El Espejo Seguir historia

geliber-bravo1550081051 Geliber Bravo

Es una breve historia de un sujeto como cualquiera de nosotros, que se conseguirá en cualquier momento de frente con su vida y tendrá que afrontarla.


Cuento Todo público.
Cuento corto
0
2631 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Espejo

.- Dr. Ricardo el helicóptero está listo.- Gracias enseguida voy; el Sr. Ricardo Mendoza, es un hombre acaudalado dueño de varias empresas alrededor del mundo, con tan solo 48 años de edad posee una de las 3 más grandes fortunas en el continente su familia está compuesta solo por una hija y una ex esposa, sus padres están muertos y es hijo único.

El Sr. Ricardo abordo el helicóptero que lo llevo directo y sin retrasos a otra de sus torres para una importante reunión de negocios que tenía.- Dr. Bienvenido, ya está todo preparado para comenzar la reunión.- Gracias señorita, por favor no pretendo esperar tengo otras cosas que hacer así que apresuren el paso.- Si Dr. Enseguida; Ricardo es un hombre ambicioso, petulante, le gusta el lema: “el fin justifica los medios” el cual aplica para conseguir poder y dinero sin importar a quien tenga que sacrificar por alcanzarlo.

.- Bueno comencemos la reunión debo irme en 1 hora.- Si Dr.; comenzó la reunión la cual duro exactamente 1 hora para evitar la molestia del Dr. Ricardo, él se retiró y de nuevo en su helicóptero lo trasladaron al aeropuerto donde tomo su avión privado el cual lo iba a transportar a una isla en el Caribe la cual era prácticamente virgen allí se iba a encontrar con una de sus tantas amantes.

.- Que disfrute su estadía acá Dr. ¿Está seguro que no quiere que ningún escolta se quede acá con usted?  .- Si, retírense en 1 semana vengan a buscarme; el helicóptero junto con sus 4 escoltas se retiró, la dama de turno es Joanna ella debía esperarlo en la isla iba a ser transportada por un amigo que tenían en común que por supuesto era otro millonario, este amigo la dejaba en la isla y se iba, bueno por lo menos esos eran los planes.

El Dr. Ricardo fue directo donde se encontraba la cabaña que era de su propiedad, pero al llegar no encontró a Joanna, lamentablemente para él en ese momento los celulares no tienen señal en esa isla, por tal motivo no le quedó más remedio que ponerse a organizar su equipaje para dar tiempo a que llegara Joanna.- Bueno ya arregle el equipaje creo que me voy a conocer las cuevas que se ven desde aquí, le voy a dejar una nota a Joanna para cuando llegue que me espere acá bañada y perfumada con un buen vino destapado.

El Dr. Ricardo emprendió su caminata a las cuevas, eran aproximadamente las 3:00PM, tomaba fotos a la naturaleza que lo rodeaba, parecía un turista a pesar que desde que él mando a construir esa cabaña en la isla solo una vez estuvo de visita y fue para inspeccionar su construcción. Al llegar por fin a las cuevas solo las comenzó a fotografiar desde su entrada ya que se veían muy oscuras y profundas, pero se lograba escuchar unas gotas caer en su interior.-Bueno yo no vine hasta aquí solo para tomar fotos a lo lejos de un fondo oscuro, así que voy a encender mi linterna y voy a entrar a ver qué consigo.

El Dr. Ricardo comenzó a recorrer la cueva y sin darse cuenta se adentraba cada vez más, emocionado por la cantidad de plantas y de insectos que crecían en su interior camino y camino, hasta que un temblor lo sacudió, fueron tan solo 5 segundos pero fueron suficientes para aterrorizarlo, fue rápidamente hasta la entrada pero no pudo salir ya que se encontraba tapiada.

Transcurrieron las horas y el Dr. Ricardo no conseguía la forma de salir y por más que gritaba nadie lo podía escuchar, sediento decidió seguir el sonido de la gota llego a una especie de pozo que se hacía en lo profundo de la cueva, reviso el agua y al parecer era agua limpia.- ¿Y ahora qué hago?, ¿Cómo salgo de aquí?, ¿No tengo como comunicarme con nadie?, espero que Joanna venga para acá a buscarme en lo que lea la nota y al ver el derrumbe se imagine lo que sucedió; se sentó luego de beber agua se lavó la cara se alumbraba utilizando la linterna que traía, sus ojos comenzaron a cerrarse un poco cuando escucho algo y se levantó inmediatamente.- Hey, ¿Quién anda allí?.- Buenas, ¿que lo trae por aquí?  .- ¿Quién es usted? ¿Qué hace aquí?  .- lo mismo podría preguntarle yo a usted, ¿no cree? Ya que quien está aquí de primero soy yo; la apariencia del Sr. Que pareció de la oscuridad de la cueva era como la de un náufrago, aunque en sus rasgos se podía ver que en su juventud fue un hombre de clase y educado.

