Atraves de la mirada Seguir historia

G
Guillermo Vera


Historia de un triangulo entre dos hermanas y un imbecil, donde un super poder, una discapacidad, un mal entendido y un imbecil se mezclan en una historia de amor de hermanos, amor platonico y amor animal


Paranormal Lúcido Todo público.

#autismo
0
3.3mil VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los viernes
tiempo de lectura
AA Compartir

Parasol 52

+"Parasol 52...parasol 52, abre puerta vas al fondo, quita ladrillos y pasas al otro lado. Parasol 52... parasol 52...", repetia Francisco como si su memoria pudiera fallar si dejaba de decirlo. Corria por las calles de San Petrillo, a toda velocidad, nadie lo ve ni le escucha, quien se fija en un ninio.


LLego a una esquina y vio los letreros en la esquina, "Parasol 52, aqui ... aqui ... abro ... cierro ... corro ... quito ", de pronto todo se detuvo, Francisco quedo suspendio en un segundo de tiempo. Un segundo que para Francisco no ocurrio, fue como un salto en el tiempo que no se registro en su memoria, pero si en su subconciente. Este fue su primer contacto, sin saberlo seria el primero de muchos. 


"Parasol ... Parasol... carajo en que estaba? ... ladrillos!!", grito. Los ladrillos tapaban la entrada a la cocina de la casa de a lado. La cocina tiene vidrios tapados con periodicos que no permiten mucha luz, y el olor a frijoles y tortilla quemada alimentaba el humo que ayudaba a difundir la poca luz en el cuarto. "Abue, ya llegue!!". La abuela preparaba la comida para la "pinche vieja jodona" como le decia ella. 


"Mira Paco, llevale esto a la vieja jodona antes de que se nos muera de hambre y ve si volvio a ensuciarse que no la he checado desde ayer", dijo la abuela mientras veia las noticias. Ahi Francisco vio por primera vez la foto de la actriz de la tele, hermosa, elegante, fina. Bajo la escalera, y abrio la puerta y ahi estaba, pero que cambio, nada hermosa, nada elegante y definitivamente nada fina. La desnudez de su cuerpo descubria lo que el maquillaje y las camaras ocultaban. Pero para Francisco representaba una oportunidad para soltar impetus, para responder preguntas, para por fin sentir un cuerpo de mujer. 


"Pinche vieja jodona, deja de llorar, apestas a orines", gritaba Francisco mientras intenataba abria las piernas de la vieja.  "Deja de moverte con un carajo...", decia cuando una pausa interrumpio la escena bruscamente.  De un segundo a otro Francisco se hallo en trance sin poder pensar en lo que hacia un segundo antes y repetia "Parasol 52 .... Parasol 52", su mirada quedo fija en un punto y un temblor se apodero de el. Fue como si alguien tomara control por un segundo . "Paco!!!, que haces  nino!!!", grito la abuela al entrar al cuarto. Lo agarro del cuello y lo tumbo al suelo. "Es mejor que regreses maniana, tomate un banio frio chamaco caliente".


El trayecto a su casa fue confuso, se detnia continuamente como si quisiera ver cada detalle, pero al mismo tiempo sin poner atencion a los detalles. Lo que debio ser media hora caminando se convirtio en hora y media de trayecto. Cuando finalmente llego a su casa, lo estaba esperando su tio. "Carajo me quedas mal Paco, esperaba mucho de ti y me sales con estas pendejadas", decia el tio mientras se scaba el cinturon para empezar la madriza.  Tomo a Paco del cuelo y se disponia a pegarle con gran fuerza, pero por un segundo sus miradas se cruzaron y el tio lo solto, la mirada de Paco era profunda, fuerte, sin miedo,, el tio reconocio que los golpes no cambiarian nada a Paco. "'hora pues pendejo vete a jugar y maniana te quiero temprano con la abuela, recuerda ... Parasol 52 abre puerta vas al fondo ...."


 

16 de Enero de 2019 a las 03:29 0 Reporte Insertar 0
Leer el siguiente capítulo Reloj del parque hundido

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión