THE BIG BAD WOLF. Seguir historia

harrisito-pambisito1547407783 Harrisito Pambisito

Me he dado cuenta que ambos se han vuelto una necesidad y ahora tengo que darme cuenta que me convierto en el animal que decido alimentar.


Ciencia ficción No para niños menores de 13.

#enojo #sobrenatural #amor #lobos
0
3603 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

la guerra.

Malia pasó los dedos por el borde del pequeño vaso situado en sus manos tensas. Una de sus lágrimas saladas cayó dentro del vodka. Las limpió antes de que Damon se sentara junto a ella. 

 Cerró los ojos, contó hasta tres, todo cambio y la felicidad reinaba su vida de nuevo.

Levanto la mirada poniendo una de sus mejores sonrisas y dedicándole una de sus miradas comprensivas de que no iba a responder alguna pregunta que se asemeje al tema. Vacio el contenido del chupito y fueron por más. Ella reía, el alcohol reinaba en ese lugar y Damon aprovechó.

-Malia.-  ella se encontraba semi-acostada en el capo del Shelby y frunció sus cejas para darle a entender que tenía su atención. - ¿quién es Marko?- la sonrisa diminuta se esfumó en un nanosegundo y él quería que la tierra lo tragase de la manera más dolorosa.

-¿De dónde sacaste ese nombre?- la rubia se rasco la nuca pero no había un ápice de maldad o tristeza en su voz, solo curiosidad.

El no le diría que anduvo indagando durante tres días sobre cosas de la mujer que amaba.

-eso no interesa…- miró el suelo y levantó la vista y vio que los ojos de la chica se habían tornado rojos, el frunció el ceño y miro en esa dirección. –Huelo sangre- miró a su compañera y supo que se meterían en problemas.

-yo también.- ella rugió con una sonrisa y salieron a correr bosque adentro.

Habían pasado aproximadamente medio bosque hasta llegar al charco de sangre. Muchos cuerpos apilados en un solo punto, lo raro es que no estaban desacomodados, como si supieran que había gente allí para que los pudiese encontrar lo más rápido. Malia olfateo y olio miedo, dolor.

-los asesinaron- movió unos centímetros una tela rasgada y pudo ver un tatuaje. Dos árboles superpuestos y eso basto para levantarse y darse cuenta de todo.

-es una trampa.- miro hacia la oscuridad inmensa del bosque. –y nosotros somos señuelos.- una flecha de plata cayo entre ellos clavándose de pleno sobre el tronco del árbol las letras C.P se veían talladas en el tronco de la flecha.- Malcom, corre- antes de terminar de gritar muchas luces con pitidos fuertes cayeron a su alrededor ensordeciéndolos a ambos, taparon sus oídos y ycayeron de rodillas al suelo. Ella como pudo se levanto y salió corriendo, varios metros lejos se dio cuenta que su compañero no estaba allí tras ella.  

Al llegar a la fabrica todos la miraban con cara de pocos amigos, entro y se dirigió a la oficina de Donovan.

-los cazadores están aquí, están muy armados y son muchos, nos tenemos que mover, protegernos. Tienen a Malcom y mataron a la manada Komorebi.- anunciaba ella enumaerando todo. Donovan, su beta, solo la miro y escuchaba cada palabra atento a todo detalle.

-¿viste la cara de alguno? ¿Estaba Cullen?- la curiosidad y el odio se acentuó en la última pregunta.

-¿en serio? Corrí todo el Bosque de San Pedro para que me preguntes si estaba Cullen allí. T e dije que tienen a Malcom y mataron a la manada Komorebi. Nadie se mete con esa manada.- Malia tiro de sus cabellos.- creo que bajaron alrededor de 10 y muchos otros no los vi bien, las luces no me dejaron. Reconocí una voz, parec…-

-encontramos a un nuevo hombre coyote- la corto y un chico de la esquina, que ella nunca noto, se acerco temeroso hacia ellos.- vino buscando un refugio y una manada, los cazadores arrasaron con su ciudad y vienen a buscar algo, pero nadie sabe qué.- el jefe al mando miraba al joven de 16 mientras que el joven temblaba y sudaba. –Mira esto- se levanto y el muchacho retrocedió. –Ve esto- levanto la manga y una sustancia color plateado brotaba de su piel- está envenenado.- dijo obvio.

-pues…sáquenselo…- ella no entendía que papel jugaba en todo esto, a menos que se haya perdido Joseph, otra vez.

-no encontramos a Joseph.- ella sentía que no era todo. –el tiene algo que mostrarte.- el muchacho saco un celular táctil de sus bolsillos y mostró una imagen donde en una pared decía. “MALIA DUNBAR”.

-¿me estás diciendo que yo tengo algo que ver en este circo?- se paro y sus ojos se tornaron de grises a rojos y sus dientes afilados salieron a la luz y un gruñido. –Te recuerdo que estás vivo gracias a mi y que estas en este maldito puesto gracias a mi- señalo el escritorio de caoba.- y vienes a decirme que un asqueroso gusano te muestra una fotito y la culpable soy yo sin pedir explicaciones.- la garras salieron y ella contenía su fuerza clavándoselas en las palmas de sus manos, el muchacho venia las gotas de sangre caer y se asombro del poco control de violencia que tenia ella. –ya he matado un beta…no tengo miedo de matar otro.- escupió las palabras y esas fueron como kerosene para avivar el fuego. El beta mostró sus dientes y se empezaron a rugir. El niño se interpuso entre ambos y apoyo una mano en los hombros de ella.

-está asustado.- trato de hacer que todos se calmaran.

-no me digas.- respondió con sarcasmo Malia.

-la que…tu nos pones en peligro siempre…- Donovan ya no le dirigía la mirada cuando dijo las palabras  y ella se bloqueo escuchando las recién mencionadas.

-¿a dónde vas con todo esto, Donovan?- se estaba enojando, de nuevo.

-solo…solo que tengas cuidado…- las palabras del beta salieron con dolor.- puedes irte- esquivo su mirada y se fue.

-ven aquí- tomo la campera del niño.-dime tu nombre- lo saco de la oficina y lo llevo a la enfermería.

-Louis…-susurró.

 

En silencio, los dos miraban el brazo y buscaron el principio de la hemorragia. Una bala de serval. Malia todo los extremos rasgados y rompió la campera.

-esto te dolerá- metió las pinzas y saco el casquillo medio quebrado.

-¿qué…qué harán con eso?- miraba el casquillo lleno de sangre.

-supongo que guárdalo…- ella se puso la campera y se estaba por ir.

-fue tu hermana- dijo Louis lo más rápido que pudo y ella se frenó en seco.-ella escribió el cartel de sangre- hablaba con mucha seguridad.

-mi herman… mi hermana está muerta, yo la mate- se giro y le mostró los ojos. –Conseguí ser alfa consumiendo su poder- sus ojos volvieron a su color normal.

-créeme, no lo está y viene por ti…- una leve sonrisa se dibujo en el rostro de Louis y ella gruño.-

-Malia, encontraron a Malcom muerto.- una chica que nunca supo su nombre la arrastró por el pasillo hasta llegar al living.

El cuerpo de Malcom yacía en el piso, sin vida. Le habían extirpado los ojos y las garras.

-¿Sabes que significa esto?- pregunto Louis con un mano tapándose la boca. El tamaño de Malia se notaba al ser alfa era más grande que cualquier otro hombre lobo y fuerte, mientras que Louis era por debajo de una cabeza y media. Eso le hacía gracia.

-nos declararon la guerra.-

13 de Enero de 2019 a las 21:31 0 Reporte Insertar 0
Continuará… Nuevo capítulo Todos los domingos.

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~