El Descansar Seguir historia

geliber-bravo1550081051 Geliber Bravo

La vida, la familia, saber diferenciar entre la realidad y lo que soñamos que sea, en ocasiones sencillamente no estamos seguros de querer afrontar lo que en ese momento llamamos realidad.


Inspiracional Todo público.
Cuento corto
1
2268 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Descansar

Amaneció y el Sr. Cesar despertó como cada mañana, fue al baño se aseo, se vistió y fue a la cocina a colar su café, luego fue a la habitación de sus 2 hijas y comenzó a limpiarlas.- Que broma que cada mañana amanecen estas habitaciones con polvo y telarañas, pero bueno hay que hacerlo las niñas deben estar por regresar con  su mamá y no quiero problemas con ella, de que crea que no hice nada por la casa; Sr. Cesar procuraba todos los días tener limpia su casa ya que llamaba a su esposa al celular y siempre caía la contestadora y por eso él no sabía cuándo su familia iba a regresar de vacaciones.

Como todos los días Sr. Cesar salió a caminar un rato, su casa quedaba apartada de la civilización, solo lo rodeaba las montañas los árboles y la neblina; en el paseo de esta oportunidad observo a lo lejos a una joven hermosa que llevaba colgando en su brazo una cesta con flores, la joven llevaba puesto un vestido blanco, el Sr. Cesar se acercó.- Disculpe señorita ¿qué hace una joven tan hermosa como usted sola por este bosque?  .-Hola Sr. Nada solo estoy recolectando flores y usted ¿Cuál es su nombre?   .- Mi nombres es Cesar y ¿el suyo señorita?  .- Amanda, mucho gusto, que hermoso es la naturaleza ¿verdad?  .- Así es, pero ¿en dónde vives Amanda? Primera vez que te veo.- Vivo por acá cerca, cuando quiera le muestro mi casa.- Gracias Amanda será en otra oportunidad, ya voy a regresar debo llamar a mi familia que está de vacaciones o no vaya a ser que regresen y no me encuentren en la casa, fue un placer Amanda cuídate.- Hasta luego Sr. Cesar, saludos a su familia.

Don Cesar regreso a casa, intento de nuevo llamar a su esposa pero volvía a caer la contestadora, se preparó la cena y se sentó solo en la mesa del comedor a cenar como todas las noches desde que su familia no está, al terminar limpio la mesa tomo un baño se acostó a leer un poco solo lo alumbraba la lámpara de la mesita de noche hasta que se quedó dormido.

Al día siguiente realizo su rutina al despertarse, en esta ocasión salió a caminar pero también para ver si se encontraba de nuevo con Amanda, le daba curiosidad el hecho de que nunca la había visto y que ella le había invitado a su casa y él recordaba que cerca de su casa no habían más viviendas si no a unos cuantos kilómetros.- Buenos días Sr. Cesar, ¿Cómo está el día de hoy, se pudo comunicar con su familia?  .- Buenos días Amanda, no lamentablemente no.- Bueno que lastima, una pregunta ¿Cómo esta de tiempo hoy Sr. Cesar?, digo para que conozca mi casa.- Bueno puede ser, si quieres vamos acepto tu amable invitación; caminaron un largo trayecto iban conversando sobre la vida, la naturaleza y la familia, al cabo de un rato Amanda se detiene.- ¿Por qué te detienes Amanda, aquí en el cementerio del pueblo?; Amanda le tomo de la mano y lo acerco a unas lapidas.- ¿A dónde fueron de vacaciones exactamente su familia Sr. Cesar?  .- Bueno fueron a la casa de la playa donde vive la hermana de mi esposa pero ¿Por qué me preguntas eso y te repito que hacemos en un cementerio, no íbamos a tu casa?  .- Aquí es donde pertenezco Sr. Cesar; poniendo su mano en la mejilla del Sr. Cesar le bajo la cara poco a poco hacia 3 lapidas que se encontraban allí.- Por favor Sr. Cesar lea; “Aquí yace mi amada esposa Teresa”, “Aquí yace mi amada hija Luna”, “Aquí yace mi amada hija Esther”, desconsoladamente el Sr. Cesar se arrodillo y comenzó a llorar, al girar su cabeza buscando con la vista a Amanda no la encontró ella ya no estaba.

La familia del Sr. Cesar había fallecido hace 6 meses ahogadas en un accidente con un bote donde paseaban en sus vacaciones, el Sr. Cesar nunca asimilo la noticia a tal punto que él estaba convencido de que ellos seguían de vacaciones, por eso nunca podía comunicarse con su esposa y siempre caía la contestadora de su teléfono celular. Amanda era un alma que fue utilizada para poder llevar al Sr. Cesar a encontrarse con la realidad.

De esta manera la familia del Sr. Cesar pudo descansar en paz, dejándolos ir y aceptando que físicamente jamás volvería a verlos.

“La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente”. Francois Mauriac


FIN


13 de Febrero de 2019 a las 18:15 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~