TIME TO DIE Seguir historia

unlugarparaver Ivan A.

TIME TO DIE (Hora de Morir) ¿Hasta dónde serías capaz de llegar para salvar tu vida? Van a dar las diez de la noche y todos los inscritos, esperan con horror, no ser uno de los elegidos. Las personas inscritas en una página Web, participan sin opción a poder renunciar, a un macabro juego, que los creadores de la pagina han creado. Cada dos semanas y tras un sorteo aleatorio, son elegidos los cinco nuevos participantes. El fin del juego es, por supuesto, ganarlo. Pero para conseguirlo, deberán matar con sus propias manos, a cada uno de los otros participantes. Para ello, tendrán que pasar por cuatro pruebas. En cada una de ellas, un verdugo y una victima. Sólo uno, quedara con vida. ¿Te a atreves a jugar? El juego comienza, ¡YA!


Suspenso/Misterio Todo público. © Creación propia

#unlugarparaleer
6
2165 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

ELEGIDA PARA JUGAR


CAPÍTULO 1


"EL SORTEO"

Van a dar las diez de la noche y el mensaje va a enviarse. ¿Serás tú una de las cinco personas en recibirlo?.


Así comienza este escalofriante juego. Cinco personas elegidas al azar, en donde cada 15 días se convierten en los siguientes protagonistas de un malévolo juego, creado por una anónima web ¿Quién se salvará?.


La primera regla de la web es, que todos los inscritos participan obligatoriamente tras un sorteo aleatorio. ¡Negarse, no es una opción!.


Los elegidos, reciben un correo donde se les indica que han sido seleccionados para el siguiente juego. También se les comunica, el lugar y hora donde han de presentarse. Allí, un coche los recoge y lleva a un lugar no revelado y que jamás debe ser nombrado.


“Time To Die” (Hora de Morir). Es el nombre y la finalidad del juego. Solo existe una única manera de conseguir salir con vida y es, ser el que de entre todos los participantes, tenga menos escrúpulos, conciencia y dignidad. Porque las pruebas por las que tendrán que pasar, les pondrá a examen su propia conciencia. Teniendo que debatirse cada uno de ellos, con la forma de entender conceptos tales como el bien o el mal y todo, con el único fin de salir con vida de aquel lugar.


Solo uno puede salir con vida. Los demás, deberán morir a manos de sus compañeros. Con cada prueba, un elegido para convertirse en víctima y otro para ser verdugo. Rehusar aceptar ser verdugo, conlleva como resultado su aniquilación inmediata.


¿Estás preparado para mirar tu correo?. El juego comienza, ¡YA!


Silvia esperaba ansiosa que dieran las diez de la noche. Su corazón latía tan fuerte, que era posible escuchar sus latidos. Nerviosa y sudoroso no dejaba de mover la pierna de forma incontrolada.


De nuevo, una vez más se encontraba sentada en su escritorio frente a su portátil. Preguntándose por qué se había apuntado a esa maldita web y cómo era posible que aún no la hubieran cerrado. ¿Quizás es que era mentira todo aquello? pero, ¡las imágenes que subían después de cada juego parecían tan reales!. Era cierto que solamente estaban disponibles durante unos minutos y no era posible analizarlas con detenimiento pero aun así…


Diez de la noche. Silvia aguanta la respiración. Pasa casi medio minuto y nada ocurre pero justo cuando su mente parece empezar a relajarse, un nuevo mensaje acaba de llegar a su correo. “Time To Die” su pesadilla, acaba de comenzar.



CAPÍTULO 2


"ELEGIDA"


Un terror se apoderó de todo su cuerpo. No lo podía creer, había sido una de las elegidas. Se mantuvo inmóvil, con la mirada fija en la pantalla de su portátil, sin atreverse a abrir el correo. Tan solo leía una y otra vez el asunto del correo, “Time To Die”.


Se preguntaba que pasaría si no lo habría. Y cinco minutos después de recibir el correo, al que permanecía mirando fijamente, su teléfono móvil comenzó a sonar.


Dio un sobresalto y lo cogió nerviosa. “Número Desconocido”. Su corazón latía tan fuerte que sentía iba a desmayarse. El teléfono seguía sonando sin parar hasta que le dio a la tecla de colgar. Pero después de unos segundos, de nuevo comenzó a sonar nuevamente con número privado y Silvia volvió a colgar. Casi de inmediato este comenzó de nuevo a sonar. Estaba completamente desesperada ya que sin lugar a duda, quien llamaba debían ser los mismos que le habían mandado el mensaje.


Así pues, Silvia apagó el teléfono para no seguir recibiendo llamadas. Así permaneció durante un buen rato, ni llamadas ni ningún otro mensaje. Cosa que le tranquilizó bastante.


Sus pensamientos se agolpaban en su cabeza. Si esto iba en serio, cosa que no había dudado nunca, a ella no la dejarían que simplemente pasara de ello. En algún momento vendrían a por ella. Quizás era hora de acudir a la policía.


Paralizada entre el miedo y la consternación, pasó horas frente a su portátil. Tenía miedo de salir a la calle a esas horas de la noche. Miedo de encender su teléfono y volver a recibir llamadas de aquel número oculto o peor aún, de haber recibido algún mensaje amenazador. Pero al no tener teléfono fijo, no tenía forma de ponerse en contacto con la policía. ¿O quizás si había una?.


¡Internet! Seguro a través de la web de la Policía, podría ponerse en contacto. Ya fuera por email o quizás incluso un chat.


Rápidamente accedió al buscador de Internet y al comenzar a escribir, apareció en medio de la pantalla un mensaje “Time To Die”. De nuevo la invadieron el terror y la angustia. Otro mensaje que decía “Time To Die”, apareció encima del anterior. Y de repente otro y uno más y otro y otro y otro… Cada vez a más velocidad por lo que Silvia, saltó de la silla y desenchufó el cable de la corriente pero, este al tener la batería continuó encendido y de un fuerte golpe, cerró el portátil.


Silvia se levantó y se sentó en una esquina de la habitación. Sus lágrimas caían por sus mejillas, sintiendo un doloroso pánico al pensar que le iría a pasar. Lo que comenzó como un juego atrevido y lleno de adrenalina, se había convertido en la peor decisión tomada hasta ahora. Estaba jugando, con la muerte.



CAPÍTULO 3


"ESPERANDO QUE ALGO SUCEDA"


Ya estaba amaneciendo y Silvia aún permanecía inmóvil y con la mirada perdida, en el mismo rincón donde se cobijó. Esperando el destino incierto que le aguardaba.


Poco a poco la mañana avanzaba, y fue llenándose del trasiego de un día habitual. Se levantó y miró por la ventana. Observando a la gente como se comportaban, ajenas e indiferentes y sintiéndose abandonada a su propia suerte.


¡Tarde o temprano ocurrirá! Dijo para si misma. Y nada podrá evitar que pase lo que tenga que pasar. Se giró y fue hacia el escritorio. Abrió el portátil, lo encendió y entró en su correo.


Allí seguía sin abrir el mensaje que le había llegado la noche antes “Time To Die”. Hizo clic con el ratón y abrió el mensaje pero, justo en ese momento su portátil se apagó. Rápidamente comprobó el cable de corriente y si estaba todo conectado. Efectivamente todo parecía estar bien. Apretó el botón de encendido, pero aquello seguía sin funcionar.


Por un momento quedó desconcertada, y se acordó del móvil. Lo agarró y lo encendió. Los segundos que tardaba en encenderse le parecían en ese momento algo exagerado. Puso su número Pin y dibujo con su dedo, el patrón de desbloqueo.


Al momento comenzaron a llegarle un sin fin de notificaciones de llamadas perdidas. Todas ellas de número oculto. Por un momento se quedó pensando a quién llamar. Nadie sabía de aquel juego al menos, nadie sabía que ella estaba apuntada en la web. Por lo que decidió llamar a una amiga, simplemente por hablar con alguien y quizás, pedirle que viniera a verla.


Pero al marcar el número, el teléfono no emitía ningún sonido de llamada. Lo volvió a intentar y nada. Cambio de número llamando ahora a otra de sus amigas. Pero lo mismo, el teléfono no daba señal alguna. Hizo varios intentos con diferentes personas y con ninguna el teléfono funcionó. Pero tenía cobertura y señal de Internet.


¡Internet eso!. Abrió el navegador y simplemente pulso en una de las páginas favoritas que tenía guardado sus iconos, en la pantalla de inicio. Se abrió el buscador de Internet con un mensaje que decía algo así como “Sin conexión a Internet, compruebe la señal en su zona”.


Silvia nuevamente entró en pánico. Aquello no era casualidad. Aquello se trataba de una manipulación de esa maldita gente de aquella web. Las lágrimas comenzaron a brotarle, sobre todo por desesperación. ¿Qué se suponía debía hacer?. Estaba incomunicada y solo le quedaba salir a la calle. Pero eso, le producía un pánico terrible.


Desesperada, se fue al salón con el teléfono móvil en la mano, se sentó en el sofá y se dispuso simplemente, a esperar a que algo ocurriese.



CAPÍTULO 4


"LA LLAMADA"


Las horas de la mañana iban pasando sin que nada ocurriese. Silvia parecía estar asumiendo lo que consideraba inevitable y eso hacía que su estado, fuese cada vez de más calma.


Se percató que desde que la noche anterior se sentará frente a su portátil esperando recibir o no el correo de esa web, no había ni comido ni bebido nada. Así que se dirigió a la cocina y se preparó un té solamente. Los nervios le tenían el estómago cerrado y no le apetecía nada.


Pasó la mañana entre el sofá y mirar por la ventana. No volvió a intentar alguna otra forma de comunicarse con alguien, ni siquiera lo pensaba. Solo esperaba a que algo ocurriese. Aunque no tenía idea de que.


Pero justo al dar las 12 de la mañana, su teléfono comenzó a sonar. Lo cogió rápidamente y miró la pantalla, número oculto. Sin duda, era eso lo que había estado esperando. Silvia descolgó y dijo, ¡Dígame!.


– Hola Silvia, ¿sabes quien soy?


– Sé quién eres


– Estupendo Silvia. Que te parece si vamos directamente al asunto que ambos sabemos. Seguramente pienses que tu decisión de no desear saber y por tanto no querer participar, creas que hayas cometido un error fatal. Sin embargo, era justo lo que llevamos esperando que hiciera alguno de los participantes de los siete juegos que hasta ahora hemos realizado. ¡Pero por fin tu lo has hecho!. Escucha atentamente, porque voy a explicarte de qué se trata.


Acabas de activar, “EL JUEGO FINAL”. Hasta ahora, como bien sabes hay siete ganadores o si lo prefieres, supervivientes, que son los que consiguieron terminar su participación en sus correspondientes juegos, con vida.


Estas siete personas, se encuentran retenidas a la espera de que sucediera ésto. Por supuesto también, porque la policía siempre entrometida, los hubieran detenido. Pero afortunadamente, ha llegado el momento esperado, “El juego final”.


A partir de este momento, iremos llevando a cada uno a un lugar diferente. Pero todos, en un punto en el que estén a la misma distancia de tu ciudad y con los mismos recursos para poder llegar a ti. Una vez todos ubicados, los soltaremos.


El juego final solo tiene dos únicas posibilidades de terminar. Una es, que alguno de ellos te encuentre y acabe contigo y la segunda, que seas tú quien consiga matarlos a todos. Y ser por tanto la ganadora y sobre todo, seguir con vida.


Esta vez Silvia, negarse no es una opción. Porque ellos, tienen la obligación de encontrarte y matarte. Ya que no conseguirlo, las consecuencias para ellos…mejor no las quieras saber. Créeme Silvia cuando te digo, que una vez comience el juego, serán capaces de hacer cualquier cosa por llevar a cabo su misión, porque de lo contrario, sus vidas se convertirán en un infierno.


¿Estás preparada Silvia?. Corre, porque el juego comienza, ¡YA!.

Iván A.


(Web "UnLugarParaVer")


24 de Enero de 2019 a las 17:33 0 Reporte Insertar 9
Leer el siguiente capítulo COMIENZA "EL JUEGO FINAL"

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 4 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión