Myisi Seguir historia

la_chica_con_selenefobia Katarina Orellana

Ayleen se verá envuelta por problemas causados por un chico que no es de la tierra y que la raptara para que su madre le de lo que necesita para poder encontrar a su padre .


Ficción adolescente Todo público.

#idiota #poderes #olimpo #china #japon #corea #chile #muerte #dios #shinigami #sobrenatural #odio #amor #adolecente
1
3711 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los domingos
tiempo de lectura
AA Compartir

Prologo

La nieve cubría todo el bosque, hasta la ciudad se encontraba bajo una blanca capa de dura y fría nieve, una familia que llevaba la maldición de alguna sentimental bruja vivía entre los grandes y frondosos árboles del bosque. Era una pequeña cabaña que en verano era perfecta para aquellos días en cuando el sol se encontraba en la cima del cielo azulado. Ayleen se llamaba la niña que vivía junto a su madre y tío, una familia amable y grandiosa, una cabellera abundante le resaltaba su tez blanca. A sus siete años ya iba y venía de su escuela sola, su tío como siempre le colocaba en su lonchera un jugo de caja con un sándwich de carne.  Pero esta vez su tío al igual que su reservada madre no estaban. Tomo sus cosas y se fue.

-Escucharon que pillaron sangre a las afueras del boque.

-Por Dios, pero es por ahí que vive la familia maldita.

-Si, por algo tienen ese nombre aquí, esa familia estará maldita por siempre por meterse en lo que no se debía, mire lo que pasa es que hace cien años atrás el primer hombre que llego aquí se puso a jugar con quien no debía y paso una de sus discípulas le lanzo una maldición querida, nadie de su familia puede vivir si no es aquí y tampoco vivir dentro de aquí.

La pequeña Ayleen como era de costumbre caminaba hacia un minimarket que tenía por nombre el colorido colibrí un nombre peculiar para un lugar en donde nada parecía colorido o tenia siquiera un colibrí, antes de entrar se encontró a dos señoras un tanto mayores que su madre y como dice el refrán la curiosidad mato al gato solo que esta vez la curiosidad le saco más que una lagrima.

-¿Y cómo le hace Magnolia con el trabajo?

-Tú crees que esa cualquiera tenga algún trabajo decente, si su hija ni ella misma debe saber de quién es, mira tú nomas que cuando era apenas una chiquilla de doce años traía a su casa a cada hombre nuevo que llegaba y ese no demoraba ni una semana en irse, ahora mismo el hombre que estuvo con ella y que supuestamente es el padre de la niñata esa se fue al ver que ella lo engañaba con ese tal Maximiano.

-Pero ¿Que no eran hermanos?

-No, que van a ser hermanos esos dos, si la mamá de Magnolia era de las mismas recemos a Dios que la niña no sea igual.

-Tan bonita la nena y tener que vivir con cada amante que su madre.

-Sí, debería llamarse zorragnolia.

-Muy merecido se lo tendría, tenemos que cuidar a nuestros maridos y no salir a trabajar eso es fundamental, si el hombre sale a trabajar para que lo necesitaría la mujer, la misma biblia lo dice la mujer está hecha para cuidar a los hijos y al marido.

-Ustedes, ¿Por qué dicen eso?, no estamos malditos solo son habladurías que ustedes mismos lo hacen para poder chismear de algo hasta yo que tengo siete años lo sé, además mi madre trabaja por meses algunas veces para traer comida y mi tío es el hermano de mi madre, las mujeres deben trabajar igual que todos los hombres, después le pegan y es culpa del hombre, si la mujer no se respeta por que pide ser respetada, mi- Hipo- papá- hipo- no se –Hipo- donde está pero sé que mi madre lo – hipo- ama al igual que el a ella.- Me fui corriendo hacia mi colegio para esconderme en los grandes baños que este tenía, sus cubículos podían albergarme por lo menos hasta que la campana de la segunda hora tocara, mi rostro se sentía frio y mojado, mis lágrimas lo habían empapado y por el frio estaba casi congelado. Mi uniforme aunque no es muy abrigador me mantenía suficientemente tibia como para poder pasar hasta las nueve cuando era que tocaban.

