El Libro de A.J.O.T Seguir historia

aracelis-m-pulido-a1540468641 Aracelis M Pulido A

#MicroInfarto Tomar un libro que no le pertenece y leerlo a solas, será la pesadilla de una adolescente que en su búsqueda de diversión encontró el conducto a su perdición.


Horror No para niños menores de 13.

#microinfarto
Cuento corto
1
4573 VISITAS
Completado
tiempo de lectura
AA Compartir

El Libro de A.J.O.T.

En una noche fría y sombría Amelia Gutiérrez exploraba un viejo cementerio buscando diversión. Solo tenía 17 años, adoraba lo paranormal y los libros, sus muñecas exhibían cicatrices, resultado de un intento de suicidio. A las 11:45pm divisó una lápida vieja y ruinosa sin inscripciones, solo un viejo libro acompañaba aquel sepulcro, la cubierta solo mostraba las siglas “A.J.O.T”; Amelia tomó el libro y dijo: - ¡Bueno…. supongo que ya no lo necesitará!

Al volver a casa, subió a su habitación, se sentó frente a su computadora y examinó el libro; su cubierta era tan vieja que solo distinguía su color negro y las siglas “A.J.O.T.” plasmadas en dorado. Al abrirlo, la luz parpadeó un poco, luego sintió un cosquilleo en sus viejas cicatrices cuando tocó la primera hoja. Las primeras palabras que leyó fueron “Sentada frente a su ordenador, se encontraba de espaldas a su observador”. Su piel se erizó, el monitor la reflejaba a ella sentada delante de una silueta oscura; Amelia cerró el libro y volteó rápidamente, pero estaba sola.

Un gemido extraño sonó bajo su cama y al asomarse solo vio unos pies al otro extremo de la cama; asustada se levantó rápidamente, pero no había nadie más en la habitación. Luego el libro se abrió y el monitor de su computadora se encendió mostrando solo un mensaje: “Continúa Leyendo A.C.G.O”; su piel se erizó, aquellas eran sus iniciales.

Amelia se acercó lentamente a la computadora y vio un rostro reflejado en la pantalla; se acercó más y más hasta que una mano disecada salió del monitor, la tomó por el cabello y puso su cabeza sobre el libro mientras el rostro le repetía: “Continúa Leyendo”; Amelia se puso histérica hasta que se liberó, luego sintió una presencia tras ella, pero al voltear no había nadie; un gran espejo en su pared mostraba a un hombre anciano cuyo rosto sin ojos solo mostraba una sonrisa con ennegrecidos dientes afilados y su nariz hueca.

Asustada apuñó sus ojos pero luego no podía abrirlos, parecían sellados. Desesperada los abrió con sus uñas, luego sintió que alguien la tomó por las muñecas, era el anciano sin ojos; Amelia gritó y se apartó, al ver sus cicatrices notó que se transformaban en bocas con dientes afilados que le decían: - “Continúa leyendo”. La adolescente tomó unas tijeras afiladas y empezó a apuñalear las bocas, seguidamente en su piel aparecieron las siglas “A.J.O.T.” y vio al anciano sin ojos parado frente al libro que yacía abierto en el piso; ella se arrodilló y comenzó a leerlo.

A las 7:20am su madre entró a su habitación y la encontró acurrucada en un rincón sobre un charco de su propia sangre y con sus párpados desgarrados leyendo la última página del libro viejo. Al terminar la lectura la chica cayó sobre el charco de sangre. Dos días después, el cementerio exhibía una nueva tumba sin inscripciones y con un libro viejo en cuya porta solo se veían las siglas “A.C.G.O.”   

14 de Noviembre de 2018 a las 11:58 4 Reporte Insertar 5
Fin

Conoce al autor

Aracelis M Pulido A Desde pequeña me ha gustado escribir. Aunque mi primera novela escrita fue de drama, mis favoritas son las de misterio, terror, crimen y ficción.

Comenta algo

Publica!
Xabel Mind Xabel Mind
Mmh... "Y por eso, cariño mío, dejaron de existir los libros en papel.-¿Y ahora ya no hay más libros malditos, abuelo?-Nah, ahora a lo sumo te encontrarás un holograma maldito, intenta no tocarlos." Me ha gustado la lectura, especialmente los lugares en los que la chica es dañada, es muy original 😊
28 de Noviembre de 2018 a las 09:32

Fausto Contero Fausto Contero
Aterrador relato gore, de pesadilla. Tiene unas imágenes escalofriantes inolvidables.
26 de Noviembre de 2018 a las 18:53

~

Historias relacionadas