¿Por qué no me quieres ? Seguir historia

ravenapereira RAVENA PEREIRA

La joven Alyssa es guapa,lista tiene unas amigas geniales, unos padres que la quieren en definitiva una buena vida pero a ella le preocupa una cosa, que no es capaz de enamorar se de los chicos con quien sale. ¿Pasará con su próximo objetivo?


Romance Todo público.

#juvenil #romantica
1
4646 VISITAS
En progreso - Nuevo capítulo Cada 30 días
tiempo de lectura
AA Compartir

Ya no me interesas


- Tay, lo siento, pero esto no funciona, quiero que lo dejemos.
- Alyssa, pero que dices si nos va genial en un par de días será nuestro aniversario.
- Sí lo sé, pero esto no es como antes. Si siento esto ahora, imagínate como seria si lleváramos cinco meses o más. Enserio Tay mejor lo dejamos aquí.
- Pero Aly.
Se acerca el joven hacia la chica. La rodea por la cintura. Aproxima su cara a la suya. Acaricia su nariz con la de ella.
- Dime que no sientes el cosquilleo en tus labios para besar me.
Ella puso sus manos en su pecho apartando lo.
Hace dos meses Taylor Campbell el guapo chico de 19 años compaginaba su trabajo en la tienda informática de su padre con sus estudios en la universidad. Un día como otro cualquiera entró Alyssa por la puerta de su tienda.
- Buenas tardes, podrías mirar mi portátil, le doy al botón y no enciende.
Dijo ella al chico con gafas de pelo castaño claro, de ojos marrones.
- ¿Hola? Toc-Toc ¿estás ahí, Taylor? 
Dijo ella fijando se en la placa con su nombre.
Taylor se había quedado en blanco cuando vio a la chica. Ella era muy guapa, unos rizos largos y negros, igual de negros era sus ojos y tenía una hermosa mirada y esbelta figura. Su filosofía con las chicas era, ellas me gustan y yo a ella no. Así que su vida social era una parte virtual con sus amigos de juegos online y en planes tranquilos con amigos de la universidad.

- Oh sí perdona, decías que no encendía. Sin problema, nos lo dejas y le echaremos un vistazo. Rellena esta ficha por favor y nos pondremos en contacto contigo.

De camino al coche ya no se pudo aguantar la risa. La cara tan graciosa que tenía el dependiente que le atendió. Pero en cierta manera le resulto adorable, que bajo aquellas gafas había un potencial novio en el futuro. Nunca se sabe dónde estará su querido príncipe azul.

Cuando la joven llego a casa, se puso a investigar al chico. Cosa que le resultaba sencilla, sabia su nombre y donde trabajaba solo tuvo que poder sus datos en Face y ahí le encontraría. En poco tiempo ya conocía bien a Taylor Campbell, lo que estudia, que cosas le gustaban, cuáles eran sus amigos.

Cuanto más sabia Alyssa del chico más le interesaba, era diferente a los otros chicos, era diferente a sus antiguos novios. Pero necesitaba ver lo interactuar con sus amigos. 

Descubres como es alguien realmente viendo cómo se comporta cuando esta con sus amigos, o eso pensaba ella.

Su objetivo era encontrarse con él de una manera casual cuando estuviera con su grupo de amigos. Cosa que le pareció algo difícil, no solían frecuentar los mismos lugares.

Pero al parecer la suerte no la abandono del todo, el viernes uno de sus amigos iba a celebrar su cumpleaños en la bolera y allí pensaba estar ella con sus amigas. Era una oportunidad única de ver lo antes de ir el lunes a recoger su portátil.

Alyssa saco su móvil e hice una videollamada

- Rosy, Cassy, Hannah, el viernes vamos a jugar a los bolos

- A los bolos, pero eso no jugamos desde 10 años. Le dice Cassy sorprendida por los planes repentinos.

- Primita querida sabes que te quiero y adoro pasar tiempo con vosotras chicas, pero el viernes es mi aniversario con George. Así que Rosy, Cassy y primita linda cierro la videollamada. Adiós

- ¿Qué pasa con la fiesta de casa de Penny? Quería ver al guapo de Dane, siendo su casa seguro que estará.

- Que es lo de siempre y además seguro que ira Marc. No me apetece ver como Penny se echa encima de mi ex. Se excusa Alyssa

- Rosy, pierdes el tiempo él es universitario y solo sale con universitarias, estará en la fiesta vigilando porque sus padres estarán fuera. Así hagamos lo por Aly y olvídate de él.

- Os quiero chicas, sabía que no me fallarías y quien sabe igual encuentras algún guapo universitario en la bolera

- Si bueno dudo mucho que unos universitarios se pasen un viernes noche en la bolera.

Estaba acostumbrada a salirse con la suya, estaba feliz de que sus amigas aceptaran el plan. La semana pasó tranquila hasta llegar el día de la quedada.


Era viernes por la noche. Estaba Taylor con sus amigos jugando y pasando se lo bien. Cuando por la puerta apareció tres guapas chicas, les resulto imposible no quitar les la vista de encima. Mientras ellas se registraban ellos murmuraban.

- Creo que es un regalo divino por mi cumpleaños, suelta uno.

- Tu estas flipando le suelta otro amigo.

- Creo que ir a hablar con ellas, no puedo desperdiciar este regalo.

- Solo recibirás calabazas. Vamos Taylor apoya me en esto.

Taylor se había vuelto a quedar en blanco mientras miraba a Alyssa.

- No me digas que tu también.

- No, no es eso. Solo que a la de pelo largo la conozco, vino el otro día a la tienda.

- Mejor así tenemos excusa para ir a hablar les.

- No, tío seguro que ni se acuerda de mí.

- No lo sabrás sino lo intentas - le insistió-!vamos que es mi cumpleaños!


Las chicas se pusieron a jugar, no lo hacían del todo mal.

- Veis es divertido, y el ambiente no está mal.

Les intenta convencer Alyssa, tras las caras de decepción de sus amigas.

- Si bueno, desde que llegamos aquel trio de tíos no nos ha quitado el ojo, no están mal pero no son mi tipo.

- Menos el mío, le apoyo Cassy.

- Vosotras creéis, yo pienso que el del centro, de gafas negras, tiene muchas posibilidades. Creo que iré a saludar lo.

- ¿En serio Aly?

Taylor se puso más nervioso cuando vio acercarse a Alyssa.

- Hola, Taylor ¿no? Me pareció reconocer te, que coincidencia encontrar te aquí

- Sí, vine con unos amigos. 

Taylor estaba nervioso no sabia que decirle.

- T- Tú ordenador ya está arreglado.

- Que bien, te lo agradezco. Bueno os dejo tranquilos, solo pasaba a salud.

- Que os divirtáis chicos- Le miro a los chicos.

- Hasta luego Taylor.- Le dijo sonriendo.

- ¿Si tu y tus amigas queréis podemos jugar juntos? Suelta uno de sus amigos.

- Bueno no queremos molestaros. La verdad que no se nos da muy bien.

- No, no te preocupes será un placer para nosotros jugar con unas chicas tan guapas.

Le pega un codazo Taylor.  Mientras Alyssa sonríe.

- Iré a hablar con ellas.

Allyson fue con sus amigas y a los dos minutos les hizo señas a los chicos para que fueran.

Tras las presentación acordaron jugar en pareja para tener una pequeña competición. La pareja que perdiera invitaba a tomar algo después.

Alyssa y Taylor se compaginaban muy bien, se divertían juntos. Él comenzó a dejar sus nervios de lado y se acercó más a ella.

Taylor era bueno a los bolos y Alyssa se defendía,  fuero la pareja ganadora.Los demás defendieron como pudieron, los que perdieron fue Rosy y el cumpleañero. Pero con lo feliz que estaba el chico no parecía que le hubiera importado perder.

Los chicos las llevaron a un sitio cerca de la universidad, aquel local estaba lleno.

Taylor y Alyssa aprovecharon la multitud para escaparse para estar a solas en un sitio más tranquilos.

- Me lo pase muy bien estaba noche, gracias.

Le dijo ella tierna mente.

Él se acercó a ella, no sabias como o por qué. Pero cuando la veía a los ojos no era capaz de controlar se, ni de pensar con claridad.

- ¿Por qué cada vez que te miro a los ojos es como si dejara de existir?, me hipnotizas con tu mirada. Le dijo con toda sinceridad mientras le apartaba mechones de pelo de su rostro.

Tras no obtener respuesta de ella, él se inclinó a besar la.

-Lo siento, dijo ella apartando se.

Él se quedó un poco frió, deberás que se moría de ganas por besar la.

- Pero no soy de esas chicas que se dejan besar en la primera cita, y más debo decir ni siquiera es una cita.

Él no entendió del todo lo que quiso decir. Pero no se sintió muy rechazo.

- Debo irme, pero sabes mi número y podrías pedirme esa cita.

Diciendo eso ella se fue en busca de sus amigas para ir se.

Tras esa noche él la llamo y tuvieron una primera cita, una segunda y así comenzaron a salir. Ella se esforzó para integrase en su mundo y él cambio las gafas por lentillas, su vestuario sencillo por algo más moderno y sexy. Era guapo y ella supo sacar lo a relucir. Taylor comenzó a ganar mas confianza y cambiar su personalidad, se volvió más intenso, ligaba con cualquier chica que se le pusiera por delante, y ya no le dedicaba tanto tiempo a Alyssa. Ya no quedaba nada del tierno y tímido Taylor que miraba a su novia como la única chica que existía en el mundo. Esto Alyssa lo notaba, que ya no era lo primero en su vida y puso remedio a eso, comenzó a alejar se, enfadarse con él constantemente. Hasta llegar al momento que nos acompaña hoy, la ruptura.

Alyssa cogió él coche para ir a donde trabaja su amiga Rosy, mandando un mensaje al grupo para que fueran también. Por el camino puso la música a tope con las ventanillas bajadas. Así es como la joven se levantaba el ánimo. Tenia que contar les lo ocurrido a sus amigas y no quería parecer triste.

Allí estaban, Hannah apurada por el trabajo, que había salido a la hora de comer. Era su prima querida si la necesitaba allí estaría. Cassy había quedado con el chico con quien llevaba saliendo dos semanas, le había dicho que llegaría un poco tarde, era una urgencia. Y de tras de la barra Rosy atendiendo a los clientes del restaurante familiar. Entro Alyssa sonriendo, fue a la mesa donde estaba las dos chicas, y tras su llegada Rosy fue con ellas, tomando se 5 minutos de descanso. Aly les contó lo ocurrido, su ruptura con Taylor.

Sus amigas intentaron consolar la, pero ella insistió en que estaba bien que no se preocuparan y que fueran a sus compromisos.

Las chicas insistieron en quedar se con ella, pero les dijo que no hacía falta, que también se iba a ir, que tenía algo que hacer. Con la insistencia de Alyssa, Hannah y Cassy se fueron y Rosy volvió al trabajo.

Aly se terminó su super batido de fresa con helado de chocolate y se fue despidiendo se de su amiga que estaba ocupada atendiendo a unos clientes que acababan de llegar.

 Cogió su coche y cuando intento arrancarlo este no parecía querer poner se en marcha. Ella no tenía ni idea de coches, así que llamo al único hombre que podía ayudar la en esta situación.

-Papa, estoy en el restaurante de Rosy, y el coche no quiere arrancar, ven ayudar me.

Los Anderson querían mucho a su hija, la educaron para que fuera una chica independiente, que supiera manejar se las y no fuera una mimada. Pero también era su única hija así que algunas veces la consentían.

-Cielo no puedo, estoy en el trabajo y tengo una reunión en 5 minutos. Llama a la grúa porque yo no puedo ir.

- Pero papa, será más gasto y así no terminare de ahorrar para él viaje.

- Lo siento cariño, tengo que dejar te, te veo en casa.

Alyssa estaba contrariada, no quería gasta el dinero en eso. El coche se lo regalo sus padres, pero ella tenía que hacer se cargó de los gastos. Cuidaba a los niños de su vecindario y en temporada alta trabaja en el restaurante de la familia de su amiga. Ahorraba para viajar por Europa con sus amigas antes de ir a la universidad, tras duras negociaciones con sus padres aceptaron que fuera solo si pudiera costearse todo el viaje. Y ahora tener que pagar una grúa y lo que fuera que le pasara al coche, seria un golpe.

Saco su móvil y busco un servicio de grúa a bajo costo. Encontró uno bastante económico y fiable y tras avisar les fue adentro a esperar. Media hora paso hasta que vio el coche de la grúa. La chica ya estaba cansada de esperar no había tenido un buen día y parecía que no iba a mejorar. Salió del restaurante y fue hasta la grúa.

Un alto y rubio chico bajo del vehículo tendría alrededor de los 20 años.

- ¿Fue usted quien pidió una grúa?

Alyssa se quedo un tanto sorprendida, por la escena tan sexy que había presenciado. Cuando el chico se bajó del coche clavo sus ojos azules en ella. Él llevaba una camiseta blanca ajustada al cuerpo, haciendo notar sus abdominales y los pantalones rotos en la zona de la rodilla. No le pudo parecer más sexy cuando le oyó hablar con un tono de voz tan profundo.

31 de Octubre de 2018 a las 14:31 0 Reporte Insertar 2
Leer el siguiente capítulo ¿Me ignoras?

Comenta algo

Publica!
No hay comentarios aún. ¡Conviértete en el primero en decir algo!
~

¿Estás disfrutando la lectura?

¡Hey! Todavía hay 1 otros capítulos en esta historia.
Para seguir leyendo, por favor regístrate o inicia sesión. ¡Gratis!

Ingresa con Facebook Ingresa con Twitter

o usa la forma tradicional de iniciar sesión