EL REY DEL HIELO Seguir historia

vampiredramaqueen Kenia De La Torre

A punto de ser campeón olímpico, la vida de Iván Ferreira da un giro trágico, obligándolo a vivir en la miseria, el olvido y el abandono, dejando lejos sus antiguas glorias deportivas. ¿Logrará resurgir de sus cenizas o el destino se empeñará en poner obstáculos en su camino? Una historia de amor, fe y esperanza, que te cautivará.


Drama Sólo para mayores de 18.

#abandono #discapacidad #258 #disputas-familiares
25
3818 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Todos los lunes
tiempo de lectura
AA Compartir

Días de gloria

Bienvenidos a esta nueva historia qué, aunque gira en torno a la misma temática, se trata de la vida de otros personajes, con otras situaciones, pero con los mismos deseos de amar y sentirse amados.

Esta es la historia de Iván Ferreira, un antiguo competidor olímpico de patinaje sobre hielo, quien es víctima de una trampa y un cruel castigo inmerecido, que le cambia radicalmente la vida.

Espero que les guste esta nueva historia.

















Bertha miraba la pantalla absorta. Cuando Iván salia a la pista, nada había en el mundo, que consiguiera apartar su atención de ese cuerpo hermoso, espigado, estético, casi etéreo, que parecía flotar mientras ejecutaba su rutina sobre el hielo de la pista olímpica.

Su madre enloquecía cuando descubría que había hablado por más de cinco minutos y ella no tenía idea de lo que había dicho.
Pero no podía evitarlo. Cuando su ángel en patines salía a escena, no existía el mundo para ella.

—Es puto. Todos esos cabrones son jotos —comentó su padre, mirando con complicidad a su hijo Efraín, con el único afán de molestarla—. O díme ¿qué hombre normal usa esa ropa tan pegada y brillante?

—Aerodinámica, se llama. No va a usar ropa común y corriente porque sería un estorbo.

—Pero ¿Y esos colores?

—Es azúl ¿qué tiene de malo? Además, combina con sus ojos —suspira—. El vestuario debe ser vistoso.

—No le vas a ganar —aseguró su hermano mayor—. Siempre va a tener algún argumento a su favor. No puedes discutir con una fanática.

—No soy una fanática, soy Soy una admiradora ¡Shhh! ¡Ya van a decir las calificaciones!

Atenta, escuchó y vio el tablero con ilusión pero no fueron de su total agrado.

—¡¿Están babosos o qué les pasa?! ¡Fue perfecto! ¡Perfecto! ¡Malditos!

—Habló la experta.

—Pues si, fíjate.



Aunque las calificaciones no fueron lo que esperaba, la suya había sido una rutina básica, nada complicada. Sin embargo, aunque la ejecución había sido perfecta, los jueces parecían tener sus favoritos y Ferreira, no era uno de ellos.

A pesar de todo, Iván era un deportista muy disciplinado y entregado a su arte y, aunque sabía que no sería nada fácil, no perdía la ilusión de ser el primer mexicano en ganar el oro en patinaje artístico sobre hielo.

Había sido un camino duro, tal vez el doble que para otros.
La suya era una historia de sacrificio y soledad; nadie le había regalado nada en su vida deportiva. Todo lo contrario, parecía que las instituciones deportivas de su país, disfrutaban poniendo trabas y obstáculos para todo.

Y cuando llegaba a lograr algo, era un apoyo muy magro, raquítico; precedido eso si, de infinidad de requisitos burocráticos. De nada servía mostrarles todas las medallas y títulos ganados en campeonatos internacionales. Nada parecía convencerlos.

Los únicos dispuestos a seguirlo, a apoyar su sueño, eran su madre, doña Margarita y su entrenador desde los diez años, Igor Golev.

Tuvo que alejarse del resto de su familia, como su padre y su heamano mayor, Marcos; también de amistades, fiestas y romances, pues prefería dedicar todo su esfuerzo, toda su mente y alma, a su meta. A la, hasta ese momento, única y verdadera razón de su existencia: el patinaje.

Pero lo que Iván desconocía, era que el enemigo estaba muy cerca de él y que la envidia que despertaba su desempeño sobre la pista, provocaría su desgracia.



20 de Diciembre de 2018 a las 17:09 0 Reporte Insertar 1
Leer el siguiente capítulo Caído en desgracia

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 80 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión