La Camisa Seguir historia

impura Impur@ Pervers@

Relato corto donde Cristina una joven que cree que aún existe el amor para siempre es manipulada y engañada y abre repentinamente los ojos hacía la verdad, que su mundo siempre fue de ilusiones. Nota: Los acontecimientos de este relato son de mi propia autoría, ya que no es producto de mi imaginación si no de una situación real. Queda totalmente prohibida su reproducción.


Historias de vida Todo público.

#celos #traiciones #intrigas #desamor
6
3543 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

CAPÍTULO ÚNICO


LA CAMISA


La vida no es para algunos perfecta, pero en mi caso si que lo es. Tengo veinte años, solo me faltan tres semestres para terminar la universidad y graduarme como Licenciada en Comunicación Social, pero lo he dejado para otro momento, en estos días estoy completamente dedicada a mi familia, a mi hija de cuatro meses y a mi marido. No todo es perfecto, pero cada vez que los veo, me emociono no puedo creer que tengo mi propia familia.

- Cristina – el sonido de su voz me sacas de mis pensamientos.

- Dime Sebastián – él me mira y me sonríe, de verdad, no puedo creerlo que él pueda hacer que en mi estómago salten mariposas solo con verlo.

Se acerca a mi con paso confiado con una camisa en la mano, la bebé mueve sus bracitos esperando que é la tome en sus brazos.

- Quiero que por favor me planches esta camisa – intercambiamos, el toma a la nena en brazos y yo me quedo con la camisa.

- Pero Sebas, esta nueva – la detallo, era blanca, lisa, sin bolsillos, sin detalles, pero costosa, era tan simple que me llamo la intención de su insistencia en ponersela – no te preocupes, lo haré -.

Él vuelve a sonreír antes de irse con la niña al cuarto, mientras yo sigo con la camisa en mis manos.

Me dispongo a planchar la camisa, mi cabeza aun gira en la llamada de mi suegra esta mañana, rara vez ella lo hacia pero nunca lo había hecho como hoy, de manera cordial.

Sebastián sale del cuarto con la niña.

- ¿Sabes? - le digo – tu madre llamó esta mañana- él en tono despreocupado dice.

- Y qué quería? -

Sonrió par a mis adentros, él sabe de sobra que su madre no me quiere con él.

- Ella quería que la acompañara a hacer unas cosas esta tarde -

Él besa a la niña en la cabeza extrañado y me dice:

- Esta bien Cristina, pero no me gusta que ella se comporte de esta manera contigo, no será nada buena cosa después, créeme -.

Yo, me volteo y llevo la camisa a una de las perchas del cuarto. Cuando salgo, nuestras miradas se cruzan con complicidad pero los dos sabemos que es imposible, la bebé está aquí y por lo visto quiere jugar y no dormir aún. Ella se echa a reír sabiendo que es la culpable de que nosotros no podamos tener un rato a solas antes de que él se marche.

Ya todo está listo para que él se vaya al trabajo, su almuerzo y su cambio de ropa que incluye la camisa nueva, él me sorprende tomándome por la cintura y dándome un beso en los labios, sabe menta, de verdad nunca me cansaré de sus besos me mira fijamente, sabe lo que está pasando en este preciso momento por mi cabeza y la sacude, vuelve a darle un beso a la niña y después me dice:

- No me esperes, llegaré tarde -

Dando media vuelta se fue. El día paso normal sin ninguna eventualidad hasta que se hicieron las dos de la tarde y mi suegra me fue a buscar para que la acompañara a sus diligencias.

- Hola Carmela – saludé de manera normal.

- Hola Cristina – me miró como siempre de manera evaluadora – la niña no va con nosotras -.

La miré sorprendida, pero mi curiosidad pudo más.

- Pero... ¿por qué? -.

- Vamos a hacer muchas cosas – se echó a reír de manera cínica, pero quise hacerle caso.

- Está bien – suspiré - como tu quieras –

No quería echarlo a perder. Llevamos a la niña a casa de la hermana de mi suegra y nos dispusimos a hacer sus dichosas diligencias, las cuales consistían en comprarse y comprarme ropa.

Teníamos más de cuarenta minutos viendo ropa de gala.

- ¿Carmela, por qué todos estos vestidos ? -

- Es para la velada de esta noche – me miró alzando una ceja – estás invitada y como la mujer de mi hijo no puedes ir con esos harapos que tienes -.

Ella sabía donde golpearme, era cierto al lado del dinero de mi marido yo no era nada. Solo pude cerrar mi boca y someterme a sus caprichos, lo único que pensaba era que Sebastián no me había dicho nada.

Las horas transcurrieron rápido. Ya eran las seis de la tarde y ya estaba en mi casa un estilista que me iba a peinar y a maquillar.

Me sentía como en cuento de hadas, pero lo que menos entendía era el comportamiento de mi suegra.

La verdad que estaba muy guapa, el vestido verde esmeralda largo, sin tiros con escote de corazón, tenía que darle las gracias a mi embarazo, mis senos estaban más llenos por supuesto por la lactancia, mis caderas estaban más redondeadas y mi trasero mucho más grande que antes.

El vestido se adhería a mi figura como una segunda piel, las sandalias eran doradas dándole un toque de brillo al estilo. Mi maquillaje era difuminado le habían dado vida a mis ojos color caramelo y mi cabello oscuro estaba recogido en una cola de caballo sencilla.

La hora acordada llegó y con ella mi nerviosismo de pronto no estaba segura si ir con Carmela a esa fiesta, también Sebastián se había ido a las nueve de la mañana y no me había llamado, él siempre lo hacía, un mal presentimiento se coló en la boca de mi estómago. Sin embargo mi suegra llegó quince minutos después estaba ella un poco achispada.

