El verdugo de Valogrado Seguir historia

B
Bastián Matteo


Valogrado, tierra épica de guerras y dioses, donde la magia y la razón se arman en batalla para develar el velo de la verdad por sobre la sombría mentira. Baltazaar, un lacayo cualquiera es llevado al castillo de los reyes para cumplir una ínfima tarea: Entregarle la comida al verdugo real. Simple ¿No?


Suspenso/Misterio No para niños menores de 13.

#horror #darkness #terror #misterio #intriga #luna #reino #oscuridad #alma #gotico #epico #lee #378 #245 #328 #310 #259 #castillo #follow #Verdugo #Valogrado #Razón #morado
0
3.3k VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los sábados
tiempo de lectura
AA Compartir

Entrada de diario 1

Consumados y alabados sean los fervorosos vientos de nuestro fértil reino. Mi cuerda mente está ansiosa a causa de mis quiméricos e ilusorios pensamientos, cuyas ideas me trasladan a la lejana tierra de los sueños, donde el ser un gladiador, un conde o un clérigo es tan fácil y sencillo como reafirmar que nuestro mundo es plano y estático en el centro del cosmos, mas cabe decir que ese paraje onírico es tan irrisorio y tonto como el querer creer y adular ciertas supersticiones, espíritus o la magia.

En la academia real se nos enseñó el raciocinio de los lacayos y como cosechar el futuro del reino a través de las simples órdenes cumplidas a gusto del patrón más lucrativo. En cualquier caso, el ser reclutado por los reyes de Valogrado es el máximo honor que cualquier lacayo podría llegar a tener en su triste y miserable existencia. 

Un aura de benevolencia debe de emanar ahora mismo de mi ser. Me siento como un caballero alabado por sus hazañas de guerra, ante tal presente que se me ha de otorgar con el ofrecer mis servicios a los de sangre azul. 


- Baltazaar

2 de Febrero de 2019 a las 05:30 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Entrada de diario 2

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 3 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión