El pozo Seguir historia

manusagray Manuela Sagray

Caer le solucionó la vida, por lo menos a simple vista.


Cuento Todo público.

#ficcion #332 #336
Cuento corto
0
3795 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El pozo

Mientras caminaba por el parque pensaba en esa insoportable discusión que había tenido con esa insoportable compañera del trabajo. No quería verla otra vez pero apenas termine de cruzar el parque, eso sería inevitable. Aceleré el paso y en un segundo sentí como caía en un agujero profundo. Abrí los ojos y muy confundida salí de aquel pozo. Ese pozo insoportable que nunca nadie había arreglado.

Seguí el camino y llegué al trabajo. Cuando entré a la oficina no vi a mi insoportable compañera y me sentí aliviada. Para mi sorpresa tampoco vi a mi insoportable jefe. Sin darle importancia cumplí con mi jornada de trabajo y me fui a la facultad, donde solo había unas pocas personas. Mis insoportables profesores no estaban ni tampoco muchos de los estudiantes. Que raro pensé y ante las ausencias me fui a mi casa.


Al llegar, no había nadie, la comida no estaba lista como todas las noches. ¿Se habrá enojado mi mamá por lo que le dije hoy?. La quise llamar, agarre el celular y mi lista de contactos era de tan solo cuatro personas. Que insoportable este celular que funciona mal.

Me desperté a la mañana siguiente, busqué mi celular por todos lados y no estaba. Tampoco mi mamá. Comencé a desesperarme por la situación.

Me vestí, y salí rápido para el trabajo, capaz ahí me podían decir que es lo que pasaba. Hice el mismo camino de siempre por el parque, con la diferencia de que el pozo, ese insoportable pozo que nunca nadie había arreglado, ya no estaba ahí. Estoy loca pensé. Me acerqué al jardinero y le pregunte por el agujero maldito pero éste me respondió “cuál pozo?”. Confirme mi locura.


No fui al trabajo y me fui directo a lo de mi mejor amiga. Toqué el timbre. Me preguntó si había pasado algo grave. Más que grave le dije, gravísimo. Empecé a hablar sobre que estaba siendo poseída por algún tipo de magia negra o locura del universo, que me estaban haciendo una broma tal vez o que quizás en realidad estaba en coma y todo era un sueño. Por supuesto mi amiga me miró como si estuviese fuera de mi misma.

Le conté que mi mamá no estaba, que mi jefe no estaba, mi compañera del trabajo tampoco, mis profesores, los estudiantes, hasta mi propio celular. Mi amiga solo me hacía preguntas intrascendentes: ¿Estás segura de lo que me estás diciendo? ¿No estarás estresada? ¿Dormiste bien?. Las palabras de mi amiga me entraron por un oído y se fueron por el otro sin permanecer ni un segundo. Que insoportable pensé, no quería que me haga más preguntas, quería que me ayude a descifrar la razón de las súbitas desapariciones.


Fui a buscar un vaso de agua y cuando volví mi amiga no estaba. Me puse a llorar. Desconsoladamente. Ahí es cuando me di cuenta que mi energía ahora se concentró en llorar por personas que hace días venía despreciando.
Es cierto, por meses soñé que mi compañera del trabajo no venga más o que mi jefe desaparezca. Durante días maldije a los estudiantes que con sus preguntas inútiles no me dejaban escuchar las clases. Peleas eternas con mi mamá por cuestiones que no merecían ser traídas a la mesa. Gritos que nadie escuchó a objetos que no estaban cumpliendo la función que deberían. Poca tolerancia a amigos que solo trataban de ayudar. Pero por qué ahora lloraba por eso? ¿Por que ahora necesitaba de ellos y no podía convivir con la idea de que ya no estén? 


Todo me daba vueltas, las piernas me temblaban. Me estaba desmayando. Alcance a agarrar un vaso de agua pero tiré todo directamente sobre mi ropa.
Abrí los ojos. Moví mi cuerpo. Mire. ¿Donde estoy?. Volví en sí. Estoy adentro del pozo. Me levanté, salí del agujero, confundida, mareada. ¿Fue todo un sueño? No. Mi ropa aún estaba mojada. El pozo estaba ahí. Me sonó el celular: mamá. Atendí y le pedí perdón.

16 de Noviembre de 2018 a las 14:59 2 Reporte Insertar 4
Fin

Conoce al autor

Comenta algo

Publica!
Juan Pablo Ortiz Castro Juan Pablo Ortiz Castro
Buen desenlace, mensaje claro para esos malos momentos por los que muchas veces pasamos en la vida. Me gustó mucho.
29 de Noviembre de 2018 a las 09:06
Juan Pablo Ortiz Castro Juan Pablo Ortiz Castro
Buen desenlace, mensaje claro para esos malos momentos por los que muchas veces pasamos en la vida. Me gustó mucho.
29 de Noviembre de 2018 a las 09:06
~

Historias relacionadas