Cuando me monté en su carro, me dijo:

- Estas preciosa, Cristina – me dio un beso en la mejilla y me dijo – esta es tu noche, te aseguro que nunca la olvidarás -.

- Gracias, Carmela – de verdad la apreciaba en momentos como este.

Llegamos a nuestro destino muchos vehículos que no se porque se me hacían familiar. El miedo de pronto se coló por mi espalda cuando vi el carro de Sebastián estacionado.

- Carmela, creo que es mejor que me lleves a casa -

Ella con voz de que no quiere la cosa.

- Pero por qué, ya estamos aquí – se encogió de hombros.

- No lo sé, Sebastián está aquí y yo no he podido hablar con él en todo el día -

- No pasa nada, Cristina - dijo apagando el motor ni cuenta me di cuando nos estacionamos.

- Esto es muy mala idea -

- No, es la mejor así que andando, llegamos retrasadas -.

Fui al mismo paso que ella llegamos al lugar, el miedo se apoderó de mí y unas ganas de seguir corriendo me atravesaban pero algo me decía que debía seguir adelante, respire profundo y seguí a mi suegra.

Entramos al lugar, el lugar estaba muy iluminado habían mesas redondas decoradas de lado a lado, la decoración era púrpura con plateado todo muy bien decorado, las mesas estaban vacías porque la gente se había aglomerado en la parte de adelante. Mi suegra me tomó de las manos y casi me arrastra por todo el pasillo casi me caigo, pero le seguí el paso, cuando nos acercando más y más escucho una voz que dice

- El novio puede besar a la novia -

Que hermoso una boda, cuatro años de mi vida con Sebastián me pasaron por mi cabeza en cámara lenta, todos los recuerdos hasta su despedida de esta mañana.

Nuestros ojos se encuentran y el palidece, mira a su madre y luego a mi. Ella le dedicó una sonrisa a su hijo. Todos comienzan a felicitarles y buscar sus copas para brindar por los recién casados.

La nueva esposa le da su esposo un beso sonoro y le da una copa. No me di cuenta quien gritó.

- POR LOS NOVIOS - y el público le siguió – POR LOS NOVIOSS!!! -.

Estaban ya felicitando a los novios cuando fue mi turno, mis piernas temblaban pero yo era fuerte yo iba a poder con esto y con más.

Caminé hacia los novios con el paso confiado. Llegué hasta la novia.

- Hey felicitaciones, estas hermosa -

- ¿Y tú quién eres? - pregunta ella extrañada pero muy contenta devolviéndome el abrazo.

Suelto mi abrazo y voy hasta el novio le planto un beso en la boca, la gente se queda observando la escena. Le susurro bajito.

-Que seas muy feliz Sebastián -

La novia se me queda viendo perpleja, le guiño un ojo a la novia y le digo, señalando a Sebastián.

- Soy la que esta mañana plancho esa camisa -

Les sonreí, di media vuelta y me fui sin mirar nunca hacia atrás.


FIN

3 de Enero de 2019 a las 15:14 6 Reporte Insertar 2
Fin

Conoce al autor

Impur@ Pervers@ Impur@ pero conservando mi naturaleza original Venezolana, adoptada por República Dominicana. Expandiendo mis fantasias en una vida virtual aplicada a lo real. Voyeur 100% porque me gusta observar el placer sexual en las letras. Pervertida ya que me produce placer lo que se considera fuera de lo normal. Ven conóceme.. puedes Amarme... puedes incluso Odiarme... "Pero nunca, OLVIDARME" Vive en mis letras fantasias!!!.

Comenta algo

Publica!
IM Isis Martinez
A veces la vida nos muestra la verdadera cara de las personas por medio de otras...me alegra la forma que la protagonista se condujo...Deseo que ahora sea mas feliz y que sebastian se de cuenta del tesoro que perdio.
24 de Marzo de 2019 a las 10:30
Mariam Abdulhay Mariam Abdulhay
ME ENCANTA
19 de Marzo de 2019 a las 15:03
Jackie Inkspired Blogger Jackie Inkspired Blogger
¡Hola! Tu historia continúa en estado de En Revisión, para ayudarte con el proceso del cambio de estado a Verificada solo tienes que corregir ciertas faltas ortográficas y gramticales que presenta. Por ejemplo: "Era tan simple que me llamo (llamó) la intencion (¿atención?)..." "No me esperes llegare (llegaré) tarde", "no puedo creerlo (creer) que él pueda hacer que en mi estomago (estómago) salten mariposas..." Las correcciones son las que están en paréntesis. Estos serían solo 3 ejemplos, pero todavía aparecen algunas más. Una vez lo hagas, deja un comentario en esta misma historia o responde este comentario, y procederemos a verificarla. :) ¡Gracias!
16 de Enero de 2019 a las 07:24

Jacky Vargas Jacky Vargas
¡Hola! Tu historia ha sido revisada por el equipo editorial de Inkspired. ¡Enhorabuena! La hemos dejado en estado En Revisión, ya que aún creemos que puedes corregir ciertos errores ortográficos. Una vez que lo hagas, comenta este mismo post y procederemos a revisarla de nuevo y ponerla en Verificada. Esto te dará más alcance entre los lectores. :) Ánimo y feliz escritura.
4 de Enero de 2019 a las 10:35
Impur@ Pervers@ Impur@ Pervers@
Si leiste la Camisa.... Podrás entender GAME
3 de Enero de 2019 a las 09:31
~