EL VIAJE AQUEL Seguir historia

alberto-suarez-villamizar3721 Alberto Suarez Villamizar

MUCHAS VECES APLAZAMOS NUESTRAS DECISIONES, DEJAMOS PASAR EL TIEMPO SIN SABER QUE NO SIEMPRE TENDREMOS UNA NUEVA OPORTUNIDAD; Y CUANDO NOS DECIDIMOS PUEDE SER DEMASIADO TARDE


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
1927 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

EL VIAJE AQUEL

  

AUTOR: Alberto Suárez Villamizar



Abrió la tapa del viejo baúl el cual mantenía con seguro en el cuarto destinado a guardar los elementos que por nostalgia nunca se decidía a desechar, era allí donde depositara tantos recuerdos, fotos, tarjetas, documentos, cartas, diarios y revistas que en su momento creyó conveniente conservar por representar sucesos importantes de su vida.  Y fue así como encontraría aquel papel ya descolorido por el tiempo donde se notaban con tintes azules, lo que fuera un pasaje aéreo expedido muchos años atrás.


Tomó en sus manos el  boleto para abordar una aeronave con destino a la ciudad de “La Palmas”, población donde en sus años de juventud estuvo trabajando durante una larga temporada. Leyó las letras borrosas y en su mente con nostalgia revivió  aquellas épocas de su vida….. 


Año 1980….

- Roberto, por orden del gerente de la empresa Ud. deberá dirigirse a desempeñar sus labores en la ciudad de “Las Palmas”, donde se está adelantando un proyecto para el cual se necesita su colaboración. 

Fue así como recordaba haber sido notificado sobre su traslado a esa población donde en adelante continuaría su trabajo. En un principio pensó en no hacer ese desplazamiento debido a lo lejano del lugar, pero luego pensó que aquella era una oportunidad de seguir vinculado con la empresa, además de conocer una ciudad que era muy visitada por los turistas durante las temporadas vacacionales, entonces se decidió a aprovechar esa oportunidad que se le presentaba y que seguramente otros estaría dichosos de poder conocer esa ciudad.


Luego de cierto tiempo de encontrarse laborando en “Las Palmas” conocería a una muchacha con quien entablaría una relación sentimental, que marcaría su vida de una forma profunda dejando huellas imborrables en su manera de pensar y de sentir. Adquirió una experiencia muy grande para su edad en ese momento. Pero, después de cierto tiempo al finalizar los trabajos en la localidad nuevamente fue traslado a otro lugar.


Nunca volvió a “Las Palmas”, a pesar de las promesas que había hecho a su amada antes de partir y de sentir un gran amor por ella, quizás por querer seguir disfrutando de la vida sin ningún compromiso. Aun así  compró en una ocasión el boleto y planeó el regreso pero desistió a última hora de emprender el viaje, quizás por temor a enfrentar su pasado.


Año 1985……..

Ya ubicado en su nuevo lugar de trabajo a donde había sido enviado conoció a una muchacha con quien entabló una relación que más tarde se formalizó en un matrimonio, pues consideraba que ya era hora de establecer un hogar, que lo hacía en el momento y con la persona indicada. Ya en su nueva situación sentimental debía olvidarse del regreso a “Las Palmas”, razón por la cual ocultó el boleto en el viejo baúl, pues no quería tener que dar explicaciones a su esposa sobre  su origen, y mucho menos que se enterara de la relación sentimental que había sostenido en aquella ciudad.


Años más tarde en compañía de su esposa planearon un viaje de vacaciones a “Las Palmas”, el cual no pudieron realizar por no contar con disponibilidad de cupos en los hoteles y las aerolíneas por tratarse de la época de fin de año que es cuando más viajeros se dirigen a esa población.


Año 1990……..

Producto de un fatal accidente perdió a su esposa, quien se desplazaba en un vehículo de su propiedad de regreso a casa luego de haber visitado a sus padres en una ciudad cercana, y ante la ausencia de hijos quedó totalmente solo. Fue entonces en esa situación de soledad cuando pensó en regresar, luego de dudarlo muchas veces. ¿Valdría la pena regresar?, por su parte ¿Ella le recordaría? No había vuelto a tener contacto con ella desde su partida, pero guardaba la esperanza de que por todo lo vivido lo recordara. No intentó ninguna comunicación previa, pues quería darle una sorpresa.


Entonces preparó su equipaje, tomó el viejo boleto y se dirigió al aeropuerto para tomar el vuelo de las 6.00 am, buscando llegar con tiempo para poder efectuar la búsqueda. Ya en camino y con  la emoción del regreso se sentía nervioso.


Al llegar al terminal se aproximó a la ventanilla de la aerolínea para visar su pasaje.

- Buenos días, para “Las Palmas”, por favor –saludó a la encargada alcanzándole el boleto.

La encargada tomó el boleto en sus manos y luego de revisarlo se dirigió a Roberto:


-  Disculpe señor, este boleto no tiene validez, desde hace varios años perdió su vigencia.


Cabizbajo tomó el boleto que le devolvían, y lentamente abandonó el lugar ante la mirada curiosa de los viajeros.



FIN

21 de Febrero de 2019 a las 20:23 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~