactamente lo que significaba esos tres términos juntos. Al poco rato:

—En mi partido político aún queda espacio para un candidato más a diputado —decía el tío.

Pero, ¿quién podría serlo? Ese era su sobrino. Poco tiempo después, aquel ambicioso jovencito, terminó siendo el más elegido por su pueblo. Sin embargo, cuando llegó el día de la juramentación, Sócrates se encontraba afuera del Congreso, con una piel totalmente erizada producto de los nervios. Presentía que adentro las cosas no iban a ser color de rosas. Sus pasos se ralentizaron, pero ingresó. Había diputados y senadores veteranos.

Una vez dentro, pudo observar que una parte de diputados y senadores tenían un rabo entre las piernas, solo la mitad de ellos, a excepción de los que no eran. También pudo darse cuenta de que había una pequeña diferencia en cuanto al tamaño de los rabos: los senadores tenían la ventaja.

Él estaba muy asustado. Por un momento, pensó en que toda esa frustrada visión era producto de su imaginación por los nervios que lograron invadir e intimidar su ser. Al poco rato, Sócrates fue juramentado como el diputado más joven del palacio.

Los días pasaron como en un abrir y cerrar de ojos, y Sócrates, aún seguía con ese enigma que lo aquejaba cada mañana al entrar al congreso: pues aún seguía observando a una parte de sus compañeros diputados y senadores con un rabo entre las piernas y que, además, no era de dificultad alguna para ellos el querer sentarse o desplazarse de un lugar a otro allí dentro. Pero se asombraba aún más, al notar que aquellos rabos desaparecían como arte de magia, cada vez que estos salían del Congreso. También notó que su ansiado trabajo era tan fácil como jugar tres en rallas en una hoja rota de papel de un cuaderno viejo.

Estando muy asustado, quería preguntar a uno de sus amigos si es que ellos también veían aquel rabazo entre las piernas. De pronto, un colega suyo se le acercó, y Sócrates, lo miró fijamente, hasta que no aguantó más.

—Eh, mira… Tú vistes, ves… Eh, pero… Ahora vuelvo —decía Sócrates a su colega, mientras balbuceaba.

—¿Te sientes bien? ¿te pasa algo? —su colega le preguntaba.

—No, tranquilo. No pasa nada —le respondía Sócrates.

Después, regresaron a sus respectivos lugares. La impotencia se apoderó de Sócrates. Él no quería realizar ese tipo de preguntas —de los rabazos— porque sentía vergüenza, y temía que sus compañeros se ofendieran. Y así fueron todos los días. Se le hacía un nudo en la garganta por la intriga que le ocasionaba el querer saber la ansiada respuesta a su enigma.

Hacía diez años que no asistía a una Iglesia. En su verdadero recreo —muy a parte de rascarse la panza todo el tiempo—, se alejaba de sus compañeros cada vez que veía la oportunidad de hacerlo para esconderse en su oficina de trabajo, donde se arrodillaba y se ponía a rezar diez veces: el padre nuestro, el ave maría y el credo.

Tiempo después, Sócrates lograba ver a más diputados y senadores con el mencionado rabo entre las piernas. Hasta que una mañana, se percató que ahora sí todos sus compañeros contaban con el temido rabazo. A cada uno de ellos los hablaba con temor. Siempre buscaba la manera de alejarse, pero era casi imposible, porque siempre permanecían juntos. Se acercaba sin temor cuando estos se encontraban en las afueras del Congreso, ya que ahí sus rabos desaparecían. Hasta llegó a creer que tenía un don.

Llegaba las noches, y Sócrates, no podía conciliar el sueño. Muchas veces se las pasaba en vela. Comenzó a asistir a una iglesia, después de mucho tiempo.

Cada mes que llagaba, Sócrates tenía más dinero, producto del cargo como miembro honorable del Congreso. Pero, aún no era el joven millonario que auguraba ser en la vida. Hasta que un día, en una tarde misteriosa, el joven diputado vio una gran oportunidad. Dejando por un lado esas terribles angustias que reinaban en él, logró cerrar un oscuro trato; por ello, recibió un anticipo: una millonada. Quizás logró encontrar dentro de su ser, la virtud máxima pero negativa: lo contrario que anhelaban sus padres.

Al anochecer, Sócrates llegó a su casa muy contento y se aseó como de costumbre. Luego cenó y, por último, se fue a dormir. Al día siguiente, muy temprano como nunca se fue a su trabajo. Este llegó y observó que, por primera vez, sus colegas que siempre se encontraban alrededor de su asiento le saludaban con mucho esmero, cuando de pronto, uno de ellos se le acercó:

—Felicidades, ahora sí podemos contar contigo —le decía su más allegado compañero, con una voz tan encantadora y confianzuda. Sócrates sonrió y no entendió lo que aquel amigo quiso decir.

Al cabo de un minuto, atinó a sentarse en su respectivo asiento como de costumbre y luego pudo ver con unos ojos enormes derivado de la impresión, como un largo rabazo sobresalía entre sus piernas. Sócrates, al fin pudo saber la ansiada respuesta a su enigma y qué significaba ser un verdadero señor diputado.

6 de Marzo de 2019 a las 00:53 3 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Monigote Me gustaba m�s cuando los ladrones se tapaban la cara... Ahora llevan traje y gobiernan pa�ses. Mario Moreno "Cantinflas".

Comenta algo

Publica!
Milagros Borro Milagros Borro
Wow, estoy verdaderamente impresionada con tu trabajo. ¡Felicitaciones!
8 de Marzo de 2019 a las 12:34

  • Monigote Monigote
    ¡Hola! Muchas gracias. ¡Saludos desde la distancia! 9 de Marzo de 2019 a las 14:17
JC José Antonio Chozas
Gracias por visitar mi trabajo
6 de Marzo de 2019 a las 07:55
~