.-Pero dígame ¿Quién es usted? Y ¿Cuánto tiempo lleva aquí?  .- La pregunta sería ¿Cuánto tiempo llevo atrapado aquí?  .- Como, ¿atrapado?, es decir, ¿que no encontró la forma de salir de aquí y nadie vino a rescatarlo?  .- Ah pero que observador el Sr. Pues así es, y ¿Cuál es su nombre?  .- Ricardo, Dr. Ricardo y ¿usted?  .- Ahórrese los títulos universitarios Ricardo que eso no vale nada aquí, mi nombre es Aquilino y llevo bastante tiempo acá, tanto que te sorprenderías además la única persona que me puede rescatar no lo quiere hacer.- Y ¿Quién es? .- Alguien muy cercano a mí, pero cuéntame Ricardo ¿Qué haces por estos lados?; Ricardo le conto todo el trayecto de cómo había llegado allí, Aquilino Lo escuchaba atentamente, al finalizar la historia.- A caramba bueno esperemos que te encuentre pronto tu novia Joanna.- Si eso espero, pero Aquilino ¿Cómo has logrado sobrevivir todos estos años?  .- Bueno te diré que aquí hay una gran variedad de insectos y una que otra planta comestible que crecen gracias a la humedad existente.

.- Cuéntame Aquilino ¿Quién eras allá afuera?, ¿a qué te dedicas?  .-Bueno yo era un hombre muy importante de negocios, tenía poder, dinero, mujeres, autos, aviones, casas, condominios, helicópteros y todos los amigos que el dinero puede comprar; pero para alcanzar todo eso renuncie a mi familia a mis verdaderos amigos mande a desaparecer personas que obstaculizaban mis intereses económicos, chantajeé jueces, policías y políticos, sin ningún tipo de remordimiento.- Bueno Aquilino pero a veces tenemos que hacer cosas con tal de alcanzar nuestros propósitos que a lo mejor no agradan mucho.- Eso pensaba yo Ricardo, eso pensaba yo; luego de escuchar todo el relato transcurrían los días y Aquilino le enseñaba la forma de alimentarse y sobrevivir intercambiaban anécdotas de sus vidas todo esto ya a oscuras por que la linterna se quedó sin baterías, con la esperanza de que al transcurrir una semana sus escoltas lo venían a buscar en el helicóptero ya que Joanna nunca apareció, por lo menos no ha rescatarlo.

.- Sabes Aquilino que nuestras vidas son muy parecidas, con la diferencia de que tu estas arrepentido de lo que hiciste y yo realmente no.- Mi buen amigo Ricardo llevamos 6 días aquí y todavía no has comprendido nada ¿verdad?, te preguntaría ¿Ricardo tu eres realmente feliz? ¿Amas a alguien que no seas tú mismo? ¿Aparte de tu bienestar te preocupa el de los demás? ¿Alguna vez te tomas por lo menos 5 minutos para mirar el cielo respirar profundo y contemplar las estrellas?  .- Bueno no, si, bueno no, déjame en paz Aquilino; Ricardo se fue a un rincón se sentó sobre una de las rocas y comenzó a llorar desconsoladamente, Aquilino solo lo observaba y lo dejo desahogarseRicardo se quedó dormido y no hablo más con Aquilino, a la mañana siguiente un pequeño rayo de luz despertó a Ricardo.- ¡Dr. Ricardo!, ¡Dr. Ricardo! ¿Está allí?  .- ¡Si muchachos aquí estoy!, Aquilino, Aquilino vinieron a rescatarnos, Aquilino ¿Dónde estás?; los escoltas lograron desbloquear un poco la entrada con algunas herramientas que tenían en el helicóptero, el espacio era suficiente para que saliera un cuerpo de una persona delgada como lo era Ricardo.- Por acá Dr. Deme la mano.- Ya va muchachos que viene un amigo conmigo ¡Aquilino! Vámonos, ¿Dónde estás?  .-Dr. Por favor apúrese no sabemos que pueda ocurrir; Ricardo por más que lo busco no lo encontró y tuvo que salir solo, en el viaje a su residencia en el helicóptero sus escoltas le explicaron que leyeron la nota en la casa.- ¿Dr.  Porque la carta que dejo en su cabaña estaba dirigida a la Srta. Joanna?   .- Bueno muchachos porque con ella era que iba a pasar esta semana en la isla, pero por lo visto nunca llego, al llegar me comunicare con ella para ver que le paso.- Dr. Disculpe pero ¿no le comunicaron la noticia de la Srta. Joanna?  .- No, ¿qué paso con ella?  .-Bueno es que ella sufrió un accidente de tránsito y murió dos días antes de usted cuadrar con ella para encontrarse acá.- ¿Cómo? Debe ser un error como voy a hablar con ella 2 días después de su muerte; al llegar a su casa Ricardo averiguo y efectivamente Joanna había fallecido 2 días antes de hablar con él por teléfono, debido al impacto de la noticia, y de no haber podido encontrar a Aquilino para sacarlo su confusión  era enorme, decidió darse un buen baño relajarse y pensar en lo ocurrido, al llegar y al mirarse al espejo no fue su rostro precisamente el que se reflejó sino fue el de Aquilino, él se echó para atrás y asustado prefirió meterse en la bañera a pensar ¿Quién era aquel hombre?, ¿Por qué apareció en su vida?, ¿Por qué hablo por teléfono con una persona que ya había muerto invitándolo a un viaje a donde termino conociendo a alguien muy parecido a él?, ¿Por qué Aquilino le dijo que había una persona muy cercana a él que no quería rescatarlo?; con todas esas interrogantes Ricardo se quedó durante horas en la bañera.

Al final, Aquilino no era más que el mismo Ricardo, la persona cercana que no quería rescatarlo era el mismo Ricardo y Joanna solo fue un instrumento que la vida utilizo para llevar a Ricardo a esa isla y se encontrara con él mismo, tal cual como el espejo que nunca nos miente.

 

FIN

13 de Febrero de 2019 a las 18:28 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~