-Yo no recuero quien es mi padre pero el ama a mi madre como ella lo ama a él, lo tengo seguro.- esa frase la repetía una y otra vez en voz baja hasta cuando alguien entraba en los baños.

 

10 años más tarde

 

Los recuerdos hacen que la vida sea vida

La vida la hacemos a bases de acciones

Las acciones podemos realizarlas por una motivación.

La motivación siempre será por un anhelo.

El anhelo siempre nos ayuda a ser quienes somos.

-Katarina Orellana.

 

-Bueno chicos, quien me puede decir que quiso decir la autora con esta pequeña cita del libro "La pasión de Jeanette".

-Que la vida está llena de acciones y no de correr.

-Joven González si sigue con ese vocabulario, le tendré que pedir que se retire de mi clase y claro en mi clase quedaría reprobado con todo lo que queda de clase.

-No profesor Marco, discúlpeme.

-Está bien, sigamos, señorita Oyarzun Cid dígame usted qué quiso decir la autora con esta cita.

-Em, ella nos dice que gracias a nuestros anhelos o sea nuestros sueños podremos hacer realidad nuestros sueños que al mismo tiempo serán nuestra vida.

-Se acerca pero no, nuestra escritora nos transmite que la vida está hecha de sueños y los recuerdos son la guía para cumplir nuestros sueños.

Desde que tiene razón de si Ayleen ha tenido en cuenta algo, jamás contradecir a un adulto o te quedaras para siempre como la hija de satanás, a sus siete años solo le dijo la verdad a dos señoras que vivian del chisme y que paso que en pueblo chico infierno grande, todos la catalogaron como una mala influencia para todo niño haciendo que jamás tuviera un amigo, pero no solo se quedó sin ninguna amistad su madre en ese mismo periodo se fue alejando de ella cada vez más al punto que solo dos días del año está junto a ella, su vida es monótona ir a su escuela, de ella a su casa y devuelta a su escuela, por ello sus notas son sobre salientes pero nunca ni de sus profesores ha recibido una felicitación. Por ello como ahora mismo las clases pasan lento y sus ganas de irse cada vez crecen más algunas veces se ha llegado a preguntar si su padre murió o talvez solo fue un turista que estuvo con su madre ya que nunca lo conoció y su tío es su única familia realmente desde los diez le ha enseñado todo lo que necesita saber en combate y hasta un poco de armas. Su cabello es tan largo que fácilmente le podría llegar  debajo de su trasero por ello ocupa dos largas trenzas junto a un esponjoso gorro de lana, su uniforme consistía en una falda a cuadrille y unas calzas que bien pasan por unas pantis junto a sus inseparables bucaneras de color ya negro por los años en los que la ha estado acompañando, una delgada blusa blanca con un chaleco beige son su única forma de no morir congela con las bajas temperaturas de Laguna blanca, pero  un gran chaquetón la acompaña cada mañana al ir a clases, su casa queda en lo más alto de un bosque que se encuentra cerca asiendo que tuviera que subir unas escaleras hasta llegar a su casa.

Ese día en particular la vuelta a su casa la tenía con una sensación de angustia en su pecho pero no hubo ningún indicio que algo fuera a pasar hasta que a pasos de llegar a su casa se encontró con la espalda de un joven pero eso no fue la gota que derramo el vaso si no el que la persona se desvaneciera entre el viento, como un espejismo.

 

 

31 de Diciembre de 2018 a las 03:02 1 Reporte Insertar 3
Leer el siguiente capítulo Secuestrada.

Comenta algo

Publica!
Maria Ramirez Maria Ramirez
Ya me atrapó. Muy bueno. Espero los nuevos capítulos con ansias. Se supone q tengo q hacer mis caceres pero no aguanté las ansias de leer el prólogo.
31 de Diciembre de 2018 a las 13:54
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión