Cuento corto
2
4464 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

Su unico orgullo

Decidió dibujar en aquel momento, parecía un día común al inicio, pero después de terminar el episodio de una serie que le gustaba bastante,  quiso hacer un dibujo, pero no sobre alguno de los personajes de esa serie, pensó hacer un dibujo en donde el existía en ese mundo. No era algo nuevo para él, desde pequeño, le gustaba dibujar sobre esas series animadas, proyectarse en esos mundos en donde lo sobrenatural para nosotros, era lo normal para ellos, quería adentrarse en esas tierras, no le gustaba estar en la realidad.

Para iniciar, se había movido a la cocina de su casa, parecía incomodo al principio, pero como tenía que hacer la limpieza, le quedaba perfecto ubicarse ahí y para entrar en ambiente, decidió colocar música, siendo especifico, una canción que era de esa serie, quería dibujar algo que realmente le proyectara y para ello necesitaba adentrarse en lo profundo de su mente, después, había buscado una imagen en la computadora de su hermana, necesitaba un boceto para poder iniciar. Para finalizar, el papel y sobre todo su querido lápiz, que a pesar de estar ya desgastado y que no tuviera goma por el constante uso que le dio, nunca le falló, en ningún momento.

Primero pensaba, que habilidades debería tener, porque claro, todo personaje que había creado antes tenía poderes, estaba pensando en utilizar el poder del fuego, mostraría fortaleza y liderazgo, cosa que nunca pudo demostrar en la vida real, pero unos segundos después, otro pensamiento se había acercado, ¿Qué tal el viento?, no solo es su elemento favorito, sino que, gracias a los libros de astrología que había leído desde pequeño, es algo que siempre estaba ligado con él. La decisión era difícil, ambos atributos le gustaban y para solucionar esta situación, decidió que debía combinarlos.

Como no tenía claro que traje le quedaría bien, decidió enfocarse más en los rasgos faciales. Iniciaba con el rostro, siempre quiso ser delgado, así que en el dibujo debía ser así, además, en su oreja izquierda, debía tener una perforación y en ella tener un piercing de color negro. Para sus ojos debía mostrar que no debía ser alguien fácil de derrotar y que su personalidad fuese agresiva, pero también amable. Siempre estaría sonriendo, debía estar confiado, siempre, ante cualquier situación. Su pelo sería algo bizarro, tenía que ser largo, pero además, debía estar levantado, por alguna razón que no podía explicar.

Mientras sonaba la canción y se apoyaba en el mesón de la cocina, empezaba a dibujar. La fluidez, la emoción y su imaginación funcionaron muy bien en aquel momento. Estaba logrando lo que tenía planeado desde un inicio, la alegría le estaba invadiendo en aquel momento, fue la primera vez en que realmente un dibujo que fue hecho por él, realmente lo identificaba y mientras la canción seguía sonando, al terminar, se dirigió a la sala, levantando aquel papel que le mostraba lo que le hubiese gustado ser, aunque nunca se convierta en algo real.

Al caer la noche, estando en su cama ya dormido, tuvo un sueño, pudo haber pasado desapercibido, como cualquier otro, de esos que olvidaba al despertar, pero ese no fue el caso. En ese sueño, él estaba en un campo enorme, y justo en frente estaba aquel personaje que dibujo recientemente, no podía recordar cómo estaba vestido, al haberse centrado únicamente en su rostro, lo único que podía ver de su cuerpo era una ligera silueta roja y gris, lo mismo sucedía con él, a pesar de no recordar como vestía en aquel momento, creía que estaba con su estilo diario, un jean con ligeros cortes en las rodillas, las mismas botas y una remera roja, nada particular.

Y antes de que pudiera pronunciar alguna palabra, aquel personaje había iniciado primero:

-          Hola Jeisson, ¡Gracias! – decía con una sonrisa en la cara

-          Hola - decía tímidamente - ¿gracias porque?

-          Por haberme creado a tu imagen

-          Pero, he creado a muchísimos personajes que se parecen a mí, se puede decir que tú eres uno más de la lista, ¿sabes?

-          En eso te equivocas -  decía con confianza – Podré ser igual a tus anteriores dibujos, pero ellos jamás tendrán lo que yo tengo

-          ¿Y qué es?

Se le acercó, e inmediatamente lo abrazó y le dijo en un tono suave, demostrando que lo apreciaba, como un cariño entre hermanos

-          Soy el único que representa lo que tú quieres ser – decía – soy el único dibujo el cual te sentiste orgulloso de terminar – cuando terminó de abrazarlo, le quiso preguntar algo - ¿tienes algún nombre para mí?

-          ¡Claro que sí!

-          ¿Cuál es?

Con orgullo y felicidad le había sonreído, y le respondió: - Te llamas Shaun-

Cuando escuchó esas palabras, él sonreía como nunca, el nombre que le dio era el adecuado y con esa sonrisa… se despertó, realmente creyó que olvidaría ese sueño, pero no fue así y es más, aún en la actualidad, a pesar de haber dibujado una infinidad de personajes, Shaun ha sido el mejor que había creado. Es su orgullo, su creación, su otro yo.

16 de Noviembre de 2018 a las 03:03 0 Reporte Insertar 0
Fin

Conoce al autor

Jeisson Ruiz Narvaez Quiero usar esto para innovar en mi manera de escribir, son principiante, muy, pero muy principiante, pero por algo se inicia, ¿no? ¡Cualquier consejo, es bienvenido!

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

Historias relacionadas