Páramo Seguir historia

cailvan Alejandro Larrosa

El camino parece estar sin barreras. Hasta que se topa con la piedra que acaba con su ilusión de ser feliz, acaba con tus sueños, acaba con tu carril. Su cama es su mejor amiga, es el único lugar donde puede recordarla, donde puede amarla. Donde fue feliz por ultima vez.


Drama No para niños menores de 13.

#Sacrilegio #236 #soledad #perdida #amargura #239 #389 #Fallar #drama
Cuento corto
0
2618 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Dos y Dos

Llamó mi mejor amigo para venir a mi departamento, para jugar a la nueva consola que se había comprado con el sudor de su frente. Pues estaba solo en mi departamento, mirando al techo, no quería hacer nada. Decidí aceptar su propuesta, al menos para que me hiciera un poco de compañía, porque sentía como si estuviera desnudo en la mitad de un páramo.

Desperté temprano este día, aunque suelo hacerlo todos los días de la semana, como si fuera a volver a ese tiempo en el que no daba a basto.

Es que aun despierto con esas ganas de volver a la oficina. Regresar a mi escritorio, mi silla, mis compañeros. ¿Para hacer que?, pues nada, solo me sentaba a leer el reporte del tiempo y el horóscopo. Hice lo mismo durante 2 años y 2 meses, aunque no terminé el segundo mes, igualmente lo agrego a la cuenta, que mas da.

Mis días eran mirar al techo, pensando en mi esposa, en lo que pudo ser. En su sonrisa que iba y venía como viento en primavera, en el amor que encendimos con la ultima llama de nuestra hoguera. Pero eso queda en la memoria, porque por culpa de esa curva esos días de color rosa, ya no serán.

Fue un día normal, como el de hoy. No pude pronosticar esa tormenta en mi vida. El horóscopo no fue capaz de decirme que ese día ella chocaría con esa pared. Nada servia si ellas no estaban.

Todo fue mi culpa, si no hubiese ido a ese bar, cegado por la rutina que me enviaba a la bebida. Tan solo si hubiese salido temprano para acompañarla al medico, que idiota.


- ¡MALDITA MONOTONÍA!- grité con rabia y una borrachera que me sesgaba.

En ese momento del grito una llamada ingresó. Pero no pude coger ese teléfono, esa llamada...esa llamada.


Desperté en mi cama. Sentía que me faltaba algo, ya era de día. Miré a mi lado y no estaba, en la mesada a mi lado había una carta, firmada por mi mamá explicando lo sucedido. Desde ese día no quiero levantarme de mi cama, saber que ella no esta, saber que ellas no estarán. Es que mi esposa al perder la vida, también se llevó ella a nuestra hija, nuestra futura hija. El dolor irradia de mi, la culpa son y serán siempre mi cadena perpetua. Nunca esperé que mi vida se destruyera en tan solo 2 horas y dos minutos.

17 de Enero de 2019 a las 06:40 2 Reporte Insertar 1
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
TR Pepperzita TR Pepperzita
Muy intenso, se siente el dolor del personaje. Si me aceptas una recomendación ten cuidado con repetir palabras, fuera de eso ¡Lograste atraparme! ¡Me encantó!
17 de Enero de 2019 a las 13:36

  • Alejandro Larrosa Alejandro Larrosa
    Siempre acepto recomendaciones. Muchas gracias por el consejo y por leer. Espero mejorar!! 17 de Enero de 2019 a las 17:44
~

Historias relacionadas