Una carta sin destinatario Seguir historia

atziri-callejas1549264633 Atziri Callejas

Solo bastaron unas cuantas copas de vino, un pedazo de papel y una pluma negra, para poder plasmar todo lo que no pude decir, todo lo que guarde en mi alma y en mi corazón, cariño, el ático esta lleno y el baúl esta por desbordar, no puedo mas, por favor déjame hablar.


Romance Romance adulto joven Todo público.

#carta #despedida #adios #258 #amistas
Cuento corto
0
3597 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Un brindis

Tal vez te preguntes el ¿porque una carta?, sabiendo que existen las llamadas telefónicas, lo se es anticuado, pero solo atreves de esto podré decir realmente lo que siento, si te llamaba o te veía en persona sabia que un maldito nudo en la garganta me lo iba a impedir, las lagrimas comenzarían a salir y caería en llanto frente a ti; si, quise evitar todo eso, porque no soporto que las personas me vean como una niña débil. Te estarás preguntado el ¿porque tarde tanto tiempo en dar señales de vida?, bueno la respuesta es simple, mi orgullo no me lo permitía, mi dignidad y mi mente bloquearon todo aquello que me recordaba a ti, quise hablarte para contarte que soñé contigo, cuando ya tenia 20 lineas escritas y a punto de enviar recordé que me prometí no molestarte mas, pero mi corazón y mi subconsciente jamas te olvidaron. Trate de distraerme con cualquier cosa, el arte, la danza, la música, incluso retomé la escritura,pero tal parece que el destino jugaba conmigo, recordándote en cada canción que salia de la radio, en cada estación de tren en donde solías esperarme con un café caliente y una sonrisa cálida, en cada paso de baile, volviendo atrás, a nuestras noches donde después de una deliciosa cena, ponías en practica aquellos pasos que tanto te costaban trabajo, y lo hacías, solo porque amo el baile, lo hacías solo porque me querías ver sonreír, y sabes ¿cual fue mi error? el no haberme dado cuenta en ese momento. Pasaron los días desde aquella noche, que seria la ultima, la ultima en donde colocaste tus cálidos labios en mi mejilla en forma de despedida, donde yo posé mis brazos en tu espalda, dándome cuenta de que no me quería ir, porque contigo me sentía bien,mi alma estaba en paz, y eso no lo vi. Me maldigo una y otra vez el día en te deje ir de esa manera, pero mi orgullo y mi miedo tomaron control sobre mi. Bastaron semanas para darme cuenta que te necesitaba, mas que a nada en el mundo, te necesitaba aquí a mi lado, necesitaba compartir mis días, mis noches, mis sueños, mi escritos, mi alegría con alguien, y ese alguien eras tu. Me cayó como un balde de agua fría el ver que ya no te encontrabas a mi lado, al ver que fui yo la que te alejó, que fui yo la culpable de tu ausencia, y lo lamento... lamento el haberte tratado de esa manera, lamento el haber sido tan fría y dura contigo, lamento no haberte escuchado cuando lo necesitabas, sabiendo que tu si lo hacías por mi, perdón si te hice testigo de mis locuras, perdón por mostrarme indiferente ante tus palabras y cumplidos, y ahora estoy pagando el precio, una soledad que no tendrá piedad alguna hasta que me derrumbe por completo.

Tu, el chico que conocí en un salón de clases, el chico tímido sentado en un rincón al que me acerqué dedicándole una sonrisa agradable, jamas pensé que se convertiría en una amistad tan bonita, cada tarde nos encontrábamos en el parque, y bajo la sombra de un árbol descubríamos mas del otro, y mientras me acompañabas a mi hogar, diseñábamos planes a futuro, un viaje, un tatuaje, una fogata, incluso adoptar un perro, y sabes ¿que es lo peor?, que ahora ya no se concretarán esos planes, ahora son solo un recuerdo desando que pasen en algún momento. Pero... basta de recordar, realmente el motivo de esta carta era pedirte perdón, mi yo sobria y cociente jamas me lo habría permitido, así que recurrí al único recurso que me hace decir realmente lo que siento, y lo que siento es una culpa terrible al recordar que alejé a mi único amigo, aquel que me entendía, que no me juzgaba, aquel que me enseño el valor de la vida, aquel que me mostró cientos de canciones que ahora amo, aquel con el que me desvelaba, aquel con el que compartía películas y palomitas, aquel chico con en el que bailé bajo la lluvia en medio de la calle solitaria. Me culpo por haber alejado a la única persona que se recostó a mi lado cuando yo caí, y se esperó hasta que yo tuviera las fuerzas necesarias para poder levantarme y seguir en el camino, aquel que reconstruyo mis alas, me enseño de nuevo a volar y me alcanzó en vuelo.

Espero tener tu mas sincero perdón, espero volver a contar contigo en las buenas y en las malas, espero tenerte de vuelta. Pero tranquilo, entenderé si tu decisión fue el ya no volver, si es así, te deseo desde lo mas profundo de mi corazón que te vaya bien, que cumplas tus sueños, esos que con tanta pasión y esperanza me contabas, eres un ser maravilloso, que trajiste paz y luz a mi vida y a mi alma, no te preocupes, y estaré bien, tal vez el día de mañana despierte con una resaca, pero el resto de los días me dedicaré a lo que mas me gusta, escribir, tu siempre me lo decías "serás una escritora que inmortalizará historias" y espero que así sea.

Así que te ofrezco un brindis y te dedico esta luna, por los buenos y malos momentos, por las lagrimas derramadas y las risas sin control, por un príncipe de brillante armadura que valientemente salvo a una niña que creció entre monstruos, quedándose en el lugar eterno de desahogo y soledad. Que tu alma siga brillando de la manera mas bonita ante la adversidad, que sigas compartiendo tu bondad, amistad y cariño a la gente que te rodea. No temas, si algún día nos encontramos por la calle, porque de igual manera que lo hice hace años, lo volveré hacer, dedicarte mi mas cálida sonrisa. Así que ¡salud!... y como solías decir al viento gritando lo mas fuerte posible en aquel bosque obscuro contemplando la ciudad desde arriba; "Que apaguen las luces y enciendan las estrellas."

"Seré tu memoria cuando no te sientas capaz de recordar, seré tu ruido en momentos de silencio, seré tu sombrilla en tiempos de tormenta y si yo no puedo, entonces aprenderemos a bailar bajo la lluvia... juntos"

Atte:

J.

4 de Febrero de 2019 a las 07:44 3 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
MI RAVEN MI RAVEN
Conmovedor, no me había dado cuenta, pero había dejado de respirar cuando lo leía. He sentido que esta historia también le pertenece a otra persona, una amiga cercana que también ha sufrido por un amor. Por otro lado, me he atrevido a imaginar a la persona detrás de la escena. Una mujer enamorada y arrepentida junto a botellas vacías. Una carta muy interesante. Solo un consejo constructivo, te recomiendo volver a leerla, se te escapan algunas tildes y cometes unas pocas faltas de ortografía que quitan un poco de encanto y rompen la atmósfera que has creado.
7 de Febrero de 2019 a las 18:13

  • Atziri Callejas Atziri Callejas
    Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer, al igual que tu comentario, tomaré en cuenta tus observaciones. 1 de Marzo de 2019 a las 12:09
~

Historias relacionadas