Merry Seguir historia

karenstraight Karen Straight

Merry... De la Magia de la Magia


Cuento No para niños menores de 13.

#258
Cuento corto
0
4382 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Merry

Hace tantos años, en el palacio del cristal dorado, matices púrpuras y azules bañaban algunas zonas del asombroso mundo. El ambiente colorido, siempre, bajo el firmamento lejano. La transparencia del aire era la compañera de la silueta de los verdes pinos del bosque de alrededor.

En ese mundo, la joven princesa, Merry, vivía. Ella era excepcional bondad y sencillez, peros sus lujosa indumenta se volvió un vestido amable que coincidía con su cabello largo y púrpura. Es cierto que, su voz refinada era una nota piadosa. Su personalidad, por naturaleza, era admirada por su reino. Todos la querían y la respetaban, adoraban su sonrisa, era la princesa a la que, todas las chicas de ese mundo aspiraban a ser, alguna vez.

Era feliz, también, por el la verdad de Adré. Junto a su príncipe, las horas se volvían minutos, y los segundos, eran fugaces. Nunca envejecían. Su amor tampoco. A pesar de que pasaron muchos años, su atracción se mantenía como desde el primer día.

Una mañana, Adré le obsequió un collar, con un dije, símbolo de su amor eterno y sincero. Nunca se quebró, estaba intacto. Su amor era tan luminoso como las estrellas, en un universo que nunca moría.

Un día, mucho tiempo después, Merry se levantó, como solía. El brillo de la mañana la iluminó. Las hojas del bosque lucían radiantes. La ventana rebozaba de destellos de vida en las cortinas, el cielo azul sonaba alegre.

Merry bajó por las escaleras. Levantaba su vestido, para evitar tropezar. Caminó hasta encontrarse con Adré, que estaba en la orilla del lago cerca del palacio.

Con acento de tristeza, Adré le pidió “perdón”.

― ¿Perdón? No, no me has dañado nunca. Yo soy feliz contigo―reconoció Merry.

Adré la miró a los ojos, para encontrar su mirada. En ella, la luz de siempre, vivía desde tiempo atrás.

―Estoy enamorado, pero es complicado decirte que, ya no es de ti. Mis pensamientos se marcharon antes que los tuyos, ya no apareces en mí.

Merry jamás se imaginó que él, ya no la amara. Una tormenta cayó para arrancarle sus ilusiones.

Adré se alejó, sin escucharle decir algo. El desconsuelo de Merry no era disimulado. Ella apretó su puño en su pecho, sostuvo y apretó el collar que Adré le regaló, con la angustia reprimida. Pensó en que, ese collar, no era símbolo de algo que es real e infinito. Se vuelve vacío cuando la verdad se marcha, cuando ya no hay valor en él.

Merry lloró por perder a Adré, pero su fortaleza le hizo ser consciente. Arrancó el collar de su cuello, y lo arrojó al lago: Era mejor dejarlo ir, aunque eso significara perderlo para siempre.

5 de Diciembre de 2018 a las 19:44 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Karen Straight Creadora de mundos desde el 2004 gracias a las películas, libros y series a mi alcance. Cazadora de inspiración en la vida despierta y en el universo onírico; la inspiración está en todas partes. Me fascinan los libros digitales e impresos, aunque si un buen artículo se me atraviesa, me entretiene tanto como un videojuego o una canción. Me gusta dar lo mejor de mí en todo lo que hago; siempre agradezco todos los consejos que me brindan para crecer como autora y dibujante.

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~