Cuento corto
2
4870 VISITAS
En progreso
tiempo de lectura
AA Compartir

Sin retorno

Me he convertido en otro pedazo de papel para los de blanco. Moños, adornos incoherentes de mi martirio, para variar todo mundo los presume, hay de todos los colores: amarillos, verdes, negros y rojos. ¡Qué demonios es 31 de octubre! Y la noche de terror comenzó, me molesta, me asusta, me siento indefenso como un bebé sin su madre. Y es que de haberla escuchado quizá no me hubiera convertido en un seropo... No es culpa tuya, y no sé sí mía.

Malditos todos salen y yo no puedo, y no puedo, y no puedo. Los veo y vómito, poco a poco la destrucción se inaugura dentro de mí.

 Respiro lentamente, sin bajar la guardia, aún le temo, pero sigue aquí. Sé que sigue aquí. Eso, exquisitamente se almacenó en Halloween. 

Ahora de 8:00 a 9:00 pm lo necesito, se necesita, me lo tomó, ya es un mal necesario.  El dolor es tan fuerte que recordé.


- ¿Señora, usted sabe qué su hijo es?

- Sí. Toda la familia.

-¿Cuántos años tiene?

- Dieciocho.

- Bueno, su hijo fue…

-¿Fue qué?

- ¡Dígalo, por favor!

- ¡Considerando los resultados y la gravedad del caso, usted debe regresar! 

- …

- Aún no tiene los resultados correspondientes.

-No.

- No puede ser. Le dije que no se fuera.

- No sé preocupe señora, esperemos que no sea el caso.


Entre sueños escuché lo que dijo el médico; mis oídos eran mis ojos.


Mi cuerpo deambulaba entre miserias y restos de látex. Terminé en un llano totalmente inconsciente con las manos amarradas sin trapos que pudiera cubrir el pudor de mi decencia. 

Mientras ellos escrutaban mi cuerpo recordé a mi madre y sus delicados dramas.

-¡Hijo no vayas!

- ¡Deja de molestar anciana los jóvenes necesitamos diversión, no entiendes!

Llegue, no escuché desmadre, muy silencioso todo. Toqué la puerta.

- Contraseña.

-Las mil y un vergas para mí.

-¿Dulce o verga?

-Dulce.

    Me lo tragué completo.

-Bienvenido, tu alias será Narollo. ¿Seguro qué quieres jugar?

-Sí.

-Muy bien, pasa al siguiente cuarto, observa las señales. ¿Vienes solo?

- Sí, vengo solo.

-Una cosa más, debes de apagar tu móvil y dejarlo aquí. Al final del recorrido se te entregará.

- Claro. Aquí tiene.

-Recuerda, después de cruzar el abismo… ¡Ya no hay retorno!

-

Recorrí un pasillo obscuro con señales fosforescentes; aquellas destinaban a un subterráneo. Bajé ligeramente, adentro encontré profilácticos consumidos. 

Topé con una puerta, abrí. Dentro, había solo un parpadeante foco suspendido, cuatro paredes y mil demonios reproduciéndose a sí mismos. Amplié mi vista y visualice el  cuerpo de un macho cabrío meneando su falo. Me excito tanto que no pude resistir, le hable al oído.

 -¿Cuál es tu disfraz? 

- Muy simple, un ángel caído.

Atrás de él había un mensaje escrito.   


Dentro de tu cuerpo me alojaré sí no sales de aquí.

ten cuidado porque siempre estaré allí,

uno de los demonios lo esparcirá,

no sabemos quién será. 

Son tres letras nada más.

Ahora otros versos inundan mi mente.

Sodoma y Gomorra deleitaban mis pupilas.

Observe por todos lados y me encanté,

su disfraz de macho cabrío me excitó;

yo simplemente era Luzbel.

Me acerqué al nuevo Lucifer.

Sentí un pequeño dolor y me desmayé.

Ahora mi cuerpo está crucificado,

y tres letras me tienen estigmatizado.




2 de Noviembre de 2018 a las 20:45 4 Reporte Insertar 4
Continuará…

Conoce al autor

ALAN MORALES TREJO Mi nombre es Alan Isaac Morales Trejo, tengo 26 años, vivo en la Ciudad de México y sus alrededores. Soy amante de la literatura LGBT+IQ latinoamericana y el mundo. ¡Quiero convertirme en un excelente escritor que narre la parte oscura del arco iris! ¡La belleza se radica en sus palabras! Estoy abierto a sugerencias y comentarios. Mi correo es: alanisaac.trejo25@gmail.com

Comenta algo

Publica!
Nelson De Almeida Nelson De Almeida
Me dejaste helado con este relato... Menos mal que no era de noche cuando lo leí. ¡Me encantó tu prosa! :3
19 de Febrero de 2019 a las 16:19

  • ALAN MORALES TREJO ALAN MORALES TREJO
    Muchas gracias por leerme. Perdón la demora. Te mando abrazos. 29 de Marzo de 2019 a las 13:11
Fausto Contero Fausto Contero
Un relato muy inquietante, se percibe todas esa confusión que quisiste expresar. Le diste un enfoque nada convencional al terror, muy bien hecho.
26 de Noviembre de 2018 a las 13:49

  • ALAN MORALES TREJO ALAN MORALES TREJO
    Muchas gracias por tus comentarios. Me alegra que lo hayas disfrutado. Reitero, gracias por tu punto de vista. 26 de Noviembre de 2018 a las 17:36
~