Cartas a la persona que descongeló mi corazón Seguir historia

donnaaprile Donna Aprile

Julia ha tenido una relación a distancia con Roberto por los últimos dos años, pero ella se siente estancada en el tiempo, ha perdido la esperanza, siente que ya no hay remedio más que terminar. Tras la ruptura, ella comienza un viaje lleno de bares, chicos, amores de una sola noche y confusiones, decide hacer todo lo que no ha hecho en ese tiempo; no solo para olvidar a Roberto, sino para vivir. Cuando Julia cree que su vida comienza a cobrar sentido de nuevo alejada de las relaciones amorosas, un misterioso admirador secreto le hará replantearse lo que conoce del amor y el romance.


Romance Chick-lit No para niños menores de 13.

#cartas #relaciones #mujer #desarrollo-personal #ruptura #romance-a-distancia
7
4588 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 10 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Carta #1


Puerto Vallarta, México, 20 de octubre de 2017



Hola, Robbie, hace tiempo que no nos escribimos por este medio… como que ya se está perdiendo la tradición, ¿no? Sé que es mucho más fácil hacerlo todo por chat y… el tiempo cada vez es más escaso.

Hoy me desperté con el corazón apretujado, ya sabes cómo me pongo a veces, cuando los poderes de mi abuela se apoderan de mí y no me dejan tranquila, y luego me mente comienza a atormentarme con ideas extrañas. Todo está peor desde que has estado en tu trance de mal humor… ya no me contestas, y cuando lo haces, no estás de buenas.

Varias veces he intentado irme, pero siempre me pides que me quede. Ya no sé que hacer y por eso estoy escribiendo esta carta.

Hoy he abierto la cafetería más temprano que de costumbre, me he adelantado a Franco y a Toto, he limpiado las cafeteras, saqué la basura, reordené las mesas y me senté a observar el mar. He visto el amanecer… y era rojo, hermoso, como la obra de arte más esplendida del mundo.

Y luego vi el fondo de pantalla de mi celular, observé aquel dibujo que hiciste cuando nos estábamos conociendo… y el corazón se me apretujó más.

Sé que dices que quieres estar conmigo y estás haciendo todo lo posible para lograrlo, dices que me quieres… y que solo puedes imaginarte envejecer conmigo, pero, Robbie, yo ya no puedo hacer esto por más tiempo. Estoy cansada de amar a una imagen en una pantalla, de esperar que un aparato me diga cosas lindas o que esté de buen humor para charlar conmigo.

Me siento atrapada, y no por el hecho de amarte, sino porque ya no haces nada por cumplir lo que prometimos hace tiempo. Esto ya no avanza y no veo que vaya hacia algún lado.

Ya me han dicho que cada vez estoy peor, que quizá esta situación me está afectando más de lo normal, que debo poner una solución ahora antes de que todo esto se me salga de las manos… y creo que tienen razón.

Por eso, lo siento, Robbie, pero ya no puedo más. No puedo seguir con esto, espero me comprendas…

Ya no puedo despertar con la esperanza de ver tu mensaje de buenos días, ni esperar que estés de humor para que me trates bien… Tus palabras ya no significan lo mismo, las siento vacías.

Y ya lo decidí, perdóname por tomar esta decisión por ambos; sinceramente creo que esto es lo mejor.

Debemos terminar.


Julia.


P.D. Aun te quiero, no me malinterpretes. Pero por esto mismo, preferiría que no me buscaras más. Lo entiendes, ¿verdad?

5 de Noviembre de 2018 a las 19:19 1 Reporte Insertar 5
Leer el siguiente capítulo OCÉANO

Comenta algo

Publica!
Víctor Fernández García Víctor Fernández García
Robbie desaparece de la vida de Julia en una muy sentida cronoescalada a través de sus reflexiones envueltas con todo su sentimiento. Mediante un constante vaivén que denota la sinceridad y espontaneidad del flujo de los pensamientos, esta primera carta arroja la amargura de todo final, que coronas con la última y fulminante frase. Magnífico arranque para esta historia.
15 de Diciembre de 2018 a las 12:51
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 6 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión