La Gran Obra Seguir historia

geliber-bravo1550081051 Geliber Bravo

Cuando formamos parte de nuestras obras.


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
1937 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

La Gran Obra

  

. - ¿Desea más café Señor?  .- Si, gracias señorita; Alejandro es un escritor si se quiere frustrado ya que en su propia opinión él no ha podido escribir su más grande obra, pero ese mismo día en la cafetería con su laptop había comenzado a escribirla.- Señorita por favor tráigame un sándwich de queso.- Si Señor enseguida.- Gracias; ya habían transcurrido unas 2 horas y Alejandro seguía escribiendo, por un momento alejo sus manos del teclado para descansar y observo un rato a través de la ventana para ver la gente pasar, al otro lado de la calle había un hombre con una gabardina negra con sus manos en los bolsillos este hombre también observaba fijamente a Alejandro.- Aquí tiene su sándwich señor.- Gracias Señorita; Alejandro comenzó a comerse su sándwich y al voltear de nuevo por la ventana ya aquel hombre no estaba.

Al retirarse de la cafetería Alejandro se fue directo a su apartamento que quedaba en el centro de la ciudad y donde vivía solo ya que su obsesión por escribir la mejor obra de su vida era tal que se apartó de su familia, amigos y de su novia, en su apartamento no tiene televisión, radio ni teléfono para que no sea distraído por nada ni por nadie. La apariencia de Alejandro era la de un indigente ya que tanto su aseo como apariencia personal la descuido completamente, su único interés era escribir.

En la noche Alejandro se colocó en el balcón de su apartamento con su laptop para seguir escribiendo y cuando giro su mirada hacia abajo se encontraba el mismo hombre de la gabardina viéndolo desde la calle, inmediatamente Alejandro entro cerro el ventanal de su balcón y preocupado fue a la cocina y destapo una botella de vino y se sirvió una copa, luego se sentó y tratando de concentrarse en su historia comenzó a escribir de nuevo.

A la mañana siguiente Alejandro tuvo que salir a comprar víveres salió de su apartamento bien temprano, entro al subway y como siempre había mucha gente él se encontraba cerca del andén presionado por la multitud que allí se encontraba, al entrar el tren en el primer vagón que pasa frente a su vista, se encontraba pegado a la puerta el hombre de la gabardina y en cuestión de centésimas de segundo que paso ese vagón aquel hombre sonrió al verlo, inmediatamente Alejandro trato de salir pero no pudo atravesar a la muchedumbre, así que no le quedo de otra que entrar al vagón que le quedo en frente pensando que ojala aquel hombre al bajarse del tren no fuera corriendo a buscar en que vagón se encontraba él. Por suerte para Alejandro el tren arranco y no volvió a verlo por lo menos ese día.

Durante la semana Alejandro por lo menos una vez al día lograba ver al hombre de la gabardina que lo estaba persiguiendo, hasta que un día fue a la estación de policía a poner la denuncia, pero la policía no podía hacer nada ya que no tenía ninguna prueba de ese hostigamiento.

Alejandro se estaba tomando una ducha para luego escribir el gran final de su obra, al salir del baño consigue al hombre de la gabardina en su habitación, esta vez no tenía las manos en sus bolsillos, esta vez tenía un cuchillo en una de ellas. - ¿Quién eres tú? ¿Cómo entraste? ¿Qué haces aquí? ¿Por qué me persigues? ¿Qué quieres de mí? - Oye ¿no crees que son muchas preguntas juntas?, deja los nervios, tu sabes muy bien qué hago yo aquí. - No tengo idea de que hablas, vete o llamare a la policía. - Y ¿desde qué teléfono los vas a llamar? Si yo sé que ni eso tienes Alejandro. - ¿Cómo sabes mi nombre?  .- Solo lo sé y punto; el hombre de la gabardina caminaba de un lado a otro de la habitación paseándose el cuchillo entre los dedos, mientras que Alejandro estaba tan nervioso que no se dio cuenta de que en su laptop ya estaba escrito el capítulo final de su gran obra.- Bueno Alejandro, como tú lo querías yo soy el final de tu gran obra maestra, asómate por la ventana y dime que ves; Alejandro se asomó.- No hay nadie en las calles están solas, tampoco hay automóviles pasando ni motos nada, ¿Qué es lo que está ocurriendo?; se acercó poco a poco aquel hombre a Alejandro…

La policía tumbo la puerta del apartamento en compañía de la administradora del edificio, así como algunos vecinos que avisaron a las autoridades sobre unos gritos que se escucharon, al entrar a la habitación de Alejandro encontraron su cadáver en el piso en medio de un charco de sangre y con el cuello cortado, en su mano derecha hallaron un cuchillo; la policía recogió las pruebas necesarias para realizar su investigación y encontrar al responsable de lo ocurrido.

.- Jefe aquí están los resultados de las huellas dactilares del cuchillo, solo están las de la víctima no hay mas huellas allí ¿usted qué cree?  . - Suena a suicidio pero tendríamos que seguir investigando para poder confirmar ese hecho.

¿Qué quería escribir Alejandro en el capítulo final de su historia? ¿Por qué al salir del baño ya se encontraba escrito ese último capítulo? ¿Qué decía ese último capítulo que según se escribió solo? ¿Quién era ese hombre que decía ser parte del capítulo final de la obra de Alejandro?

Espero que ustedes si hayan entendido lo que le sucedió a Alejandro, si es así los felicito, porque yo no supe si fue real o fue parte de su imaginación.


FIN

25 de Febrero de 2019 a las 23:13 3 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Francisco  Humano Francisco Humano
Sigue asi ☺. ¡Felicidades!
26 de Febrero de 2019 a las 15:51
Francisco  Humano Francisco Humano
Crei que solo en las matemáticas mi cerebro estaba a mil... jeje. Muy bueno. Te felicito. Es por esto que me apasiona la literatura.
26 de Febrero de 2019 a las 15:32

  • Geliber Bravo Geliber Bravo
    Muchas gracias por tomarte el tiempo de leerla, que bueno saber que la disfrutaste. Agradecido Saludos!!! 26 de Febrero de 2019 a las 15:46
~